Enclavados en las colinas del sur de Etruria, en lo que hoy es el norte del Lacio (Italia), vivían los enigmáticos faliscos (en lengua falisca falisci), un antiguo pueblo itálico emparentado lingüísticamente con los latinos de Roma.

Mientras que los poderosos etruscos han cautivado la imaginación popular, se sabe menos de sus vecinos cercanos los faliscos, que habitaron ciudades en las laderas del monte Soracte desde alrededor del año 1000 a.C. hasta el siglo III a.C.. Esta tribu mantuvo una feroz independencia frente al poder etrusco y la conquista romana antes de asimilarse finalmente a la civilización romana.

Los orígenes de los Faliscos son oscuros. Las fuentes antiguas cuentan que emigraron de Tesalia con los pelasgos, poblaciones pregriegas del Egeo. La arqueología moderna sitúa sus raíces en tribus itálicas procedentes del centro de Italia. Cuando Roma se hizo con el dominio, los escritores antiguos describieron a los faliscos como una civilización antigua y consolidada, anterior al asentamiento romano.

Localización de los Falisci y la ciudad de Falerii | foto Cold Eel & Ahenobarbus en Wikimedia Commons

El corazón de los faliscos se centraba en el fértil valle de Falerii Veteres, con ciudades importantes en Vignanello y Nepi. Otras ciudades posiblemente habitadas por los Faliscos son Capena, Lucus Feroniae, Pescina y Fescennium. Su principal asentamiento era la ciudad-estado fuertemente fortificada de Falerii, la actual Civita Castellana, situada a unos 50 kilómetros al norte de Roma, en la Vía Flaminia.

Los faliscos hablaban una lengua itálica estrechamente relacionada con el latín y las otras lenguas latino-faliscas de Italia central. Utilizaban el latín en las inscripciones oficiales, pero conservaban su propio dialecto. A medida que Roma se expandía, los faliscos adoptaban costumbres latinas, etruscas y romanas, al tiempo que conservaban fuertes tradiciones locales.

Poderosas ciudades-estado etruscas como Veyes y Volsini rodeaban las ciudades faliscas. Los faliscos comerciaban y guerreaban con los etruscos, y a veces se aliaban con ellos contra Roma. Artefactos como espejos de bronce y cerámica de estilo etrusco hallados en Falerii muestran influencias culturales etruscas. Pero los falisci siguieron siendo ferozmente independientes. Utilizaban colinas fortificadas para defenderse tanto de la invasión etrusca como de la romana.

Casco con cresta de comandante etrusco falisco del siglo VIII a.C. | foto mharrsch en Wikimedia Commons

La sociedad falisca parece menos monárquica que la etrusca, con el poder centrado en un consejo aristocrático de nobles. Su diosa principal era Juno Quiritis, que protegía a la comunidad y más tarde fue equiparada a la Juno romana. Los faliscos la veneraban en un famoso templo de Juno en la cima del monte Soracte. Los escritores antiguos describen ritos religiosos en los que los jóvenes caminaban sobre carbones encendidos como iniciación a la virilidad.

Cuando Roma se expandió hacia el norte en los siglos IV y III a.C., los faliscos resistieron los ataques romanos. Roma sitió Falerii en 394 a.C., pero al principio no logró conquistarla. Según la leyenda, un maestro traicionó a la ciudad: se ofreció a entregar los niños nobles a los que enseñaba al general romano Camilo, con la esperanza de negociar la rendición y terminar con el cerco. Camilo se enfureció al enterarse y se negó a ganar una guerra mediante acciones tan viles, y devolvió a los niños sanos y salvos a sus padres en Falerii. Impresionados por su integridad, los faliscos se rindieron incondicionalmente a los romanos.

Esa es la versión que cuentan Plutarco y otros autores clásicos. Algunos como Diodoro Sículo sitúan el hecho en 392 a.C., añadiendo que Falerii sí fue tomada finalmente al asalto.

Camilo devuelve a los niños de Falerii, de Poussin (1637) | foto dominio público en Wikimedia Commons

El último enfrentamiento de los faliscos con Roma, que supuso el final definitivo de cualquier tipo de independencia política y finalmente su asimilación como población culturalmente diferenciada, tuvo lugar el año 241 a. C. La victoria romana fue aplastante y se dice que conseguida en solo seis días tras dos batallas que costaron a los faliscos 15.000 muertos.

Las condiciones impuestas a los faliscos fueron draconianas: debieron entregar sus armas, los caballos, los esclavos y ceder la mitad de su territorio, además de que la propia Falerii fue destruida y sustituida por una nueva ciudad romana cerca de 5 kilómetros al oeste, ahora conocida como Falerii Novi.

Los faliscos desaparecieron como cultura diferenciada durante la República romana. Sus ciudades conservaron cierta autonomía e incluso prosperaron durante un tiempo. Pero inevitablemente adoptaron la lengua latina y las costumbres romanas. Aumentaron los matrimonios mixtos entre romanos y faliscos.

Necrópolis en la antigua Falerii | foto Fabionepi en Wikimedia Commons

En el siglo I a.C., la mayoría de las principales ciudades faliscas habían sido abandonadas o convertidas en asentamientos romanos. Su civilización se desvaneció en el mundo romano.

Hoy en día se pueden ver restos de la antigua civilización falisca en artefactos excavados y en las ruinas de ciudades y santuarios en lo alto de las colinas. Inscripciones en lengua falisca, votivos grabados, tallas de templos e impresionantes tumbas pintadas revelan una rica cultura a la altura de las primeras ciudades latinas.

El espíritu de los faliscos sigue vivo en esta singular tribu itálica que mantuvo su independencia frente a sus vecinos más grandes durante siglos mediante una feroz resistencia y adaptación antes de ser absorbida por el dominio cada vez más extendido de Roma.


Fuentes

Louise Adams Holland, The Faliscans in prehistoric times | Robert Seymour Conway, Falisci | Jean MacIntosh Turfa, The Etruscan World | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.