La sección más larga del antiguo acueducto alto de Jerusalén fue descubierta recientemente en los márgenes del barrio de Givat HaMatos. Las excavaciones revelaron unos 300 metros continuos del acueducto alto, que llevaba agua a la ciudad alta de Jerusalén, donde estaban el palacio de Herodes y las casas de los ricos y nobles de la ciudad hace unos 2000 años.

A finales del período del Segundo Templo, la ciudad de Jerusalén creció significativamente; el Templo fue reconstruido y el agua que manaba en Gihón y los pozos ya no alcanzaba para los miles de peregrinos y residentes, por lo que era necesario traer agua desde lejos, dicen el Dr. Ofer Sion y Rotem Cohen, directores de la excavación en nombre de la Autoridad de Antigüedades.

En este contexto, los asmoneos y el rey Herodes construyeron dos sofisticados acueductos para Jerusalén, que eran de las mayores y más complejas obras hidráulicas en la Tierra de Israel – y en general, en el mundo antiguo. Los acueductos reunían el agua de manantiales en el área de Belén, y con la ayuda de enormes piscinas, leyes físicas (ley de vasos comunicantes, sifón, gravedad), uso de la topografía y capacidad inventiva excepcional, transportaban el agua a lo largo de decenas de kilómetros (!) en total.

Excavación del acueducto superior en Givat Hamatos | Foto Emil Eljam, Autoridad de Antigüedades

El acueducto conocido como el «Acueducto Alto» llevaba agua a la Ciudad Alta (el Barrio Judío y Armenio de hoy), y el conocido como el «Acueducto Bajo» llevaba agua directamente al Templo.

El Acueducto Alto, del cual ahora se ha descubierto un tramo de cientos de metros, siguió funcionando incluso después de la destrucción de Jerusalén en el año 70 d.C. La Legio X Fretensis, destructora del Templo, se estableció en la Ciudad Alta y ubicó allí su campamento. Incluso con el establecimiento de la ciudad pagana de ‘Aelia Capitolina’ la Legio X Fretensis continuó utilizando el sofisticado acueducto existente. Hicieron amplias renovaciones en él, y elevaron el nivel antiguo en aproximadamente medio metro, dicen el Dr. Sion y Cohen.

En el mortero de los cimientos del acueducto de la época de la Legio encontramos unos 25 monedas, que fueron esparcidas a distancias relativamente iguales. En nuestra opinión, esto no fue coincidencia: de manera muy similar a la costumbre actual, las monedas fueron puestas allí para la buena suerte.

En la foto: Dr. Ofer Shion y Rotem Cohen, los directores de la excavación | Foto Vetali Straman, Autoridad de Antigüedades

Entre otras cosas, en la infraestructura del acueducto de la Legio también se encontró una moneda del año 2 de la Gran Revuelta de la guerra de los judíos contra los romanos, del año 67-68 d.C. Los investigadores creen que los constructores del acueducto de la Legio incorporaron esta moneda intencionalmente en los cimientos del acueducto cuando pusieron la base del mortero.

El descubrimiento de la sección continua más larga del Acueducto Alto ahora, y el hallazgo de las 25 monedas, permitirá – quizás por primera vez – fechar de manera absoluta las diferentes etapas de construcción de los acueductos de Jerusalén – e incluso arrojar luz sobre la pregunta – ¿quién fue el constructor original del acueducto – fueron los asmoneos o el rey Herodes?, dicen los investigadores.

El tramo del Acueducto Alto que está siendo descubierto en estos días, estaba enterrado bajo toneladas de basura y tierra moderna. El acueducto serpenteaba a lo largo de un trazado topográfico cómodo y moderado, y hasta ahora se ven en él tres etapas claras: las dos más bajas – de finales del período del Segundo Templo, y la etapa superior es – de la época de la Legio romana, cuyo campamento como se dijo estaba ubicado en la Ciudad Alta.

Una segunda moneda de la revuelta de los judíos contra los romanos encontrada en los cimientos | foto Ofer Shion, Autoridad de Antigüedades

La calidad de la construcción en el sitio es alta, el mortero está muy bien alisado y los muros son elevados. En algunos casos, el acueducto fue construido, donde se destruyeron las etapas anteriores, sobre cimientos de hasta 3 metros de altura.

Según Eli Eskosido, director de la Autoridad de Antigüedades, Los acueductos de agua a Jerusalén cuentan la historia de la ciudad. Su construcción requirió enormes presupuestos, gran conocimiento de ingeniería y operación diaria. Dan testimonio de los días de esplendor del Templo, de la destrucción de la ciudad y su reconstrucción después de la destrucción del Templo y en los días de Aelia Capitolina como ciudad pagana.

Dada la importancia del descubrimiento, que no se ha conservado en otros lugares a lo largo de tal extensión, esperamos que sea posible preservarlo y exhibirlo para beneficio del público.


Fuentes

Autoridad de Antigüedades de Israel


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.