Investigadores de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) han identificado en el yacimiento neolítico de La Draga, en Banyoles, Girona, la evidencia más antigua conocida hasta ahora de gestión de bosques.

El hallazgo consiste en varias marcas realizadas intencionalmente en troncos de árboles de laurel, entre 5 y 10 años antes de la construcción de este poblado datado entre el 7200 y el 6700 a.C. Esto confirma la presencia de grupos humanos en la zona con anterioridad, que ya seleccionaban, marcaban y controlaban los bosques.

Las marcas fueron hechas con golpes de azuela sobre los troncos. Luego, en esas cicatrices siguió creciendo la madera. Años después, los árboles fueron talados y utilizados como pilares en la fase inicial de construcción del poblado.

Localización de La Draga y sectores excavados | foto International Journal of Wood Culture 3, 1-3 (2023) ; 10.1163/27723194-bja10023

Marcas como las halladas en La Draga se habían identificado antes en el yacimiento suizo de Hauterive-Champréveyres, pero estas tienen una antigüedad, como mínimo, un millar de años posterior.

Según los investigadores, este hallazgo es muy relevante dada la dificultad de encontrar evidencias directas de gestión de bosques en yacimientos prehistóricos, donde la madera suele estar muy degradada. En La Draga se conservan bien gracias a que han estado bajo el nivel freático del lago de Banyoles.

La madera de laurel no se explotaba mucho en la Europa neolítica. En La Draga se ha documentado en hogares, herramientas y pocos elementos constructivos, de forma marginal comparado al masivo uso de roble. Sólo un 1,4% de los 1.200 pilares recuperados son de laurel, frente al 96,6% de roble. Pero las marcas de gestión sólo aparecen en pilares de laurel, lo que hace pensar en posibles motivos prácticos, territoriales o simbólicos de este marcaje selectivo.

Estudios previos ya evidenciaban el profundo conocimiento de los pobladores de La Draga sobre los recursos naturales de su entorno. Gestionaban plantas y animales, y hacían un uso intensivo del roble para construir pilares, seleccionando cuidadosamente sus formas y tamaños. Este nuevo descubrimiento reafirma la relevancia económica y social que tenía para estos grupos neolíticos la gestión del bosque.

Imagen general y en detalle de las marcas antrópicas identificadas en los pilares de laurel en La Draga. A la derecha, Oriol López-Bultó en La Draga, con un pilar de roble recuperado en el yacimiento | foto International Journal of Wood Culture 3, 1-3 (2023) ; 10.1163/27723194-bja10023

La investigación, publicada en International Journal of Wood Culture, ha combinado observación directa, traceología, arqueología experimental, escaneos 3D, análisis taxonómicos y dataciones.

El yacimiento de La Draga, descubierto en 1990, es uno de los poblados neolíticos más antiguos del nordeste peninsular y de los primeros asentamientos lacustres de Europa. Su excepcional conservación de materiales orgánicos como madera lo convierten en un referente para estudiar esta época.

Las excavaciones se enmarcan en un proyecto cuatrienal coordinado por el Museo Arqueológico de Banyoles, con participación de la UAB, CSIC, Museo de Arqueología de Cataluña y su Centro de Arqueología Subacuática. La colaboración interdisciplinar de estas instituciones está permitiendo ampliar el conocimiento de este sitio clave gracias a descubrimientos como estas marcas, que evidencian una temprana gestión de bosques en la Prehistoria europea.


Fuentes

Universidad Autónoma de Barcelona | López-Bultó, O., Gassmann, P., Bertin, I., & Piqué, R. (2023). «Sorting the Trees: The Role of Laurus nobilis in the Woodland Management Practices at La Draga (Banyoles, Spain)», International Journal of Wood Culture, 3(1-3), 329-348. doi:doi.org/10.1163/27723194-bja10023


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.