En 2022 se hallaron los restos de un barco medieval en buen estado de conservación cerca del puerto de la ciudad vieja de Tallin (Estonia), en la calle Lootsi. Las excavaciones fueron dirigidas por Muinasprojekt OÜ (Mihkel Tammet y Silver Jäger) y, una vez finalizados los trabajos, los restos se transportaron al Museo Marítimo de Estonia en cuatro piezas.

Actualmente se están llevando a cabo los trabajos preliminares para la conservación del barco y, como primer paso, la limpieza del casco de arena y la eliminación de cualquier resto arqueológico que se encuentre en el proceso.

Se controlará la humedad del barco y del entorno para evitar que la madera se seque demasiado rápido y se forme moho.

Al mismo tiempo, los investigadores están midiendo, fotografiando y describiendo los detalles del barco y tomando muestras del pecio, que se analizarán en laboratorios estonios y extranjeros.

Gracias a la investigación dendrocronológica, ya se sabe que la madera utilizada para construir el barco fue talada hacia 1360.

Las excavaciones del barco en la calle Lootsi y su limpieza en el Museo Marítimo han proporcionado varios hallazgos notables, como herramientas, zapatos de cuero y armas.

Los hallazgos más sorprendentes y fascinantes son los restos bien conservados de dos ratas de barco y una brújula, que se cree es la brújula seca más antigua que se conserva en toda Europa.

La brújula seca se inventó en Europa alrededor del año 1300, y consta de tres elementos: una aguja magnetizada que pivota libremente sobre una clavija, encerrada en una cajita con tapa de cristal y una rosa de los vientos dibujada.

Esta carta náutica se adhería a la aguja, de modo que al poner la brújula en línea con la quilla del barco, la carta giraba siempre que el barco cambiaba de dirección e indicaba en todo momento el rumbo.


Fuentes

Estonian Maritime Museum


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.