Encuentran una espada y un cinturón de cuero de la época de los Cruzados en Finlandia

Espada cruzada y parte de la vaina de la espada halladas en una excavación de tuberías de tierra | Foto Riikka Saarinen / Centro del Museo de Turku

Se ha descubierto un gran cementerio de la época de las Cruzadas, hasta ahora desconocido, cerca de una iglesia medieval de piedra en Perttel, Salo (al suroeste de Finlandia). El cementerio salió a la luz durante la inspección arqueológica de una espada hallada en la excavación de una tubería geotérmica. Se trata del primer hallazgo definitivo de un cementerio de finales de la Edad de Hierro en el valle del río Salon o Uskelan.

A finales de agosto, un propietario local descubrió un trozo de un objeto de hierro que sobresalía del montón de tierra de una zanja de tuberías geotérmicas en Perttel, Salo. El objeto, que había salido a la luz por las lluvias, resultó ser casi una espada completa. El descubridor se puso en contacto con Juha Ruohonen, profesor universitario de arqueología de la Universidad de Turku, quien informó inmediatamente del hallazgo a Sanna Saunaluoma, arqueóloga responsable de la zona de Salo en el Centro de Museos de Turku. Saunaluoma visitó el yacimiento al día siguiente.

La espada es del tipo del periodo de las Cruzadas (c. 1050-1150), con un espaciador recto en forma de barra y un pomo ovalado rechoncho de tres lados. La espada se entregó a la unidad de conservación del Centro de Museos, desde donde se trasladó a la Junta Nacional de Antigüedades tras ser examinada con rayos X, explica Ruohonen.

Espada cruzada y parte de la vaina de la espada halladas en una excavación de tuberías de tierra | Foto Riikka Saarinen / Centro del Museo de Turku

Debido a que era de esperar que la espada no fuera un hallazgo aislado, Ruohonen realizó a principios de septiembre investigaciones preliminares con estudiantes de arqueología de la Universidad de Turku para determinar la naturaleza del lugar del hallazgo. De la tierra extraída de la excavación aparecieron también partes de la hoja de la espada, huesos humanos, posible madera de ataúd y abundantes fragmentos de objetos de hierro que aún están por identificar con más detalle.

El hallazgo más destacado puede considerarse un cinturón de cuero decorado con aplicaciones de bronce.

El cinturón tenía unas treinta aplicaciones cuadradas con decoración de rosetas y varios colgantes con forma de cruz. El conjunto incluía también una hebilla, varias aplicaciones terminales y con forma de cabeza de animal, así como repartidores de correa. Las partes de cuero del cinturón se han conservado parcialmente. Además, junto a los adornos de bronce se han conservado abundantes restos textiles relacionados con la vestimenta del difunto, describe Ruohonen.

Espada cruzada y parte de la vaina de la espada halladas en una excavación de tuberías de tierra | Foto Riikka Saarinen / Centro del Museo de Turku

Todos los hallazgos pertenecen a un mismo enterramiento. El material exhumado es interesante en su conjunto, ya que los textiles arqueológicos asociados a tumbas masculinas son muy raros. También los cinturones completos son poco frecuentes.

Un cinturón similar al hallazgo de Perttel, pero con algunas diferencias en los detalles, fue excavado en la tumba III de Mikkola en Ylöjärvi en la década de 1950. Además, del cinturón de Perttel colgaba un puñal cuya vaina de cuero decorada con aplicaciones de bronce también se recuperó muy bien conservada, explica Ruohonen.

Las investigaciones arqueológicas también confirmaron la existencia de una necrópolis más extensa que una sola tumba. En las paredes de la zanja se documentaron ocho tumbas cortadas. La necrópolis debió ser amplia, con decenas o posiblemente hasta un centenar de enterramientos.

Un patrón de tumba en la pared de una zanja de tuberías | Foto Juha Ruohonen / Universidad de Turku

Este descubrimiento es de gran importancia desde el punto de vista de la investigación, ya que el número de cremaciones conocidas en Finlandia es muy inferior al número ahora descubierto. También es el único hallazgo definitivo de un cementerio mortuorio de finales de la Edad de Hierro en el valle del río Salo o Uskelan, donde se enterraba a los difuntos en sepulturas cristianas.

La ubicación del yacimiento, justo al lado de una iglesia medieval de piedra, puede tomarse como indicio de una organización eclesiástica en la zona mucho más temprana de lo que se pensaba. Según Ruohonen, se ha considerado que la parroquia de Perttel era la capilla de Uskela, fundada en el siglo XV.

La investigación sobre los hallazgos continuará al menos hasta principios de 2024. Se está realizando una datación por radiocarbono de los huesos encontrados para precisar la fecha de uso del yacimiento. El cinturón de cuero y el pomo de madera serán radiografiados, examinados con métodos de arqueología de laboratorio y conservados.


Fuentes

University of Turku