En un giro en la historia de la humanidad antigua, las nuevas pruebas sugieren que podríamos haber usado zapatos ya en la Edad de Piedra Media (hace 75.000 – 150.000 años). Esto podría significar que nuestra especie poseía capacidades cognitivas y prácticas complejas mucho antes de lo que se pensaba.

Los zapatos más antiguos que se conocen en Europa tienen 6.000 años. En Sudáfrica se creía que antes de hace 2.000 años la gente no llevaba zapatos. Pero los restos fósiles de tres paleosuperficies (superficies de considerable antigüedad) hallados en la Costa del Cabo sudafricana cambian esa idea. Según uno de los investigadores, el Dr. Bernhard Zipfel, del Instituto de Estudios Evolutivos de Wits, las nuevas pruebas revelan que los humanos de la época llevaban algún tipo de calzado para caminar por la playa.

Todos suponíamos que la gente iba habitualmente descalza. Sin embargo, la costa sur del Cabo tenía rocas muy afiladas en aquella época. Tiene sentido que la gente utilizara calzado para protegerse. Hace cien mil años, una herida en el pie podía ser mortal, explica Zipfel.

No hay pruebas fehacientes de qué calzado utilizaban los antiguos homínidos. El cuero y los materiales vegetales se habrían biodegradado. Por ello, Zipfel y sus colegas estudiaron las huellas de «calzados». Sin embargo, el registro mundial de yacimientos con huellas de calzado es escaso. Sólo se han postulado cuatro yacimientos de más de 30.000 años de antigüedad, todos ellos en Europa Occidental.

Entre ellos figura un yacimiento neandertal. Por tanto, la investigación icnológica puede desvelar nuevos conocimientos sobre la historia de la civilización. La icnología ayuda a buscar pruebas de huellas hechas por personas que llevaban algún tipo de calzado. Analizando estas huellas, los icnólogos pueden saber más sobre el comportamiento, los movimientos y las interacciones de las antiguas poblaciones humanas.

Zipfel, que también es podólogo, cree que el tipo de calzado que se usaba eran los plakkies, o lo que conocemos como chanclas. Esto está respaldado por pruebas arqueológicas recientes de sandalias usadas por el pueblo san. Era importante que este calzado resistiera las inclemencias del tiempo, explica.

Los investigadores improvisaron un calzado primitivo. Con él, subieron y bajaron por las mismas playas que pisaron estos homínidos. Caminaron en distintas condiciones y pudieron estudiar sus huellas calzadas tanto en arena húmeda como seca. El equipo pudo comparar las huellas reales (de entre 70.000 y 150.000 años de antigüedad) con su trabajo mediante imágenes informatizadas. Las correlaciones eran asombrosas, afirma Zipfel.

Su teoría revela al menos tres huellas en la costa sur del Cabo que podrían haber dejado humanos calzados.

Aunque nuestras pruebas no son concluyentes, estamos satisfechos con nuestros descubrimientos. También contribuimos a la investigación sobre la época en que los humanos llevaban zapatos. Estas investigaciones han sido escasas. Merece la pena señalar que los resultados de la investigación sugieren claramente que la región del sur de África ha sido un centro de desarrollo de capacidades cognitivas y prácticas durante un largo periodo, afirmó Zipfel.


Fuentes

University of the Witwatersrand | Charles W. Helm, Martin G. Lockley, et al., (2023) Possible shod-hominin tracks on South Africa’s Cape coast, Ichnos, DOI: 10.1080/10420940.2023.2249585


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.