Un equipo internacional de lingüistas y genetistas dirigido por investigadores del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig ha logrado un importante avance en nuestra comprensión de los orígenes del indoeuropeo, una familia de lenguas habladas por casi la mitad de la población mundial.

El origen de las lenguas indoeuropeas es objeto de controversia desde hace más de doscientos años. Dos teorías principales han dominado recientemente este debate: la hipótesis de la «estepa», que propone un origen en la estepa póntico-caspiana hace unos 6.000 años, y la hipótesis «anatolia» o «agrícola», que sugiere un origen más antiguo vinculado a la agricultura temprana hace unos 9.000 años.

Los análisis filogenéticos previos de las lenguas indoeuropeas han llegado a conclusiones contradictorias sobre la antigüedad de la familia, debido a los efectos combinados de las imprecisiones e incoherencias de los conjuntos de datos que utilizaban y a las limitaciones de la forma en que los métodos filogenéticos analizaban las lenguas antiguas.

Una hipótesis híbrida sobre el origen y la difusión de las lenguas indoeuropeas. La familia lingüística empezó a divergir hace unos 8.100 años, a partir de una patria situada inmediatamente al sur del Cáucaso. Una migración alcanzó la estepa póntico-caspiana y forestal hace unos 7000 años, y desde allí migraciones posteriores se extendieron a partes de Europa hace unos 5000 años | foto P. Heggarty et al., Science (2023)

Para resolver estos problemas, investigadores del Departamento de Evolución Lingüística y Cultural del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva reunieron a un equipo internacional de más de 80 especialistas en lenguas para construir un nuevo conjunto de datos de vocabulario básico de 161 lenguas indoeuropeas, incluidas 52 lenguas antiguas o históricas. Este muestreo más exhaustivo y equilibrado, combinado con rigurosos protocolos de codificación de datos léxicos, rectificó los problemas de los conjuntos de datos utilizados por estudios anteriores.

Se calcula que el indoeuropeo tiene unos 8.100 años de antigüedad.

El equipo utilizó un análisis filogenético bayesiano de ascendencia reciente para comprobar si las lenguas escritas antiguas, como el latín clásico y el sánscrito védico, eran los antepasados directos de las lenguas románicas e índicas modernas, respectivamente.

Russell Gray, Jefe del Departamento de Evolución Lingüística y Cultural y autor principal del estudio, destacó el cuidado que habían puesto en garantizar la solidez de sus inferencias. Nuestra cronología es sólida en una amplia gama de modelos filogenéticos alternativos y análisis de sensibilidad, afirmó. Estos análisis estiman que la familia indoeuropea tiene unos 8.100 años de antigüedad, con cinco ramas principales ya separadas hace unos 7.000 años.

Estos resultados no concuerdan del todo ni con la hipótesis de la estepa ni con la de la agricultura. El primer autor del estudio, Paul Heggarty, observó que datos recientes de ADN antiguo sugieren que la rama anatolia del indoeuropeo no surgió de la estepa, sino más al sur, en o cerca del arco septentrional del Creciente Fértil, como la fuente más temprana de la familia indoeuropea. La topología de nuestro árbol genealógico lingüístico y las fechas de división de nuestros linajes apuntan a otras ramas tempranas que también podrían haberse propagado directamente desde allí, no a través de la Estepa.

Un DensiTree que muestra la distribución de probabilidad de las topologías arbóreas de la familia de lenguas indoeuropeas | foto P. Heggarty et al., Science (2023)

Nuevas ideas de la genética y la lingüística

Los autores del estudio propusieron por tanto una nueva hipótesis híbrida para el origen de las lenguas indoeuropeas, con una patria última al sur del Cáucaso y una rama posterior hacia el norte, en la Estepa, como patria secundaria para algunas ramas del indoeuropeo que entraron en Europa con las expansiones posteriores asociadas a Yamnaya y la Cultura de la Cerámica Cordada.

Así pues, el ADN antiguo y la filogenética lingüística se combinan para sugerir que la resolución del enigma indoeuropeo de 200 años de antigüedad reside en un híbrido de las hipótesis agrícola y esteparia, señaló Gray.

Wolfgang Haak, jefe de grupo del Departamento de Arqueogenética del Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva, resume las implicaciones del nuevo estudio afirmando: Aparte de una estimación temporal más precisa del árbol lingüístico general, la topología del árbol y el orden de ramificación son fundamentales para la alineación con acontecimientos arqueológicos clave y patrones de ascendencia cambiantes observados en los datos del genoma humano antiguo. Se trata de un enorme paso adelante desde los escenarios anteriores, mutuamente excluyentes, hacia un modelo más plausible que integra hallazgos arqueológicos, antropológicos y genéticos.


Fuentes

Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva | Paul Heggarty et al.,Language trees with sampled ancestors support a hybrid model for the origin of Indo-European languages. Science381, eabg0818(2023). DOI:10.1126/science.abg0818


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.