Un equipo de investigadores ha descubierto lo que se cree que es un cursus neolítico completo situado en un rico paisaje prehistórico de la isla de Arran (Escocia). Este tipo de monumento es uno de los primeros que construyeron los agricultores en la Gran Bretaña neolítica y es enorme: mide 1,1 kilómetros de largo y 50 metros de ancho.

Un cursus es un vasto monumento neolítico compuesto por uno o más recintos rectangulares. El cursus de Arran está definido por un gran banco de piedra, tierra y césped que rodea todo el perímetro del recinto. La construcción de este monumento habría exigido enormes cantidades de trabajo, transformando todo el paisaje local.

Según los investigadores, este tipo de monumento podría datar de una época tan temprana como el 3500 a.C. Es el ejemplo más completo de este tipo de yacimiento hallado en Gran Bretaña y la oportunidad de investigar un banco de cursus es muy poco frecuente y enormemente emocionante.

En el mismo paisaje se han hallado también lindes prehistóricas, mojones de desmonte y casas redondas, algunas de las cuales podrían ser contemporáneas del monumento, todas ellas conservadas en turberas que sellan las capas arqueológicas. Los suelos antiguos que representan la superficie terrestre original del Neolítico, junto con los suelos cultivados del periodo de la Edad del Bronce, ofrecen una oportunidad sin parangón para comprender cómo la práctica agrícola y el asentamiento contemporáneos interactuaron con el monumento del cursus y cómo los primeros agricultores transformaron este lugar.

Excavaciones en el cursus | foto Kenny Brophy, University of Glasgow

La combinación de la investigación de todos estos elementos juntos es altamente inusual. El equipo interdisciplinar de las universidades de Glasgow, Birkbeck, Bournemouth, Reading, Coventry, Birmingham y Southampton, así como arqueólogos de Archaeology Scotland y Historic Environment Scotland, están utilizando prospección arqueológica, excavación y geoarqueología, junto con técnicas científicas medioambientales de vanguardia, incluido el ADN antiguo, para comprender cómo se construyó y utilizó este paisaje único.

Esta investigación proporcionará información de valor incalculable sobre la historia del paisaje y los ecosistemas del pasado, que se incorporará a la estrategia de restauración que están elaborando actualmente el propietario David Bennett y la Red de Restauración de Northwoods, así como a la labor más amplia del Geoparque de Arran. El equipo también apoyó la participación de miembros de la comunidad local en el proceso de investigación y está explorando futuras oportunidades de aprendizaje y creatividad en respuesta a las investigaciones. El North Ayrshire Council y el Arran Theatre and Arts Trust ayudaron a artistas de la región a explorar la excavación.

El Dr. Kenny Brophy, profesor titular de Arqueología de la Universidad de Glasgow, que codirigió las excavaciones en el cursus, declaró: He tenido la suerte de participar en las excavaciones de varios cursus en los últimos 30 años, pero éste es, con diferencia, el más importante. La supervivencia del monumento significa que el potencial que tiene para arrojar luz sobre la agricultura y la organización social del Neolítico temprano es increíblemente apasionante. Casi todos estos yacimientos se labran en llano, por lo que es muy raro poder pisar una orilla de cursus casi intacta.

La profesora Nicki Whitehouse, catedrática de Ciencias Arqueológicas de la Universidad de Glasgow, que dirigió los trabajos de prospección paisajística, geoarqueología y ciencias medioambientales, declaró: Los descubrimientos iniciales revelan una combinación muy inusual de un monumento ceremonial dentro de un paisaje agrícola prehistórico. Forma parte de una continuidad probablemente vinculada al yacimiento ritual de Machrie Moor, y probablemente forme parte de algo mucho más extenso. El trabajo científico nos permitirá conocer los animales y las plantas que cultivaba la gente, cómo influían en el paisaje y sus ecosistemas y transformaban sus suelos para el cultivo, y qué podemos aprender de ello hoy en día.

El lugar del hallazgo en Google Maps

La Dra. Emma Jenkins, catedrática asociada de la Universidad de Bournemouth, que codirigió los trabajos de geoarqueología del paisaje y de ciencias medioambientales, declaró: La isla de Arran es bien conocida por Machrie Moor, con sus círculos prehistóricos de piedra y madera, sus piedras erguidas y sus majanos funerarios, pero el descubrimiento de que éstos pueden formar parte de un complejo mucho mayor que incluía este enorme cursus eleva esta región a un nivel de importancia mundial, al mismo nivel que otros paisajes ceremoniales como Stonehenge. Como arqueólogo medioambiental, me entusiasma especialmente el descubrimiento de suelos bien conservados, contemporáneos a la creación del cursus, lo que significa que podemos investigar cómo la gente utilizó y modificó este paisaje desde la época de las primeras comunidades agrícolas de Gran Bretaña.

El Dr. Gavin MacGregor, Director de Archaeology Scotland, añadió: En la Isla de Arran ha habido un enorme interés por los recientes y emocionantes descubrimientos, voluntarios locales ayudaron en la excavación y se unieron a nosotros artistas que se sintieron realmente inspirados por las historias de este antiguo yacimiento y su cambiante paisaje que el trabajo científico está empezando a revelar. Existe un gran potencial para fomentar el aprendizaje arqueológico y la narración de historias con la comunidad en futuras investigaciones.

La Dra. Lesley McFadyen, profesora titular de la Escuela de Estudios Históricos de la Universidad Birkbeck de Londres, añadió: La tala de bosques y el cambio del paisaje dieron lugar a un proyecto de construcción con césped, losas de riolita y tierra que se extendió por el paisaje de las tierras altas. Este proyecto de construcción, más que una reunión armoniosa de personas para construir un monumento único, consistió en una serie de creaciones y descreaciones. En cierto modo, el «monumento» cambia tanto como el propio paisaje, y la práctica de la construcción era a veces discordante.

En palabras del Dr. Darko Maričević, especialista en geofísica arqueológica de la Universidad de Reading: Excavaciones anteriores entre los círculos de piedra de Machrie Moor, y ahora en Drumadoon cursus, han demostrado que partes significativas de este complejo ceremonial siguen ocultas bajo tierra. Las distintas técnicas geofísicas empleadas en el marco del Proyecto están revelando una mayor complejidad, lo que lo convierte en un recurso arqueológico realmente maravilloso para explorar y proteger.

Uno de los círculos de piedras de Machrie Moor, junto al que se encontró el cursus | foto Colin en Wikimedia Commons

El profesor Henry Chapman, de la Universidad de Birmingham, declaró Uno de los grandes aspectos de este proyecto es el trabajo en equipo entre un amplio abanico de científicos. Combinando estos enfoques, estamos empezando a abordar cuestiones que antes se habrían considerado incontestables.

En palabras de la Dra. Michelle Farrell, de la Universidad de Coventry: Para mí, lo más apasionante de este proyecto no es el monumento en sí, sino la posibilidad de decir algo sobre las relaciones que las personas que construyeron el monumento, y las que vinieron después, mantenían con el paisaje y el entorno en el que vivían.

El profesor Tony Brown, de la Universidad de Southampton y del Museo de la Universidad de Tromsø, UiT, Noruega, declaró: El trabajo con sedaDNA es apasionante porque será una de las primeras aplicaciones a un monumento cursus y nos permitirá comprender cómo podemos utilizar esta técnica científica para estudiar otros yacimientos arqueológicos similares.


Fuentes

University of Glasgow


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.