En 2013, Bill Sanders, investigador de la Universidad de Michigan, fue invitado a la península arábiga por un equipo internacional que estudiaba fósiles y yacimientos en Abu Dabi.

Sanders, paleontólogo, lleva estudiando los proboscídeos, el orden de mamíferos al que pertenecen los elefantes, desde que se graduó en la década de 1980. Pero en la Península Arábiga, sus colegas querían mostrarle algo que nunca había visto antes.

Se adentraron en el desierto, una extensión de tierra que habría estado conectada al continente africano hace 8 millones de años. En aquella época, los animales que poblaban el paisaje iban y venían de un continente a otro. Hace entre 7 y 8 millones de años, una manada de al menos 13 elefantes pisaba el desierto. Sanders y sus colegas tenían las pruebas a la vista: una serie de pisadas gigantescas impresas en el sedimento rico en carbonato.

Podía ver este gran plano de tierra, de unos tres campos de fútbol de largo. Pude ver inmediatamente la huella de nuestros elefantes plasmada en ese plano de hace 8 millones de años, y un gran conjunto de huellas que las cruzaban, dijo Sanders.

Enseguida se dio cuenta de que estaba viendo las huellas de una manada de elefantes liderada por una matriarca. Entonces vio un único grupo de huellas: un macho grande que se había cruzado en su camino. El macho pasaba el tiempo solo, como sus contemporáneos, y sólo visitaba las manadas lideradas por hembras cuando quería aparearse.

Probablemente, el macho se detuvo un momento, olfateó el aire tras la partida de la manada y siguió su camino.

Inmediatamente me eché a llorar. Me invadió la emoción, dijo Sanders. Todos mis colegas reconocieron el impacto que tuvo en mí esta rara prueba fósil de comportamiento, el momento singular que fue.

Sanders ha dedicado sus 40 años de carrera investigadora a rastrear 60 millones de años de evolución de los proboscídeos afroárabes (elefantes y sus parientes ordinales). En un proyecto reciente, ha rastreado los primeros indicios de proboscídeos en el registro fósil, hasta nuestros elefantes modernos. Su estudio se ha publicado recientemente en un libro titulado Evolution and Fossil Record of African Proboscidea.

Pero, a lo largo de los ocho años que duró su proyecto, Sanders vio cómo el número de elefantes caía a mínimos precarios, y la desaparición de los elefantes subrayó una nueva urgencia y significado para el libro.

En cierto modo, los elefantes son la versión gigante de los canarios en una mina para el planeta. Si no podemos mantener a animales tan grandes, capaces y versátiles como los elefantes, significa que hemos abierto un agujero en el tejido de la vida en la Tierra que podría ser muy peligroso para nosotros mismos. Podría llevarnos a nuestra propia desaparición.

Proboscídeos del tamaño de un caniche

El Eritherium fue el primer proboscídeo que apareció, a mediados del Paleoceno, hace unos 60 millones de años.

El primer proboscideano tendría el tamaño de un caniche francés. Se parecería a una rata de río. Sin orejas grandes. La nariz estaba en la parte delantera de la cara, explica Sanders. No tenían trompa ni colmillos. Eran rasgos adquiridos con el tiempo.

Durante más de la mitad de sus 60 millones de años, los proboscídeos vivieron aislados en el supercontinente afroárabe, la masa de tierra que existía antes de que el continente africano se separara del asiático.

En el Oligoceno, hace entre 25 y 30 millones de años, surgieron 11 familias más. Barytherium, de más de 1,80 metros de altura y 1.500 kilos de peso, fue el primer proboscídeo de tamaño inmenso.

Los gomfoterios surgieron hace unos 30 millones de años y dominaron el continente hasta hace unos 8 millones de años, a principios del Mioceno tardío. De tamaño similar al elefante asiático, algunos géneros de gomfoterios tenían mandíbulas inferiores alargadas, mientras que otros se parecían más a los elefantes actuales. Nuestros elefantes actuales descienden de uno de estos linajes de gomfoterios.

Cuando el continente afroárabe chocó con el euroasiático, el orden floreció. Los mamuts y mastodontes crecieron con largas pieles y se extendieron por Siberia y Norteamérica. Los tetralofodontes, proboscídeos con cuatro colmillos, vivían en Europa, Asia y África. Docenas de otros proboscídeos probaron su suerte en casi todo el mundo. Al final, numerosas familias de proboscídeos surgieron, desaparecieron y volvieron a surgir a lo largo de decenas de millones de años.

Se han descrito más de 180 familias, hoy extintas. Ahora sólo quedan tres especies de elefantes: los elefantes africanos de bosque y sabana, y el elefante asiático.

El negocio de ser grande: Orejas, dientes, trompas y las claves de la evolución de los elefantes

Según Sanders, es importante comprender la evolución de los proboscídeos. Estos animales son la piedra angular de las faunas africanas, dominantes y vitales desde el punto de vista ecológico, y los mamíferos africanos más antiguos que sobreviven y que tienen descendencia mediante el crecimiento de una placenta. No hay ningún otro grupo de mamíferos en África que los investigadores puedan rastrear tan lejos, dijo Sanders.

Intentamos comprender la rica ramificación de Proboscidea a lo largo del tiempo: ¿por qué algunos grupos triunfaron y otros se extinguieron?. explica Sanders. Tuve que estudiar lo que sabemos por la geología y la geoquímica sobre el clima global y el hábitat local. Hablé con muchos otros paleontólogos sobre los animales que vivieron junto a los proboscídeos para poder entender el planeta en el que vivían los proboscídeos.

Sanders se dio cuenta de que los distintos grupos de proboscídeos no habían sido bien clasificados a lo largo de los años de descubrimientos. Empezó a revisar el registro fósil conocido y a clasificar los animales en sus propias categorías. De ese modo, los investigadores podían nombrar el linaje de cada grupo.

Era un trabajo necesario: Sanders tenía que comprender el contexto de cada grupo de proboscídeos y el periodo de tiempo en el que estaban datados. De ese modo, pudo identificar qué características permitieron a ciertos linajes perdurar durante periodos de tiempo más largos en comparación con otros.

Algunas características clave para la supervivencia de los distintos grupos, según Sanders, fueron la forma en que se desarrollaron, emergieron y se construyeron los dientes de los proboscídeos. Muchos mamíferos, incluidos los humanos, tienen juegos enteros de dientes sustituidos a la vez. Sus dientes crecen verticalmente a través de las mandíbulas, expulsando los dientes «de leche» y sustituyéndolos por un conjunto permanente de dientes «adultos». En cambio, los dientes de los elefantes y los de algunos de sus antepasados rotan desde la parte posterior de la mandíbula hacia delante, como una pasarela móvil de molares. De este modo, a los elefantes no les crecen -y por tanto no se les desgastan- todos los dientes al mismo tiempo.

Los elefantes no pueden tener dientes postizos. Otros mamíferos tampoco. Cuando los mamíferos desgastan sus dientes, mueren, explica Sanders. Una de las ventajas para los elefantes es que pueden alargar su vida útil gracias a esta rotación horizontal de las muelas. Esto amplía el tiempo que pueden tener crías, así como el número de crías que pueden tener para hacer crecer su población.

Las características que definen a los elefantes actuales -su tamaño, sus orejas, su trompa- son también las que les han permitido sobrevivir tanto tiempo, afirma Sanders.

Si eres grande, puedes comer una gama más amplia de alimentos. La comida no tiene que ser de tanta calidad como la de un animal más pequeño. Y cuanto más grande eres, menos depredadores pueden comerte. Pero cuanto más grande eres, más difícil te resulta alcanzar el suelo para pastar hierba o encontrar otras plantas. Por eso los elefantes desarrollaron una larga trompa.

La trompa de un elefante tiene cientos de miles de pequeños músculos en su interior. Es tan versátil como sus manos, explica Sanders. Los elefantes pueden levantar un penique del suelo.

Su enorme sentido del olfato les permite comunicarse entre sí. Utilizan los colmillos para arrancar las hojas de los árboles. Los machos utilizan sus colmillos como protección, para combatir con otros machos por el acceso a las hembras y como característica para la selección sexual. Según Sanders, invierten energía en aumentar su tamaño y el de sus colmillos, mientras que las hembras la dedican al desarrollo de sus crías.

Sus grandes orejas también sirven para algo, aunque las de los elefantes africanos de sabana son mayores que las de los elefantes de bosque. Los elefantes africanos de la sabana tienen unas orejas gigantes llenas de vasos sanguíneos y capilares. Abanicar sus orejas puede refrescar a estos animales de cuerpo gigantesco. Pero para ambas especies, agitar las orejas puede significar algo más.

Si agitan mucho las orejas, es que están muy alterados. No es sólo que se estén refrescando. A veces les molesta algo y se lo hacen saber a otros elefantes, explica Sanders. Si un elefante está delante de ti y tiene las orejas hacia delante, corre como un demonio.

Canarios gigantes en un planeta ineludible

Los humanos y los elefantes tienen una historia entrelazada desde hace mucho tiempo. Nuestra relación se remonta casi a la época en que aparecieron esas huellas en la Península Arábiga. Entonces, los elefantes africanos pastaban en las regiones donde surgieron nuestros antepasados humanos, abriendo el paisaje, explica Sanders.

En esa época apareció también nuestro propio grupo de simios bípedos, nuestros precursores ancestrales, nuestros antepasados humanos, que aprovechaban su bipedestación para explotar hábitats en mosaico que no estarían tan extendidos si los elefantes no modificaran el paisaje con sus actividades, explicó.

Pero mientras Sanders completaba su estudio, tanto los elefantes africanos de bosque como los de sabana bajaron un peldaño en la lista de especies amenazadas. Los elefantes africanos de sabana están ahora en peligro de extinción, mientras que los elefantes de bosque están en peligro crítico.

Según el Fondo Mundial para la Naturaleza, la destrucción del hábitat, los conflictos entre el hombre y el elefante por el acceso a la tierra y el comercio ilegal de especies silvestres han reducido las poblaciones de elefantes africanos de sabana en un 60% y las de elefantes africanos de bosque en casi un 90%.

Ambos grupos están al borde de la extinción

Lo que el registro fósil me enseñó fue que se trataba de un complejo viaje evolutivo con muchos accidentes -accidentes del tiempo, del clima- por el camino. Y los antepasados de los elefantes fueron oportunistas y se las arreglaron lo mejor que pudieron en el cuadro evolutivo. Pero no había ninguna garantía de que los elefantes fueran el producto de esa historia, de ese viaje evolutivo, dijo Sanders.

Es un viaje evolutivo irreproducible e increíblemente rico. Sería tremendamente trágico perderlos por culpa de factores humanos: el cambio climático, la caza furtiva, las luchas por la tierra. La gente quiere cultivar y los elefantes quieren existir. En cierto modo es cruelmente irónico que los elefantes puedan ser llevados a la extinción por el mismo animal que ayudaron a producir.

El proyecto incorpora el trabajo de generaciones de paleontólogos y se ha beneficiado en gran medida de los esfuerzos de colegas de la Universidad de Michigan, según Sanders. Entre ellos se encuentran los ilustradores científicos Carol Abraczinskas, John Klausmeyer y la difunta Bonnie Miljour, y los ayudantes de licenciatura Gerhard Mundinger, Jacob Lusk y Austin Babut.


Fuentes

University of Michigan


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.