Investigadores italianos y polacos han realizado un importante descubrimiento en la necrópolis de Sheikh Muhammad, situada en Asuán, Egipto. En una de las tumbas excavadas han encontrado los restos óseos de una joven que presentaba claros signos de haber padecido artritis reumatoide.

Se trata del primer caso diagnosticado de esta enfermedad inflamatoria en el antiguo Egipto, lo que la convierte en uno de los ejemplos más antiguos documentados en el mundo. La artritis reumatoide afecta principalmente a las articulaciones y ocasiona dolor, hinchazón y rigidez. Fue definida clínicamente en el siglo XVII, pero esta nueva evidencia arqueológica indica que ya estaba presente miles de años atrás.

Los investigadores explicaron que los huesos presentaban daños en articulaciones como manos, pies, hombros, codos y tobillos, coincidiendo con la sintomatología característica. A pesar de no haber encontrado hasta el momento textos faraónicos que mencionen directamente esta patología, el descubrimiento aporta una valiosa prueba científica de su existencia en el antiguo Egipto.

Este hallazgo se enmarca dentro del proyecto Asuán-Kom Ombo (AKAP), una iniciativa arqueológica llevada a cabo desde 2005 por la Universidad de Bolonia y el Instituto de Culturas Mediterráneas y Orientales de Polonia.

Su objetivo principal es estudiar las condiciones de salud de la población más desfavorecida del sur de Egipto en épocas faraónicas.

En un futuro, se realizarán más análisis sobre los restos óseos encontrados, como radiografías y dataciones por carbono-14, para obtener mayor información sobre esta persona y su enfermedad.

La Dra. Maria Carmela Gatto de la Academia Polaca de Ciencias, y líder de la misión, destacó que el proyecto Asuán-Kom Ombo tiene como objetivo principal comprender y estudiar las condiciones de salud de los antiguos egipcios, especialmente aquellos de las capas más bajas de la sociedad que vivían en las afueras del antiguo estado egipcio, como en el extremo sur.

El Dr. Antonio Corsi de la Universidad de Bolonia y codirector de la misión, mencionó que el proyecto AKAP ha estado trabajando desde 2005 en la región de Asuán y Nubia, realizando exploraciones arqueológicas y documentación de áreas de la prehistoria, siendo una continuación de la misión de la Universidad de Bolonia en colaboración con el Instituto de Culturas Mediterráneas y Orientales de la Academia Polaca de Ciencias.

En 2016, el proyecto logró descubrir el primer caso de deficiencia de vitamina C en la estructura ósea de un niño pequeño, encontrado en una aldea que data del período pre-dinástico (3800-3500 a.C.), y este hallazgo fue publicado en la Revista Internacional de Paleopatología.


Fuentes

Ministerio de Turismo y Antigüedades de Egipto


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.