Los animales salvajes entablaron diversas relaciones con los humanos mucho antes de que se establecieran los primeros asentamientos en el Neolítico, hace unos 10.000 años.

Un estudio internacional realizado por investigadores de las Universidades de Tubinga, Helsinki y Aarhus presenta nuevas pruebas de que los cuervos se servían de las sobras de la gente y recogían los cadáveres de mamuts que dejaban los cazadores humanos durante la cultura pavloviana, hace más de 30.000 años, en lo que hoy es Moravia, en la República Checa.

El gran número de huesos de cuervo hallados en los yacimientos sugiere que las aves constituían a su vez una fuente suplementaria de alimento y podían haber llegado a ser importantes en la cultura y la visión del mundo de estos pueblos.

Los autores principales del estudio son el Dr. Chris Baumann, que actualmente investiga en las Universidades de Tubinga y Helsinki, y el Dr. Shumon T. Hussain, de la Universidad de Aarhus, experto en la historia profunda de la interacción entre humanos y animales, junto con el profesor Hervé Bocherens, de la Universidad de Tubinga y el Centro Senckenberg de Evolución Humana y Paleoambiente.

Relaciones entre humanos, cuervos y otros animales hace 30.000 años | Ilustración Chris Baumann

El estudio se ha publicado en la revista Nature Ecology and Evolution. En un estudio anterior, publicado en Archaeological and Anthropological Sciences, Chris Baumann describió un marco general para el estudio que demostraba que la coexistencia entre animales y humanos se remonta a las profundidades del Pleistoceno. En él, sostenía que tales relaciones probablemente dieron forma a los ecosistemas primitivos.

Los cuervos tienen un espectro alimentario muy amplio, son curiosos y flexibles en su comportamiento. Sus huesos se descubrieron en grandes cantidades en los yacimientos arqueológicos de Předmostí, Pavlov I y Dolní Věstonice I, en el sur de Moravia. El número de restos de cuervos en estos yacimientos es notable y muy inusual para la época, afirma Shumon T. Hussain.

Los investigadores sospechaban que los cuervos vivían cerca de los humanos, tal vez atraídos por sus actividades de asentamiento. El equipo de investigación examinó los huesos de doce cuervos comunes de los yacimientos y determinó la dieta de las aves analizando las composiciones de isótopos estables de nitrógeno, carbono y azufre de los huesos. Estos cuervos se alimentaban principalmente de carne de grandes herbívoros, a menudo mamuts, al igual que los humanos de la época, explica Chris Baumann. Sacamos la conclusión de que se sentían atraídos por los cadáveres de mamut disponibles cerca de los campamentos humanos.

Según el equipo, el comportamiento de los animales se orientaba hacia lo que hacían los humanos en su entorno. Dicen que los humanos, a su vez, se aprovechaban de ello, capturando cuervos, posiblemente por sus plumas y su carne. Estas pruebas son importantes para comprender los primeros ecosistemas de cazadores-recolectores. Los investigadores proponen que el comportamiento de los cuervos era sinantrópico, es decir, que las aves se beneficiaban de un ecosistema compartido con los cazadores-recolectores humanos.

Se suele suponer que los primeros recolectores humanos vivían en y con un entorno natural prácticamente virgen. Sin embargo, esto es ciertamente demasiado simple. Ahora sabemos que el comportamiento humano impactó y cambió los ecosistemas hace al menos 30.000 años y que esto tuvo efectos importantes para otros organismos, afirma Chris Baumann.

Los restos de comida dejados por los humanos proporcionaron una base alimenticia estable a los pequeños carroñeros y permitieron la aparición de nuevos nichos de alimentación adaptados a los humanos. Estos nichos se explotaron progresivamente con el tiempo y probablemente se convirtieron en clave para algunas especies, afirma. Al mismo tiempo, los animales respectivos adquirieron mayor importancia para las culturas humanas. Un posible efecto secundario de esta evolución fue la mayor probabilidad de zoonosis, enfermedades infecciosas que pueden transmitirse entre humanos y animales.


Fuentes

Universität Tübingen | Chris Baumann, Shumon T. Hussain, Martina Roblíčková, Felix Riede, Marcello A. Mannino, Hervé Bocherens: Evidence for hunter-gatherer impacts on raven diet and ecology in the Gravettian of Southern Moravia. Nature Ecology and Evolution, doi.org/10.1038/s41559-023-02107-8


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.