Los restos de un niño enterrado boca abajo, con un candado triangular «antivampírico» bajo el pie, han sido descubiertos por los científicos en Pniu (voivodato de Cuyavia y Pomerania, Polonia).

El enterramiento del siglo XVII se encuentra a 1,5 metros de la tumba del «vampiro de Pniu», una mujer enterrada con una hoz alrededor del cuello y un candado en el dedo del pie, que fue descubierta el año pasado.

Este año, los arqueólogos del Instituto de Arqueología de la Universidad Nicolás Copérnico de Toruń continuaron las excavaciones evitando la destrucción del cementerio.

El lugar del hallazgo | foto Łukasz Czyżewski

El primer día, se encontró un candado triangular en la capa arable, el humus. En los días siguientes, los investigadores se vieron sorprendidos por un macabro descubrimiento: la tumba de un niño de unos 5-7 años, que originalmente había sido enterrado boca abajo. Según los rituales de la época, un entierro así debía hacer que el niño «mordiera la tierra» y no dañara a los vivos.

Al cabo de un tiempo, se desenterró la tumba y se extrajeron la mayoría de los restos del niño. Sólo quedaban los huesos de la parte inferior de la pierna y un candado bajo el talón (y, por tanto, probablemente en el dedo del pie).

El candado bajo el pie simboliza el cierre de una etapa de la vida y pretende proteger contra el regreso del difunto, que probablemente se temía. Estas prácticas tienen su origen en creencias populares y a veces se describen como antivampíricas, lo que no es del todo exacto, ya que el concepto de vampiro apareció históricamente más tarde de lo que datamos los enterramientos en el lugar, comentó en una entrevista con Nauka w Polsce el responsable de la investigación, el doctor Dariusz Poliński, catedrático de la Universidad Nicolás Copérnico (UMK).

El candado una vez desenterrado | foto Łukasz Czyżewski

No lejos de la tumba del niño, los investigadores localizaron una cavidad que contenía los restos de otros tres niños. Allí encontraron un fragmento de mandíbula manchada de verde de forma similar a la de la niña de la hoz y el candado. Sin embargo, en este caso la mancha puede haber sido dejada por una moneda de cobre.

El examen de la composición elemental en el paladar de la niña ‘vampírica’ reveló trazas de oro, permanganato potásico y cobre. El Dr. Czyżewski, que trabaja en este misterio, cree que la niña fue tratada de su enfermedad con un brebaje colorante. Si también se temió a la niña en relación con la enfermedad, y otras preguntas, intentarán responder los investigadores tras una serie de análisis.

«Los estereotipos sobre el tratamiento de las personas sospechosas de ser vampíricas son indicativos de un miedo a las personas que no eran necesariamente malvadas, pero que se desviaban de la norma. Podía ser cualquier cosa: apariencia, comportamiento, forma de hablar, así como enfermedad. Los estudios genéticos de la niña muestran que estaba enferma y quizás por ello era percibida como alguien que podía estar en contacto con fuerzas malignas. Se intentó tratarla, pero es posible que se comportara de forma irracional, sufriera ataques de enfermedad o convulsiones. Lo mismo puede haber ocurrido con el niño cuyo fragmento de mandíbula de color verdoso descubrimos sobre la cavidad funeraria. Si se trata del mismo niño que fue enterrado boca abajo y si había parentesco entre las personas cuyos restos encontramos, es algo que aún está por determinar«, afirma el profesor Poliński.

Restos del niño | foto Łukasz Czyżewski

Además de la tumba del niño, se han descubierto otros enterramientos en la parte norte del insólito cementerio, que los científicos describen como: extraño.

Una estructura compactada con muchas piedras, a veces bastante grandes, era inadecuada para cavar una tumba, y aun así se tomaron la molestia, cavaron una cavidad y depositaron allí a una mujer en la 24ª semana de embarazo. Se conservaron los restos del feto, lo que es raro porque los huesos fetales son frágiles. ¿Por qué se enterró a esta joven embarazada en un lugar así y por qué había un gran número de piedras en la cavidad de la tumba con un gran número de piedras en el relleno? Es más, junto a ella se excavó otra cavidad en la que (desconcertantemente) no había restos, afirma el profesor Polinski.

El hecho de que algunas de las piedras no entraran accidentalmente en las cavidades de enterramiento del cementerio investigado puede evidenciarse por su ubicación, por ejemplo, en el centro del cuello o el esternón o cerca del cráneo. También son desconcertantes los fragmentos de vasijas de cerámica junto a los rostros de dos personas enterradas en tumbas cercanas. Además, la parte inferior de una vasija estaba colocada sobre el pie de un difunto enterrado en otra tumba. Según los investigadores, debió de tratarse de un acto deliberado.

Todos estos hallazgos inusuales son la base para que el responsable de la investigación concluya que se trataba de un cementerio para personas rechazadas por la sociedad, tanto en vida como después de la muerte. En un futuro próximo se llevarán a cabo en la Universidad de Nuevo México estudios de isótopos estables basados en muestras de esqueletos de personas enterradas en el cementerio de Pniu. Además, está previsto realizar estudios de ADN. Ciertamente, este tipo de análisis puede ayudar a determinar quién estaba enterrado en el cementerio objeto de estudio, por qué se trataba así a estas personas, si se trataba de una población inmigrante y si estaban enfermos de algo, afirma el arqueólogo.

Restos de la niña descubierta el año pasado | foto Magdalena Zagrodzka

Según explica, en el siglo XVII todavía era necesario enterrar a los muertos en el cementerio de la iglesia. Si esto no era posible, a veces se les enterraba en otro lugar, no siempre legalmente. En Pniu, sin embargo, no hay documentos que prueben que había permiso para enterrar fuera del cementerio de la iglesia, por lo que cabe suponer que era un cementerio para excluidos, donde se enterraba a las personas que no querían ser recordadas o eran temidas incluso después de muertas.

El profesor Poliński subraya que el enterramiento de una niña con una hoz en el cuello y un candado, descubierto en 2022, es único. Único – porque presenta simultáneamente dos elementos de naturaleza evidentemente protectora. Tal combinación no se ha descrito en ninguna parte de Polonia, de Europa y probablemente del mundo.

Añade que al planificar su investigación no buscaba deliberadamente un lugar «macabro», como las documentadas «colinas de los ahorcados» u otros lugares de ejecución. El trabajo iba a ser fundamentalmente de rescate. Las cuestiones científicas, tanto sobre la forma de enterramiento como sobre los propios esqueletos, incluidas las curiosidades antropológicas, salieron a la luz durante los trabajos en el yacimiento. Las investigaciones de este año indican que el cementerio es más grande. Para no comenzar las excavaciones sin certeza en este asunto, los científicos seguirán comprobándolo con investigaciones no invasivas.

El descubrimiento se produjo en julio de 2023. El grupo dirigido por el profesor Polinski incluía a la antropóloga Urszula Okularczyk y al doctor Łukasz Czyżewski, responsable de las mediciones, la documentación y la fotogrametría.


Fuentes

Nauka w Polsce, Karolina Duszczyk


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.