2.800 elementos, seis pozos, nueve tumbas y más de 100 casas: el gran número de decoloraciones marrones circulares en la grava deja claro lo popular que debió de ser en su día el extremo norte de Múnich, la capital bávara. Durante una prospección arqueológica en el marco de la urbanización de una nueva zona residencial, se descubrió un número superior a la media de cimientos de casas de antiguos asentamientos.

Estos agujeros de poste, ahora visibles como círculos en la grava, son los últimos restos de casas de foso individuales. Demuestran de forma impresionante que hasta 500 personas vivieron en el actual distrito de Feldmoching ya en la Edad de Hierro, una cifra enorme para la época.

Múnich es y fue grande. Incluso hace 2.000 años, la gente acudía aquí para asentarse en lo que entonces era la región metropolitana. Hasta ahora, sólo podíamos suponer que había grandes asentamientos en toda la actual área urbana de Múnich. Sin embargo, la minuciosa investigación sobre el Lerchenauer Feld ha podido confirmarlo y cerrar así una laguna en la investigación, afirma el conservador general Mathias Pfeil, de la Oficina Estatal Bávara para la Conservación de Monumentos (BLfD).

Restos de cerámica encontrada en el lugar | foto Bayerisches Landesamt fur Denkmal Pflege / 3Archäologen

Las casas variaban de tamaño y se distinguen diferentes planos de planta. Los rastros históricos de la arcilla, que aún se utiliza como material de relleno en la construcción de casas, llevan a la conclusión de que sus habitantes vivían en casas de entramado de madera. Y durante mucho tiempo.

De hecho, los arqueólogos descubrieron dos grupos de tumbas de finales de la Edad del Hierro (450 a 15 a.C.) y de la época imperial romana (siglos III-IV d.C.). Estas inhumaciones demuestran que la zona debió de ser fértil durante siglos y que allí se practicaba la agricultura.

A los pies de una persona enterrada de época tardorromana se hallaron partes de vajilla, entre ellas un plato, una jarra casi intacta con asa y una taza para beber de esteatita. Un hallazgo inusual es la hoja de una hoz. Los arqueólogos rara vez encuentran este tipo de herramientas en las tumbas. Los enterramientos pertenecen a un asentamiento romano disperso de los siglos III y IV.

Vista del Lerchenauer Feld, el lugar del hallazgo, donde se construirá un nuevo barrio de la ciudad de Múnich | foto Fentriss en München Wiki

Romanos y celtas se asentaron aquí, al borde del bosque, en el Lerchenauer Feld. Las doce hectáreas investigadas hasta ahora están llenas de historia de asentamientos. No sólo es un hallazgo raro y valioso para los arqueólogos y para nosotros, los muniqueses, sino que también es pionero para futuros desarrollos urbanísticos. La cooperación entre la ciudad de Múnich y el promotor en las excavaciones arqueológicas es ejemplar. Queremos llevar este impulso con nosotros a la continuación del desarrollo, afirma la asesora municipal de Múnich Kristina Frank (CSU).

Por qué entonces, a finales del Imperio Romano, de repente toda la gente abandonó el campo y nadie construyó allí un gran asentamiento hasta hoy podría estar relacionado con los cambios climáticos en la región. La excavación de Feldmoching aporta, por tanto, nuevos e importantes datos a distintas disciplinas de investigación.

Las excavaciones demuestran que el Lerchenauer Feld fue poblado repetidamente en distintas épocas. Nos complace que ahora se puedan descubrir y evaluar estos interesantes vestigios antes de que la gente vuelva a instalarse aquí, afirma Thomas Weingartner, director de la sucursal muniquesa de Bayerische Hausbau Development, que planea crear en el lugar todo un nuevo barrio de la capital bávara.

Más restos de cerámica romana encontrados en el lugar | foto Bayerisches Landesamt fur Denkmal Pflege / 3Archäologen

Fuentes

Bayerisches Landesamt fur Denkmal Pflege (Oficina Estatal Bávara para la Conservación de Monumentos)


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.