Los neandertales sabían domesticar el fuego. Sabían encenderlo, alimentarlo y utilizarlo para cocinar alimentos, calentarse y defenderse de los animales. Y reservaban al fuego un lugar importante en el corazón de los lugares donde vivían. Esto es lo que se desprende de un estudio internacional publicado en la prestigiosa revista científica Plos One, que reúne las pistas y hallazgos recogidos a lo largo de más de veinte años de excavaciones arqueológicas realizadas en una cueva del centro de Portugal.

Para la comunidad científica, el estudio supone la confirmación de una teoría que ha madurado en los últimos años entre los arqueólogos y que cambia la forma de ver a los neandertales. Ya no sobre la base de un prejuicio generalizado que siempre los ha considerado inferiores al Homo sapiens. Sino como el testimonio de la presencia de una forma diferente de la misma especie, cuya reputación de inteligencia y capacidad similares merece ser rehabilitada. Hasta el punto de cuestionar la necesidad de seguir considerando a los neandertales y al Homo sapiens dos especies diferentes y no, en cambio, dos formas de la misma especie.

En efecto, el hecho de que los neandertales fueran capaces de encender un fuego y utilizarlo, entre otras cosas, para cocinar revela lo inteligentes que eran. Es una confirmación de lo que ya habíamos observado y teorizado en estudios anteriores, explica Diego Angelucci, arqueólogo de la Universidad de Trento y coautor del estudio. Dominaban el pensamiento simbólico, producían objetos artísticos, sabían cuidar su cuerpo con ornamentos y tenían una dieta muy variada. A esta información se añade ahora el hecho de que, a partir del análisis de los hallazgos, podemos afirmar con certeza que consumían habitualmente alimentos cocinados. Una capacidad que confirma un nivel de competencia similar al de los sapiens que vivieron milenios después.

Situación de la Gruta de Oliveira | foto Joao Zilhao

Pero, ¿cómo resultó que los neandertales sabían manejar el fuego? La arqueología moderna coincide en que lo sabían. Pero una cosa es tomar el fuego de la naturaleza como resultado de un incendio desarrollado de forma natural, por ejemplo, a partir de un rayo, y otra recrearlo, alimentarlo con leña y utilizarlo para alimentarse, calentarse o defenderse. En este estudio demostramos que sin duda sabían hacerlo y que el fuego era ya un elemento central de la vida cotidiana.

Una excavación de 20 años

El artículo documenta y compara los numerosos vestigios de fuegos estructurados hallados en un mismo lugar: la Gruta da Oliveira, en el centro de Portugal, uno de los yacimientos arqueológicos europeos más importantes del Paleolítico Medio. La excepcionalidad de esta gruta es que fue excavada de forma sistemática y muy minuciosa durante más de veinte años, entre 1989 y 2012.

En ella trabajó un equipo internacional de arqueólogos dirigido por João Zilhão (Universidad de Lisboa), autor del estudio junto con Diego Angelucci (UniTrento) y Mariana Nabais (IPHES, Instituto Catalán de Paleoecología Humana y Evolución Social de Tarragona).

La cueva forma parte de una vasta red kárstica, el sistema de la Almonda, situada sobre un gran manantial, con cuevas situadas a diferentes altitudes y ocupadas durante varias fases de la Prehistoria. En la Gruta da Oliveira, que incluye varias galerías y barrancos, las capas más antiguas datan de hace unos 120 mil años, las más recientes de unos 40 mil: se cree que fue habitada por neandertales hace entre 100 y 70 mil años.

Reconstrucción de un neandertal | foto Museo Neanderthal

Para nosotros, Almonda es una especie de ‘supermercado de la prehistoria’ por la variedad y riqueza de artefactos y restos que hemos encontrado a lo largo de los años. Desde los restos del Paleolítico Inferior hasta las piedras astilladas de la cultura musteriense, hay realmente de todo, comenta Angelucci.

Hogares y restos de comida

Pero lo que llamó la atención de los arqueólogos en este caso fue la presencia repetida de restos de hogares construidos deliberadamente en el espacio habitado y utilizados en repetidas ocasiones.

En un área de excavación de unos 30 metros cuadrados por 6 metros de espesor de relleno, aparecieron alrededor de una docena de ellos en varios niveles estratigráficos. Tienen una inconfundible forma circular, parecida a una cuenca, llena de restos.

Junto a los hogares y en su interior, señales inequívocas del hábito de cocinar alimentos: Encontramos huesos quemados, madera quemada, restos de cenizas y comidas quemadas. Y debajo, cuenta Angelucci, tierra quemada por el calor: un detalle importante porque nos dice que la estructura está en un lugar privilegiado. Y siempre ha estado ahí.

Excavaciones en la gruta de Oliveira | foto Joao Zilhao

El fuego es un elemento fundamental en su vida cotidiana. Hace que un lugar sea confortable, ayuda a la gente a socializar. Recupera esa idea rudimentaria de «hogar» que quizá también podría aplicarse a ellos.

Una dieta variada

¿Qué comían los neandertales? Hemos podido reconstruir lo que comían e incluso las técnicas culinarias. Había restos cocidos y huesos quemados de cabras, ciervos, caballos, uros (los antepasados del buey), rinocerontes, tortugas, que probablemente se colocaban sobre sus caparazones y se guisaban sobre piedras calientes. En esta cueva del interior comían carne, pero en otras excavaciones en cuevas que dan al Mediterráneo occidental, cerca de Cartagena (España), se han encontrado restos de pescado, mejillones y marisco, incluso piñones tostados. Que tenían una dieta variada quedó demostrado ya en 2020 en un artículo anterior en Science; las excavaciones portuguesas confirmaron además el uso del fuego para cocinar los alimentos.

Entre los nudos que las excavaciones aún no han desentrañado, sin embargo, está cómo encendían el fuego los neandertales. Quizá como lo hacían en el Neolítico, golpeando un pedernal contra una roca y produciendo chispas que encendían otros objetos, como un nido seco. Una técnica prehistórica que se descubrió estudiando a Őtzi, el hombre de Similaun. Pero por el momento no hemos encontrado ninguna prueba.

Sin embargo, la excavación de una secuencia que abarca un intervalo de 30.000 años ha permitido a los arqueólogos comparar los datos con otros yacimientos de la misma zona, que datan del Paleolítico Superior y están relacionados con un periodo más reciente, en el que se atestigua la presencia del Homo sapiens.

No encontramos diferencias: formas similares de habitar estos lugares, de frecuentar las cuevas para vivir en ellas. Habilidades igualmente signo de inteligencia. Más que de especies diferentes, yo hablaría por tanto de «formas humanas diferentes.

Excavaciones en la gruta de Oliveira | foto Joao Zilhao

El estudio

Esta publicación pone fin al largo trabajo de análisis de los datos recogidos sistemáticamente in situ a lo largo de treinta años. El equipo portugués de João Zilhão estudió el astillado de las piedras, mientras que Mariana Nabais analizó los restos óseos y realizó análisis espaciales para ver la distribución de los hallazgos en la cueva y la localización de los fuegos.

El equipo de investigación de la Universidad de Trento (Departamento de Letras y Filosofía) se encargó de la estratigrafía del suelo y de los estudios microscópicos.

Seguimos las técnicas de la arqueología interdisciplinar actual: estudios preliminares en el yacimiento, excavación meticulosa colocando todos los hallazgos y tamizando sistemáticamente toda la tierra, método preciso de recogida de datos sobre el terreno, recogida de muestras para su posterior análisis al microscopio o en el laboratorio: este tipo de arqueología se lleva a cabo con las metodologías más avanzadas. Requieren tiempo y recursos y son las que insistimos en enseñar a nuestros alumnos.


Fuentes

Università di Trento | Angelucci DE, Nabais M, Zilhão J (2023) Formation processes, fire use, and patterns of human occupation across the Middle Palaeolithic (MIS 5a-5b) of Gruta da Oliveira (Almonda karst system, Torres Novas, Portugal). PLoS ONE 18(10): e0292075. doi.org/10.1371/journal.pone.0292075


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.