Un nuevo simio fósil de 8,7 millones de años de antigüedad encontrado en un yacimiento turco pone en entredicho ideas largamente aceptadas sobre los orígenes humanos y refuerza la teoría de que los antepasados de los simios africanos y los humanos evolucionaron en Europa antes de emigrar a África hace entre nueve y siete millones de años.

El análisis de un simio recién identificado llamado Anadoluvius turkae, recuperado en la localidad de Çorakyerler, cerca de Çankırı, con el apoyo del Ministerio de Cultura y Turismo de Turquía, muestra que los simios fósiles mediterráneos son diversos y forman parte de la primera migración conocida de homininos primitivos, el grupo que incluye a los simios africanos (chimpancés, bonobos y gorilas), los humanos y sus antepasados fósiles.

Los hallazgos se describen en un estudio publicado en Communications Biology, del que es coautor un equipo internacional de investigadores dirigido por el profesor David Begun, de la Universidad de Toronto (U de T), y la profesora Ayla Sevim Erol, de la Universidad de Ankara.

La excavación del fósil Anadoluvius turkae tuvo lugar en el yacimiento fosilífero de Çorakyerler, en Turquía, en 2015 | foto David Begun / Google Earth

Nuestros hallazgos sugieren además que los homínidos no sólo evolucionaron en Europa occidental y central, sino que pasaron más de cinco millones de años evolucionando allí y extendiéndose por el Mediterráneo oriental antes de dispersarse finalmente por África, probablemente como consecuencia de los cambios ambientales y la disminución de los bosques, dijo Begun, profesor del Departamento de Antropología de la Facultad de Artes y Ciencias de la U de T. Los miembros de esta radiación a la que pertenece Anadoluvius sólo están identificados actualmente en Europa y Anatolia.

La conclusión se basa en el análisis de un cráneo parcial significativamente bien conservado descubierto en el sitio en 2015, que incluye la mayor parte de la estructura facial y la parte frontal de la caja cerebral.

La integridad del fósil nos permitió hacer un análisis más amplio y detallado utilizando muchos caracteres y atributos que están codificados en un programa diseñado para calcular las relaciones evolutivas, dijo Begun. La cara está completa en su mayor parte, tras aplicar imágenes especulares. La parte nueva es la frente, con hueso conservado hasta aproximadamente la coronilla del cráneo. Los fósiles descritos anteriormente no tienen esta parte del cerebro.

Excavación del fósil de Anadoluvius turkae, un cráneo parcial muy bien conservado descubierto en el yacimiento fósil de Çorakyerler (Turquía) en 2015. El fósil incluye la mayor parte de la estructura facial y la parte frontal del encéfalo | foto Ayla Sevim-Erol

Los investigadores afirman que Anadoluvius tenía aproximadamente el tamaño de un chimpancé macho grande (50-60 kg) -muy grande para un chimpancé y cercano al tamaño medio de un gorila hembra (75-80 kg)-, vivía en un entorno de bosque seco y probablemente pasaba mucho tiempo en el suelo.

No tenemos huesos de sus extremidades, pero a juzgar por sus mandíbulas y dientes, los animales encontrados a su lado y los indicadores geológicos del entorno, Anadoluvius vivió probablemente en condiciones relativamente abiertas, a diferencia de los entornos boscosos de los grandes simios vivos, explica Sevim Erol. Se parece más a lo que creemos que eran los entornos de los primeros humanos en África. Las poderosas mandíbulas y los dientes grandes y gruesos esmaltados sugieren una dieta que incluía alimentos duros o resistentes de origen terrestre, como raíces y rizomas.

Los animales que vivieron con Anadoluvius son los que hoy se asocian comúnmente a las praderas y bosques secos africanos, como jirafas, cerdos verrugosos, rinocerontes, antílopes diversos, cebras, elefantes, puercoespines, hienas y carnívoros parecidos a los leones. Las investigaciones demuestran que la comunidad ecológica parece haberse dispersado por África desde el Mediterráneo oriental en algún momento después de hace unos ocho millones de años.

La fundación de la moderna fauna de campo abierto africana a partir del Mediterráneo oriental se conoce desde hace tiempo y ahora podemos añadir a la lista de entrantes a los antepasados de los simios africanos y los humanos, declaró Sevim Erol.

Excavación de Çorakyerler. Este asentamiento de fósiles vertebrados cerca de Çankırı, Turquía, es uno de los asentamientos humanoides más importantes de Eurasia. Como resultado de casi 20 años de excavaciones, Çorakyerlar se ha situado entre las importantes localidades de referencia del Mioceno Tardío de Anatolia y Europa, con 8 órdenes de mamíferos, más de 10 familias y 43 especies | foto Ayla Sevim-Erol

Los hallazgos establecen que Anadoluvius turkae es una rama de la parte del árbol evolutivo que dio origen a chimpancés, bonobos, gorilas y humanos. Aunque en la actualidad los simios africanos sólo se conocen en África, al igual que los primeros humanos conocidos, los autores del estudio -entre los que también se encuentran colegas de las universidades de Ege y Pamukkale (Turquía) y del Centro de Biodiversidad Naturalis (Países Bajos)- concluyen que los antepasados de ambos procedían de Europa y el Mediterráneo oriental.

Anadoluvius y otros simios fósiles de las cercanas Grecia (Ouranopithecus) y Bulgaria (Graecopithecus) forman un grupo que se aproxima en muchos detalles de anatomía y ecología a los primeros homínidos, o humanos, conocidos. Los nuevos fósiles son los ejemplares mejor conservados de este grupo de primeros homínidos y aportan las pruebas más sólidas hasta la fecha de que el grupo se originó en Europa y posteriormente se dispersó por África.

El análisis detallado del estudio revela también que los simios de los Balcanes y Anatolia evolucionaron a partir de antepasados de Europa occidental y central. Con sus datos más completos, la investigación aporta pruebas de que estos otros simios también eran homininos y significa que es más probable que todo el grupo evolucionara y se diversificara en Europa, en lugar del escenario alternativo en el que ramas separadas de simios se desplazaron antes de forma independiente a Europa desde África en el transcurso de varios millones de años, y luego se extinguieron sin problemas.

No hay pruebas de esto último, aunque sigue siendo una de las propuestas favoritas entre quienes no aceptan la hipótesis del origen europeo, afirma Begun. Estos hallazgos contrastan con la opinión mantenida durante mucho tiempo de que los simios africanos y los humanos evolucionaron exclusivamente en África. Mientras que los restos de los primeros homínidos son abundantes en Europa y Anatolia, están completamente ausentes de África hasta que apareció allí el primer homínido hace unos siete millones de años.

Estas nuevas pruebas apoyan la hipótesis de que los homínidos se originaron en Europa y se dispersaron por África junto con muchos otros mamíferos hace entre nueve y siete millones de años, aunque no lo demuestran definitivamente. Para ello, necesitamos encontrar más fósiles de Europa y África de entre ocho y siete millones de años para establecer una conexión definitiva entre ambos grupos.


Fuentes

University of Toronto | Sevim-Erol, A., Begun, D.R., Sözer, Ç.S. et al. A new ape from Türkiye and the radiation of late Miocene hominines. Commun Biol 6, 842 (2023). doi.org/10.1038/s42003-023-05210-5


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.