Un grupo de científicos de la Universidad de Manchester y de la Universidad de Hong Kong ha hallado el origen de la misteriosa alineación de estrellas cerca del Centro Galáctico.

Esta alineación de nebulosas planetarias fue descubierta hace diez años por Bryan Rees, un estudiante de doctorado de Manchester, pero hasta ahora carecía de explicación.

Nuevos datos obtenidos con el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral en Chile y el telescopio espacial Hubble, publicados en Astrophysical Journal Letters, han confirmado la alineación, pero también han hallado un grupo concreto de estrellas responsables, a saber, las estrellas binarias cercanas.

Las nebulosas planetarias son nubes de gas expulsadas por las estrellas al final de sus vidas -el Sol también formará una dentro de unos cinco mil millones de años-. Las nubes expulsadas son «fantasmas» de sus estrellas moribundas y forman bellas estructuras como un reloj de arena o en forma de mariposa.

El equipo estudió un grupo de las llamadas nebulosas planetarias que se encuentran en el Bulbo Galáctico, cerca del centro de nuestra Vía Láctea. Cada una de estas nebulosas no está relacionada entre sí y procede de estrellas diferentes, que nacieron en épocas distintas y pasan su vida en lugares completamente distintos.

Sin embargo, el estudio descubrió que muchas de sus formas se alinean en el cielo de la misma manera y están alineadas casi paralelamente al plano galáctico (nuestra Vía Láctea). Se trata de la misma dirección que descubrió Bryan Rees hace una década.

Un collage ya icónico que muestra 22 PNe individuales bien conocidas, artísticamente dispuestas en un patrón espiral por orden de tamaño físico aproximado | foto ESA/Hubble y NASA, ESO, NOAO/AURA/NSF a partir de una idea del autor correspondiente e Ivan Bojičić y renderizado por Ivan Bojičić con aportaciones de David Frew y el autor

La nueva investigación, dirigida por Shuyu Tan, estudiante de la Universidad de Hong Kong, descubrió que la alineación sólo se da en nebulosas planetarias que tienen una compañera estelar cercana. La estrella compañera orbita alrededor de la estrella principal, situada en el centro de las nebulosas planetarias, en una órbita más cercana a la de Mercurio con respecto a nuestro Sol.

Las nebulosas planetarias que no muestran compañeras cercanas no muestran la alineación, lo que sugiere que ésta está potencialmente vinculada a la separación inicial de los componentes binarios en el momento del nacimiento de la estrella.

Albert Zijlstra, coautor del estudio y catedrático de Astrofísica de la Universidad de Manchester, afirmó: Este hallazgo nos acerca a la comprensión de la causa de esta misteriosa alineación. Las nebulosas planetarias nos ofrecen una ventana al corazón de nuestra galaxia y este hallazgo profundiza nuestra comprensión de la dinámica y la evolución de la región del bulbo de la Vía Láctea.

La formación de estrellas en el bulbo de nuestra galaxia es un proceso complejo en el que intervienen diversos factores como la gravedad, la turbulencia y los campos magnéticos. Hasta ahora, carecíamos de pruebas sobre cuál de estos mecanismos podría estar provocando este proceso y generando esta alineación.

La importancia de esta investigación radica en que ahora sabemos que la alineación se observa en este subconjunto muy específico de nebulosas planetarias.

Los investigadores estudiaron 136 nebulosas planetarias confirmadas en el bulbo de la galaxia -la sección más gruesa de nuestra Vía Láctea compuesta de estrellas, gas y polvo- utilizando el Very Large Telescope del Observatorio Europeo Austral, que tiene un espejo principal de ocho metros de diámetro.

También reexaminaron y volvieron a medir 40 de ellas del estudio original utilizando imágenes del telescopio espacial de alta resolución Hubble.

El profesor Quentin Parker, autor correspondiente de la Universidad de Hong Kong, sugiere que las nebulosas pueden estar formadas por el rápido movimiento orbital de la estrella compañera, que incluso puede acabar orbitando dentro de la estrella principal.

La alineación de las nebulosas puede significar que el sistema binario cercano se forma preferentemente con sus órbitas en el mismo plano.

Aunque se necesitan más estudios para comprender plenamente los mecanismos que subyacen a la alineación, los hallazgos aportan pruebas importantes de la presencia de un proceso constante y controlado que ha influido en la formación estelar a lo largo de miles de millones de años y enormes distancias.


Fuentes

University of Manchester | Shuyu Tan, Quentin A. Parker, et al., When the Stars Align: A 5σ Concordance of Planetary Nebulae Major Axes in the Center of Our Galaxy. The Astrophysical Journal Letters, Vol.951, No.2. DOI 10.3847/2041-8213/acdbcd


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.