Las pruebas paleoclimáticas demuestran que hace alrededor de 1,1 millones de años el clima del sur de Europa se enfrió significativamente y probablemente provocó la extinción de los primeros humanos del continente, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de la UCL (University College London).

En el estudio publicado en la revista Science, el equipo de investigadores descubrió la existencia de condiciones glaciales extremas desconocidas hasta entonces hace alrededor de 1,1 millones de años. El enfriamiento glacial empujó el clima europeo a niveles más allá de lo que los humanos arcaicos podían tolerar, vaciando el continente de poblaciones humanas.

Los restos humanos más antiguos que se conocen en Europa proceden de Iberia y sugieren que los primeros humanos llegaron del suroeste de Asia hace 1,4 millones de años. En esa época, el clima era cálido y húmedo, con periodos de frío moderado. Hasta ahora, la teoría predominante era que, una vez llegados, los humanos fueron capaces de sobrevivir a múltiples ciclos climáticos y adaptarse a condiciones cada vez más duras después de hace 900.000 años.

En palabras del profesor Chronis Tzedakis (Geografía de la UCL), autor principal del estudio: Nuestro descubrimiento de un enfriamiento glacial extremo hace alrededor de 1,1 millones de años pone en entredicho la idea de una ocupación humana temprana y continua de Europa.

Los cambios en la luminosidad de los núcleos de sedimentos reflejan los ciclos climáticos del pasado remoto, lo que permite a los investigadores comparar los tiempos con los fósiles | foto Hannes Grobe, AWI en Wikimedia Commons

Científicos especializados en paleoclima de la UCL, la Universidad de Cambridge y el CSIC de Barcelona analizaron la composición química de los microorganismos marinos y examinaron el contenido de polen en un núcleo de sedimento marino profundo recuperado frente a las costas de Portugal. Esto reveló la presencia de cambios climáticos abruptos que culminaron en un enfriamiento glacial extremo, con temperaturas de la superficie del océano frente a Lisboa que cayeron por debajo de los 6 °C y semidesiertos que se expandieron en las tierras adyacentes.

La autora principal, la Dra. Vasiliki Margari (Geografía de la UCL), declaró: Para nuestra sorpresa, descubrimos que este enfriamiento de hace 1,1 millones de años era comparable a algunos de los acontecimientos más graves de las últimas glaciaciones.

El coautor, el profesor Nick Ashton, del Museo Británico, señaló: Un enfriamiento de esta magnitud habría sometido a las pequeñas bandas de cazadores-recolectores a un estrés considerable, sobre todo porque los primeros humanos pueden haber carecido de adaptaciones como un aislamiento suficiente de grasa y también de medios para hacer fuego, ropa eficaz o refugios.

Para evaluar el impacto del clima en las primeras poblaciones humanas, el profesor Axel Timmermann, coautor del estudio, y su equipo del Centro IBS de Física del Clima de la Universidad Nacional de Pusan realizaron una simulación climática en su superordenador Aleph para captar las condiciones extremas de esa época. Combinando los resultados de la simulación con las pruebas fósiles y arqueológicas de la ocupación humana en el suroeste de Eurasia, el equipo desarrolló un modelo de hábitat humano que predice lo adecuado que era el entorno para la ocupación humana primitiva.

Foto Futureal en Wikimedia Commons

En palabras del profesor Axel Timmermann: Los resultados muestran que hace 1,1 millones de años el clima en torno al Mediterráneo se volvió demasiado hostil para los humanos arcaicos.

En conjunto, los datos paleoclimáticos y los resultados del modelo de hábitat humano indican que Iberia, y en general el sur de Europa, se despobló durante el Pleistoceno temprano. La aparente ausencia de herramientas de piedra y restos humanos durante los 200.000 años siguientes plantea la posibilidad de un paréntesis de larga duración en la ocupación europea.

El profesor Chris Stringer, del Museo de Historia Natural de Londres y coautor del estudio, afirma: Según esta hipótesis, Europa podría haber sufrido un parón de larga duración en la ocupación europea: Según este escenario, Europa pudo haber sido recolonizada hace unos 900.000 años por humanos más resistentes con cambios evolutivos o de comportamiento que permitieron la supervivencia en la creciente intensidad de las condiciones glaciales.

La investigación ha sido dirigida por científicos de Geografía de la UCL y del Centro IBS de Física del Clima de la Universidad Nacional de Pusan (Corea del Sur), en colaboración con investigadores de la Universidad de Cambridge, el CSIC de Barcelona, el Museo de Historia Natural de Londres, el Museo Británico y el Instituto de Arqueología de la UCL.


Fuentes

University College London | Natural History Museum


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.