Aprender un nuevo idioma puede resultar intimidante al principio, pero sus beneficios hacen que merezca la pena el esfuerzo, ya que proporciona innumerables ventajas que enriquecen tu vida y amplían tus horizontes.

Una de las ventajas, y quizá la más evidente de todas, de aprender un nuevo idioma es la capacidad de comunicarse con más personas de todo el mundo. Cuando estudias una lengua extranjera aprendes los matices de cómo conversan, expresan ideas y entienden referencias culturales los hablantes de esa cultura, y eso te ayuda a encontrar puntos en común.

Además, la práctica de escuchar activamente, hablar con claridad e intercambiar ideas que forma parte integral del estudio de idiomas perfecciona las habilidades comunicativas que se transfieren a la lengua materna. Las habilidades lingüísticas que desarrollas con el estudio de un idioma también hacen que te expreses mejor en el tuyo propio.

Porque lejos de ser sólo una habilidad práctica, aprender un nuevo idioma cambia la estructura y el funcionamiento del cerebro. Las resonancias magnéticas revelan que las personas bilingües tienen una materia gris más densa y una mayor integridad de la materia blanca en comparación con los monolingües, una mayor capacidad cerebral que se traduce en beneficios en el mundo real.

Estudiar una lengua extranjera ejercita la capacidad del cerebro para concentrarse, memorizar y recordar detalles, mejorando por tanto la memoria a corto como a largo plazo. Además, una sola semana de estudio de idiomas aumenta la concentración y el estado de alerta, ventajas que se mantienen con tan sólo cinco horas de práctica a la semana.

No solo eso, hablar una lengua extranjera con regularidad protege al cerebro contra el deterioro relacionado con la edad. Los estudios demuestran que las personas mayores bilingües tienen entre cuatro y cinco veces menos probabilidades de desarrollar demencia. Así que estudiar un nuevo idioma es rentable durante toda la vida.

Estudiar idiomas estimula la creatividad

Los nuevos retos que plantea el aprendizaje de idiomas también estimulan la creatividad. En este sentido, está comprobado que los niños bilingües son más creativos a la hora de resolver problemas que sus compañeros monolingües, y la misma flexibilidad cognitiva se traslada a los adultos que estudian una lengua extranjera.

Flexibilizar el cerebro para captar y aprender nuevo vocabulario, gramática, traducciones y matices culturales potencia habilidades como el pensamiento divergente, la imaginación y la apertura a nuevas ideas. Los procesos de pensamiento necesarios para comunicarse en varios idiomas desbloquean la capacidad de encontrar soluciones creativas a los problemas.

Ver el mundo a través de otra lengua te proporciona una nueva perspectiva que conduce inevitablemente a nuevas formas de pensar, te empuja a reconocer modos alternativos de expresión y organización del pensamiento. Esta conciencia de las diversas visiones del mundo tiene un valor incalculable para relacionarse con personas de distintos orígenes.

Más oportunidades

La capacidad de comunicarse en más de un idioma proporciona ventajas profesionales tangibles, abriendo las puertas tanto a las carreras internacionales como a una mayor interacción con las diversas comunidades locales. Especialmente en los ámbitos de los negocios, la sanidad, la educación y el trabajo social, los conocimientos lingüísticos permiten servir mejor a una población cada vez más internacional.

Tanto si quiere trabajar o estudiar en el extranjero, o si viajar es su pasión, conversar con los lugareños en su lengua materna enriquece enormemente la experiencia y forja conexiones.

La posibilidad de leer libros, ver películas o navegar por Internet en varios idiomas también ofrece infinitas posibilidades de exploración. En general, hablar otro idioma multiplica las oportunidades de empleo, educación, viajes, entretenimiento y crecimiento personal.

Cómo empezar

Esperamos haberte convencido de que estudiar un idioma extranjero merece la pena. Pero dar los primeros pasos puede resultar desalentador. Aquí tienes algunos consejos para empezar:

  • Elige un idioma relacionado con tus estudios o trabajo, tus intereses o tus viajes. Conectar con tus raíces o perseguir una pasión aumenta la motivación.
  • Fíjate objetivos de estudio pequeños y regulares, como 10 palabras nuevas al día o 2 lecciones semanales. Los objetivos alcanzables evitan el agotamiento.
  • Alterna ejercicios de memorización con actividades como leer libros sencillos o ver series subtituladas para divertirte.
  • Busca un compañero de conversación para practicar la expresión oral, apúntate a una clase en grupo para estructurarte y responsabilizarte, o busca profesores de inglés nativos.
  • Sé paciente contigo mismo. Aprender idiomas es un maratón, no una carrera de velocidad. La perseverancia merece la pena.

Sumérgete en un nuevo mundo lingüístico y aprovecha sus innumerables ventajas cognitivas, sociales, culturales y profesionales. Tu mente y tu vida se abrirán de un modo increíble. ¿A qué esperas? Empieza a estudiar un nuevo idioma hoy mismo.


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.