El autoconsumo solar ha experimentado un notable crecimiento en los últimos tiempos, convirtiéndose en una realidad innegable y desatando una ola de interés en diversos sectores. Este fenómeno no debería tomarnos por sorpresa, sino que, por el contrario deberíamos tener presentes algunos de los factores que han contribuido a su auge.

Entre ellos destacan los avances significativos en la legislación relacionada, que han creado un marco más propicio para la implantación de sistemas de autoconsumo. Asimismo, la inversión en investigación y desarrollo de tecnología fotovoltaica ha dado lugar a mejoras continuas en eficiencia y costo, haciendo que las instalaciones solares sean cada vez más atractivas desde un punto de vista económico y sostenible.

Por otra parte, los beneficios fiscales asociados a la instalación de paneles solares han incentivado su adopción, generando un aumento en la demanda. Estos incentivos, sumados a la concienciación creciente sobre la importancia de las energías renovables, han impulsado la expansión de este mercado en diversos sectores, tanto en el ámbito residencial como en el empresarial.

Ante este panorama, se hace necesario un análisis cuidadoso de las implicaciones y oportunidades que conlleva el autoconsumo solar haciendo uso de plataformas online especializadas como Eligenio. Conscientes de ello, es importante explorar en profundidad los aspectos clave a considerar al contratar un sistema de autoconsumo solar, con el fin de tomar decisiones fundamentadas y obtener los mejores resultados en términos de eficiencia energética y rentabilidad.

¿Qué debemos tener en cuenta? A continuación, compartimos tres claves fundamentales. ¡Toma nota!

Más allá del presupuesto

Aunque resulte desafiante, es crucial considerar las prestaciones y características de los productos, en lugar de enfocarse únicamente en su precio. Cuando se trata de sistemas fotovoltaicos, existen diversos criterios que debemos tener en cuenta para seleccionar las placas solares y las baterías de litio que mejor se adapten a nuestras necesidades.

Recordemos que las instalaciones solares representan una inversión significativa y duradera (con una vida útil de, al menos, 25 años). Al dedicar tiempo y atención a la elección de los componentes adecuados, estaremos asegurando un rendimiento óptimo y una mayor eficiencia en el largo plazo. En este sentido, no es recomendable que el precio sea el único factor determinante; en su lugar, es preciso llevar a cabo una toma de decisiones basada en información relevante, esto es, considerando todos los aspectos relevantes y los factores directos o indirectos que pueden influir en su rendimiento y eficiencia.

Elige un equipo versátil pensando en tus necesidades actuales y futuras

Cuando se trata de seleccionar los componentes para una instalación fotovoltaica, resulta crucial tener presente no solo cuáles son nuestras necesidades energéticas específicas, sino también aquellas que podrían surgir, de acuerdo a nuestros planes de vida, en un futuro. En este sentido, es importante optar por la versatilidad de un equipo para garantizar que pueda adaptarse a nuestros requerimientos y nuestras circunstancias de vida cambiantes.

La incorporación de baterías de litio a los sistemas de autoconsumo se ha convertido en una alternativa bastante popular. Sin embargo, en el supuesto de que nuestro presupuesto no permita cubrirlo, no tenemos por qué desechar la posibilidad o, al menos no de forma definitiva. De hecho, podemos acceder a dicha fórmula como vía para maximizar el alcance del autoconsumo. Recurrir a un sistema de almacenamiento genera una interesante flexibilidad para aprovechar al máximo la energía generada por nuestros paneles solares.

En definitiva, al escoger los componentes de nuestra instalación fotovoltaica, es recomendable tener en cuenta tanto nuestras necesidades presentes como las futuras. La versatilidad del equipo nos brindará la capacidad de adaptarnos a nuevas demandas y aprovechar al máximo nuestra inversión.

Explora los beneficios fiscales y subvenciones disponibles para maximizar tus rentabilidad

Al contratar nuestra instalación de autoconsumo, es importante considerar los posibles beneficios fiscales y subvenciones a los que podemos acceder. Explorar estas opciones nos permitirá maximizar las ventajas económicas de nuestro proyecto fotovoltaico.

En primer lugar, verificar si podemos optar a deducciones en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF). Como habrás podido comprobar, existen ciertos incentivos fiscales para promover el uso de energías renovables, por lo que tramitar la solicitud podría resultar en una reducción de nuestra carga impositiva.

Asimismo, es relevante investigar si nuestro municipio otorga bonificaciones en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) por la instalación de placas solares. Estas bonificaciones pueden representar un ahorro significativo en los costos asociados a tu vivienda.

Por otra parte, dado el actual impulso hacia la transición energética, es fundamental revisar si existen subvenciones activas para el autoconsumo fotovoltaico y el almacenamiento. Nuestro gobierno y diversas entidades ofrecen programas de financiamiento y ayudas económicas para fomentar la adopción de energías limpias.

Resulta fundamental destinar un tiempo mínimo a revisar y conocer las políticas y programas vigentes en nuestra región, pues podríamos beneficiarte de incentivos económicos que faciliten la instalación y el mantenimiento de nuestro sistema fotovoltaico. No obstante, lo más recomendable siempre es solicitar asesoramiento a una empresa especializada que, con toda probabilidad, también nos proporcionará apoyo a la hora de gestionar y tramitar nuestras solicitudes.


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.