La remota isla de Wake, en el océano Pacífico occidental, fue antaño el hogar de una especie única de ave no voladora conocida como rascón de Wake. Esta modesta ave parda evolucionó aislada en el pequeño atolón, adaptándose a un entorno sin depredadores.

Era la única ave terrestre autóctona del atolón. Sin embargo, se extinguió en apenas tres años debido a la destrucción de su hábitat, y a las especies invasoras, provocadas por la actividad humana.

La isla de Wake es un atolón coralino aislado situado entre Hawai y Filipinas. Los europeos la encontraron por primera vez en 1568, pero apenas hubo actividad en los siglos siguientes. En 1899, una expedición naval estadounidense visitó la isla y recogió algunos especímenes de rascones.

Vista aérea de la isla de Wake | foto jafer24 en Wikimedia Commons

Estas aves fueron llevadas a Honolulu, y en 1923 fueron designadas como una nueva especie, Hypotaenidia wakensis (en ocasiones también denominado Gallirallus wakensis).

Sin embargo, la isla de Wake no fue colonizada por el hombre en las décadas siguientes. Su lejanía y falta de recursos la convertían en un objetivo improbable para la colonización. El rascón de la isla de Wake siguió prosperando y evolucionando en su ecosistema insular libre de depredadores y perturbaciones humanas.

Era un ave de tamaño mediano, no voladora, que de adulto medía unos 22 centímetros y pesaba alrededor de 100 gramos. Tenía un aspecto típico de rascón, con las partes superiores parduscas, las inferiores grisáceas, una cola corta y un pico delgado y ligeramente curvado.

Un ejemplo de la naturaleza familiar del rascón de la isla de Wake en los 5 años anteriores a la Segunda Guerra Mundial: Stewart Saunders y Harry Frantz, reporteros presentes en Wake para la inauguración del China Clipper de Pan Am en 1936 con dos rascones casi bajo los pies | foto Hawaii State Archives

Las alas del rascón habían evolucionado hasta convertirse con el tiempo en apéndices diminutos e inútiles, adaptados a la vida terrestre. Sus patas eran largas y fuertes para facilitar la carrera y la marcha.

Como la mayoría de los rascones, el de la isla de Wake era una especie sigilosa que vivía oculta en la densa vegetación de su hogar rocoso. Probablemente se alimentaba de moluscos, insectos, gusanos y semillas. Su hábitat no ofrecía fuentes de agua dulce, por lo que se supone que era capaz de subsistir sin beber.

Debido a la falta de depredadores, los rascones no volaban, pero podían correr rápidamente por los arbustos bajos y los matorrales. Desempeñaban un importante papel en la dispersión de semillas y en la salud del ecosistema del atolón.

Fotografías de rascones de la isla de Wake en vida. A: nido con cuatro huevos y una cría recién nacida; B: cría recién nacida; C y D: cría de un tercio de su tamaño | foto Torrey Lyons, hacia 1939, Archivos MVZ.

El rascón de la isla de Wake no vivía en ningún otro lugar del mundo. Este estatus endémico lo hacía vulnerable, ya que toda la especie existía en una pequeña zona geográfica. Es probable que la población mundial total fuera de cientos o miles de individuos antes de las perturbaciones humanas.

La supervivencia del rascón cambió para siempre con el estallido de la Segunda Guerra Mundial. Las extensas construcciones militares destruyeron gran parte de la vegetación autóctona de la que dependían las aves. Y lo que es más desastroso, las ratas de los barcos empezaron a alimentarse de sus huevos y a competir por su comida. En pocos años, la población cayó en picado.

Los últimos supervivientes no pudieron mantener una población viable. El último individuo conocido fue avistado en julio de 1945, pocas décadas después de que los científicos le dieran su nombre por primera vez. Después desapareció por completo.

Rendición de las tropas japonesas en la Isla Wake en 1945 | foto dominio público en Wikimedia Commons

Su incapacidad para volar y el aislamiento geográfico de la isla, combinados con su curiosidad y su falta de miedo a los humanos, lo convirtieron en una víctima fácil de la caza excesiva.

Su extinción fue el resultado directo de la presencia de miles de tropas japonesas hambrientas, varadas en la isla, que había sido tomada por los japoneses el día 24 de diciembre de 1941.

Las fuerzas estadounidenses bloquearon y bombardearon la isla desde 1942 hasta la rendición de Japón en 1945, lo que resultó en la inevitable destrucción del hábitat del rascón.


Fuentes

Wake Island Rail (IUCN Red List) | David Day, The Doomsday Book of Animals | Storrs L. Olson, Mark J. Rauzon, «The Extinct Wake Island Rail Gallirallus wakensis: A Comprehensive Species Account Based on Museum Specimens and Archival Records,» The Wilson Journal of Ornithology, 123(4), 663-689, (1 December 2011). DOI:10.1676/11-029.1 | Clifford Frith, The Woodhen: A Flightless Island Bird Defying Extinction | Julian P. Hume, Extinct Birds | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Viajar en Ferry a Ibiza

Ibiza es una de las joyas del archipiélago balear, parte de España en el mar Mediterráneo. Conocida por sus playas de aguas cristalinas, calas escondidas, impresionantes acantilados y paisajes rurales…

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.