Nuevos hallazgos arqueológicos, como pequeñas partes de esculturas y fragmentos de embarcaciones de época bizantina, fueron revelados por las investigaciones de este año en la zona marítima del naufragio de Anticitera, en el marco del proyecto «Regreso a Anticitera», al tiempo que salieron a la luz nuevos datos sobre el estado de conservación del casco de la nave.

El tercer periodo del programa quinquenal de investigación «Regreso a Anticitera» (2021-2025) se llevó a cabo del 19 de mayo al 18 de junio de 2023. En la investigación participó un amplio equipo formado por arqueólogos submarinistas, técnicos de fondos marinos y buceadores, así como científicos de otras disciplinas, como geólogos, químicos y físicos.

El objetivo principal de la prospección de este año era realizar un estudio estratigráfico del pecio propiamente dicho con su carga, así como explorar nuevas zonas del pecio. Cabe señalar que, mientras que las campañas de excavación anteriores se habían dirigido a identificar y recuperar objetos para su conservación, protección y futura exhibición, esta prospección dirigió su atención a resolver problemas que habían surgido en el pasado.

Huesos humanos encontrados en el pecio | foto Orestes Manousos

La zona del hundimiento del buque es bastante extensa y la morfología descendente del fondo marino aún no ha permitido una representación estratigráfica del estado del pecio. Este año, los datos estratigráficos que salieron a la luz ocultaban nueva información sobre el estado de conservación del casco del buque y enriquecieron nuestra información en relación con su rumbo y las condiciones de su hundimiento.

La investigación prosiguió en la parte oriental del pecio, donde los trabajos de excavación se hicieron extremadamente difíciles cuando en el año 2022 se desplazaron con gran cuidado enormes rocas hasta una profundidad de 43-46 metros y se extrajeron objetos de mármol, como la base de una estatua y la cabeza de un Hércules, que parece estar relacionada con la estatua de mármol sin cabeza de Hércules del tipo Farnesio del Museo Arqueológico Nacional, que había sido recuperada en 1901 por los excavadores de esponjas de Symi.

Siguiendo los datos estratigráficos, este año se completó una sección de dimensiones (2 x 2 m), de la que surgió lo siguiente: Inicialmente se descubrieron huesos humanos, posiblemente pertenecientes a más de un náufrago, junto con numerosos objetos característicos del pecio, como partes de vasijas de barro y vidrio y muchos clavos recubiertos de madera.

Fragmento de barba de una estatua | foto Orestes Manousos

Al mismo tiempo, se han desenterrado algunas pequeñas partes de esculturas. Una de ellas puede ser de una barba, mientras que la segunda se desconoce por el momento. Un hecho digno de mención es el descubrimiento de algunos fragmentos de vasijas bizantinas tempranas, cuya existencia ha desconcertado a los científicos, lo que refuerza la creencia de que esta zona marítima fue paso de barcos a lo largo de los siglos.

Un elemento clave que sella la investigación de este año es la revelación dentro de la sección de una gruesa capa de concreción, dentro de la cual quedan encerrados todos los hallazgos antes de acabar en el casco de madera del barco.

A lo largo de la investigación se realizó cartografía digital y en 3D. Todos los hallazgos arqueológicos se han incluido en formato digital en una base de datos que contiene datos del Sistema de Información Geográfica (SIG), en la que se han registrado todos los hallazgos, empezando por los de 1900-1901. Además, se instaló en la isla un laboratorio de análisis de campo con instrumentos adecuados para las observaciones micromorfológicas de campo con el fin de facilitar el curso de la investigación.

Foto GoPro Cam

Fuentes

Ministerio de Cultura de Grecia | Swiss School of Archaeology in Greece | Return to Antikythera


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.