Peregrinos musulmanes que hacían su camino desde Egipto a La Meca en la península arábiga al inicio del periodo otomano hace unos 400 años, participaban en rituales mágicos con brujos «profesionales».

Un estudio publicado recientemente por el Dr. Itamar Taxel de la Autoridad de Antigüedades de Israel, el Dr. Uzi Avner del Centro de Investigación del Desierto y el Mar Muerto y la Dra. Nitzan Amitai-Preiss de la Universidad Hebrea de Jerusalén, que fue publicado en el Journal of Material Cultures in the Muslim World, analizó un conjunto de objetos descubiertos a finales de la década de 1990 en un sitio arqueológico en las montañas de Eilat. Los investigadores creen que estos objetos se utilizaron en rituales mágicos para alejar el mal de ojo, curar enfermedades y más.

Según el Dr. Taxel, Avner y Amitai-Preiss, el descubrimiento muestra que, al igual que hoy en día, en el período otomano la gente, además de la fe en la religión oficial, solía recurrir también a brujos populares.

Foto Autoridad de Antigüedades de Israel

Los objetos fueron descubiertos por Motti Shmetube, residente de Eilat, y tras el descubrimiento se llevó a cabo una excavación en el sitio dirigida por Uzi Avner y Asaf Holczer en nombre de la Autoridad de Antigüedades. Los objetos, que fueron descubiertos juntos y están relacionados con rituales o culto, incluyen principalmente decenas de fragmentos de cascabeles de cerámica, la mayoría de los cuales recuerdan una pelota de ping pong, y contenían pequeñas piedras que producían un sonido de roce al agitar el cascabel.

También se encontraron dos objetos en forma de mini altares que se usaban, probablemente, para quemar incienso, una figura (estatua) de una mujer o diosa desnuda con las manos levantadas en la pose característica de dioses y sacerdotes, varios fragmentos de otras figuras, y cuarzos coloridos.

El análisis de la arcilla con la que se fabricaron los diversos objetos de cerámica mostró que el origen de los objetos era Egipto. Es la primera vez que se descubre una cantidad tan grande de objetos ceremoniales únicos de este tipo juntos, y además en un asentamiento temporal que no servía como un asentamiento permanente.

Guijarros de piedras de cuarzo de colores | foto Clara Amit, Autoridad de Antigüedades de Israel

Los objetos fueron descubiertos junto a la ruta de los peregrinos (en árabe: Darb al-Haj) que salía de El Cairo, cruzaba la península del Sinaí y continuaba a través de la zona montañosa de Eilat de hoy hacia la ciudad de Aqaba, y desde allí hacia la península arábiga. La ruta estuvo en uso desde los primeros siglos después del auge del Islam, en el siglo VII d.C., y hasta finales del siglo XIX.

A lo largo del tramo de la ruta que pasaba por las montañas de Eilat se descubrieron varios sitios de acampada y construcciones que sirvieron a los peregrinos, y parece que el período principal en el que funcionaron estos sitios fue durante los periodos mameluco y otomano, desde el siglo XIII o XIV en adelante.

La ubicación de los objetos, en los márgenes de un sitio de acampada, y la comparación de los objetos con información del mundo musulmán, así como el hecho de que estos objetos se encontraron en un solo punto, permiten sugerir que se usaron para rituales mágicos.

Fragmento de un cascabel que quedó expuesto en la excavación | foto Clara Amit, Autoridad de Antigüedades de Israel

Los objetos fueron encontrados rotos, y es posible que incluso se rompieran intencionalmente como parte de dichos rituales. Probablemente, estos rituales fueron llevados a cabo en el sitio por una o más personas especializadas en «magia» popular.

De las fuentes literarias sabemos que tenían demanda entre personas de diferentes capas de la población. Tales rituales mágicos se llevaban a cabo diariamente junto al culto de la religión «oficial», también en el mundo musulmán, y parece que los peregrinos que hacían su camino a las ciudades santas de La Meca y Medina no eran una excepción en este sentido, dicen los investigadores.

Según el Dr. Omeri Brazilí, director del Distrito Sur de la Autoridad de Antigüedades, la ruta Darb al-Haj pasa por el territorio de la ciudad de Eilat. La ruta y los sitios a lo largo de la misma, están destinados a convertirse en parte de una ruta arqueológica y turística regional y única promovida por el Ministerio de Turismo. La Autoridad de Antigüedades trabajará para desarrollar y facilitar el acceso a la ruta al público en general y planea llevar a cabo actividades educativas que den a conocer la herencia del lugar al público.


Fuentes

Autoridad de Antigüedades de Israel


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.