En la década de 1920, un estudio arqueológico aéreo pionero en Oriente Próximo dirigido por el sacerdote francés Antoine Poidebard descubrió cientos de antiguos edificios militares fortificados en lo que hoy es Siria, Irak y Jordania. Basándose en la distribución lineal de estos fuertes cuadrados y rectangulares, Poidebard propuso que representaban una línea defensiva que protegía la frontera oriental del Imperio Romano contra las incursiones desde el este.

El análisis de imágenes de satélite de la época de la Guerra Fría, recientemente desclasificadas, ha permitido identificar cerca de 400 fuertes adicionales distribuidos por una región mucho más amplia, lo que pone en entredicho la tesis de Poidebard.

Poidebard realizó su reconocimiento aéreo en la década de 1920 utilizando un biplano y una cámara, e identificó y fotografió 116 fuertes y fortalezas que se extendían a lo largo de más de 1.000 kilómetros por los márgenes desérticos de la frontera romana o limes.

Las fortificaciones abarcaban desde pequeñas torres hasta enormes complejos amurallados de más de 200 metros de lado, muchos de ellos con edificios interiores y elementos arquitectónicos adyacentes. Poidebard fechó la mayoría de los fuertes entre los siglos II y III d.C. basándose en excavaciones limitadas.

Aunque la fotografía aérea de Poidebard fue innovadora, su descubrimiento estuvo sesgado por su expectativa de que los fuertes se ajustaran a una barrera fronteriza defensiva. El nuevo estudio, que utiliza imágenes desclasificadas de los satélites espía CORONA y HEXAGON de los años sesenta y setenta ha identificado otros 396 fuertes romanos probables distribuidos a lo largo de 300.000 kilómetros cuadrados del este de Siria y el noroeste de Irak.

Es significativo que, en lugar de una línea fronteriza norte-sur, los fuertes forman una distribución difusa este-oeste a lo largo del borde desértico desde Mosul, en el río Tigris, hasta Alepo, en el oeste de Siria.

Los fuertes recién descubiertos coinciden en tamaño, morfología y entorno paisajístico con los identificados por Poidebard. Predominan los fuertes cuadrados más pequeños, de 50-80 metros de lado, generalmente aislados en entornos marginales.

También se han encontrado fortalezas rectangulares más complejas de hasta 200 metros de lado, algunas con múltiples recintos y edificios interiores. Entre los valles de Khabur y Balikh, en zonas con escasos asentamientos arqueológicos, se registra una densidad notablemente elevada de fuertes.

Aunque los sesgos de conservación pueden afectar a la distribución, la amplia alineación este-oeste de los fuertes contrasta fuertemente con la tesis de la frontera defensiva de Poidebard. En lugar de bloquear las incursiones, los fuertes probablemente facilitaban la circulación de bienes y personas a través de la estepa siria. Esto concuerda con la visión emergente de las fronteras romanas como zonas de intercambio cultural más que como barreras.

La morfología y la comparanda de los fuertes sugieren que la mayoría se construyeron en época romana y se abandonaron en el siglo VI d.C., aunque muchos de ellos siguieron utilizándose en épocas posteriores. A pesar de algunas incertidumbres sobre la datación, el patrón espacial de los fuertes indica que servían de apoyo a las comunicaciones, el comercio y las redes de transporte más que al control defensivo de las fronteras.

El descubrimiento pone de relieve el potencial de las tecnologías de teledetección para transformar el conocimiento arqueológico, incluso en regiones relativamente bien estudiadas. A medida que se disponga de más imágenes históricas aéreas y por satélite, nuevos descubrimientos perfeccionarán sin duda las interpretaciones de esta enigmática característica del paisaje del antiguo Próximo Oriente.

Al cuestionar los supuestos y revelar una distribución muy diferente, esta investigación obliga a reconsiderar la naturaleza y la finalidad de las fronteras romanas.


Fuentes

Casana, J., Goodman, D., & Ferwerda, C. (2023). A wall or a road? A remote sensing-based investigation of fortifications on Rome’s eastern frontier. Antiquity, 1-18. doi:10.15184/aqy.2023.153


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.