La explosión del volcán submarino Kolumbo en el mar Egeo en 1650 desencadenó un tsunami destructivo que fue descrito por testigos oculares históricos. Un grupo de investigadores dirigido por el Dr. Jens Karstens, del Centro Helmholtz GEOMAR para la Investigación Oceánica de Kiel, ha estudiado el cráter submarino del Kolumbo con tecnología de imagen moderna y ha reconstruido los hechos históricos. Han descubierto que los relatos de los testigos de la catástrofe natural sólo pueden describirse como la combinación de un corrimiento de tierras seguido de una erupción explosiva. Sus conclusiones se publican en la revista Nature Communications.

Desde la isla griega de Santorini, la erupción era visible desde hacía varias semanas. A finales del verano de 1650, la gente informó de que el color del agua había cambiado y el agua estaba hirviendo. A unos siete kilómetros al noreste de Santorini, un volcán submarino había emergido del mar y comenzó a expulsar rocas incandescentes. Se veían fuego y relámpagos, y columnas de humo oscurecían el cielo. El agua se retiró repentinamente y, instantes después, se dirigió hacia la costa, azotándola con olas de hasta 20 metros de altura. A más de 100 kilómetros de distancia se oyó un enorme estruendo, la piedra pómez y la ceniza cayeron sobre las islas circundantes y una nube mortal de gas venenoso se cobró varias vidas.

Conocemos estos detalles de la histórica erupción del Kolumbo porque existen informes contemporáneos recopilados y publicados por un vulcanólogo francés en el siglo XIX, explica el Dr. Jens Karstens, geofísico marino del Centro Helmholtz GEOMAR de Investigación Oceánica de Kiel. Pero, ¿cómo se produjeron estos devastadores fenómenos? Para averiguarlo, él y sus colegas alemanes y griegos se desplazaron en 2019 al mar Egeo griego para estudiar el cráter volcánico con tecnología especial. Karstens: Queríamos entender cómo se produjo el tsunami en ese momento y por qué el volcán explotó tan violentamente.

A bordo del buque de investigación POSEIDON, ahora fuera de servicio, el equipo utilizó métodos sísmicos 3D para crear una imagen tridimensional del cráter, que ahora se encuentra a 18 metros por debajo de la superficie del agua. El Dr. Gareth Crutchley, coautor del estudio: Esto nos permite mirar dentro del volcán. Las imágenes en 3D no sólo mostraron que el cráter tenía 2,5 kilómetros de diámetro y 500 metros de profundidad, lo que sugiere una explosión realmente masiva, sino que los perfiles sísmicos también revelaron que uno de los flancos del cono se había deformado gravemente. Crutchley: Sin duda, esta parte del volcán se ha deslizado.

A continuación, los investigadores adoptaron un enfoque detectivesco, comparando los diversos mecanismos que podrían haber causado el tsunami con los relatos de los testigos históricos. Llegaron a la conclusión de que sólo la combinación de un corrimiento de tierras seguido de una explosión volcánica podía explicar el tsunami.

Combinando sísmica en 3D con simulaciones por ordenador, los investigadores pudieron reconstruir la altura que habrían alcanzado las olas si se hubieran generado únicamente por la explosión. Karstens: Según esto, se habrían esperado olas de seis metros en un lugar concreto, pero sabemos por los informes de testigos presenciales que allí fueron de 20 metros de altura. Además, se dice que el mar se retiró primero en otro punto, pero en la simulación por ordenador la cresta de una ola llega primero a la costa. Así pues, la explosión por sí sola no puede explicar el tsunami. Sin embargo, cuando se incluyó el corrimiento de tierras en las simulaciones, los datos coincidieron con las observaciones históricas.

Jens Karstens lo explica: Kolumbo está formado en parte por piedra pómez con pendientes muy pronunciadas. No es muy estable. Durante la erupción, que duró varias semanas, se expulsó lava continuamente. Debajo, en la cámara magmática, que contenía mucho gas, había una enorme presión. Cuando uno de los flancos del volcán se deslizó, el efecto fue como descorchar una botella de champán: la súbita liberación de presión permitió que el gas del sistema magmático se expandiera, dando lugar a una enorme explosión. Algo similar podría haber ocurrido durante la erupción en 2022 del volcán submarino Hunga Tonga, cuyo cráter volcánico tiene una forma similar al de Kolumbo.

El estudio aporta así información valiosa para el desarrollo de programas de vigilancia de la actividad volcánica submarina activa, como SANTORY, dirigido por la coautora, la Prof. Dra. Paraskevi Nomikou, de la Universidad Nacional y Kapodistríaca de Atenas (NKUA). Esperamos poder utilizar nuestros resultados para desarrollar nuevos métodos de vigilancia de la actividad volcánica, afirma Jens Karstens, tal vez incluso un sistema de alerta temprana que recoja datos en tiempo real. Ese sería mi sueño.


Fuentes

GEOMAR | Karstens, J., Crutchley, G.J., Hansteen, T.H. et al. Cascading events during the 1650 tsunamigenic eruption of Kolumbo volcano. Nat Commun 14, 6606 (2023). doi.org/10.1038/s41467-023-42261-y


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.