Un bloque grabado con imágenes y textos jeroglíficos encontrado en Ocomtún durante excavaciones arqueológicas recientes podría contener pistas sobre el nombre original de esta antigua ciudad maya.

Ocomtún es un sitio arqueológico maya localizado en el sureste de México, en el estado de Chiapas. El sitio fue descubierto y explorado por primera vez a principios del siglo XX por arqueólogos eslovenos. Durante excavaciones recientes en Ocomtún, dirigidas por el arqueólogo esloveno Ivan Šprajc, se descubrió un bloque de piedra tallado que formaba parte de los escalones de un edificio. Este bloque de piedra mide aproximadamente 1,82 metros de ancho, 71 centímetros de largo y 37 centímetros de grosor.

En el bloque se encuentran escenas talladas y textos jeroglíficos que cubren unos 1,28 metros de ancho y 46 centímetros de largo, aunque están incompletos debido a la erosión y el desgaste de la piedra caliza.

El bloque en el lugar del hallazgo | foto Ivan Sprajc / INAH

En el lado izquierdo del bloque se encuentra la imagen tallada de un cautivo atado boca abajo, del cual sólo se conserva la parte superior del cuerpo. En el lado derecho hay una representación zoomorfa de una montaña o witz. Ambas imágenes están acompañadas de franjas con textos jeroglíficos.

En uno de los cartuchos jeroglíficos asociado a la montaña, aparece el logograma ajaw, que significa ‘señor’ o noble, seguido de un par de silabogramas que parecen formar la palabra Maatz.

Según el epigrafista Octavio Esparza Olguín, este cartucho jeroglífico podría referirse al «Señor de Maatz», lo que podría ser el nombre original de Ocomtún u otro lugar.

Elemento de hueso asociado al bloque | foto Octavio Esparza / INAH

Es común encontrar monumentos mayas reutilizados en sitios arqueológicos. En Ocomtún, este bloque grabado parece haber sido modificado y reutilizado como escalón en épocas tardías, cuando el conocimiento de la escritura jeroglífica se estaba perdiendo.

Esto explicaría por qué el bloque fue colocado al revés, con la escritura jeroglífica invertida. También se encontraron algunas ofrendas junto al bloque, como huesos tallados, puntas de proyectil de pedernal y fragmentos de cerámica.

Futuras investigaciones en Ocomtún podrían arrojar más luz sobre la estructura de donde procede este bloque grabado y su significado. El descubrimiento de este monumento podría ser clave para conocer el nombre original de este importante sitio maya y entender mejor su historia y cultura.

Otra vista del bloque | foto Octavio Esparza / INAH

Fuentes

INAH


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.