Los antepasados lejanos de los caballos modernos tenían dedos con pezuñas en lugar de un casco único, que desaparecieron con el tiempo, según los investigadores.

Estos animales, como el Hyracotherium del Eoceno, tenían los pies como los de un tapir moderno: cuatro dedos delante y tres detrás, cada uno con una pezuña individual y una almohadilla subyacente.

En cambio, los équidos modernos, como los caballos, los asnos y las cebras, sólo tienen un dedo, el tercero original sobrante de cada pie, encerrado en una pezuña queratinosa de paredes gruesas, con una ranilla triangular subyacente en la suela que actúa como amortiguador.

Pezuñas de tapir | foto Mousse en Wikimedia Commons

Un equipo internacional de científicos del Reino Unido, Estados Unidos y los Países Bajos ha analizado huellas de cascos y huesos del pie de caballos modernos y registros fósiles para descubrir qué ocurrió con los dedos perdidos.

La autora, la profesora Christine Janis, de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Bristol, explicó: Las partes superiores -los restos de los huesos adicionales de la mano y el pie- permanecen como ‘huesos en tablilla’ fusionados con el central restante, pero ¿dónde están los dedos de las manos y los pies?.

En los últimos caballos fósiles sólo había tres dedos delante y detrás. Los dedos adicionales, conocidos como dedos laterales, en estos caballos eran más pequeños y más cortos que en un tapir, y probablemente no tocaban el suelo en circunstancias normales, pero pueden haber proporcionado apoyo en situaciones excepcionales, tales como deslizamiento o impacto contundente.

La ranilla en el casco de un caballo, marcada por las líneas amarillas | foto Bleizucker en Wikimedia Commons

En los hallazgos, publicados en Royal Society Open Science, confirman la noción más antigua de que estos dedos de los pies realmente se han perdido por completo en la evolución, no de alguna manera retenidos dentro de la pezuña, como se propuso en otro trabajo reciente publicado en la misma revista en 2018.

El autor principal, el profesor Alan Vincelette, del Seminario de San Juan, Camarillo, California, señaló: Aunque parece que los restos de las partes proximales (porciones superiores) de los dígitos laterales se han conservado en los caballos modernos, como afirmaba el artículo anterior de 2018, las partes distales (porciones inferiores, o dedos de los pies) simplemente se han perdido.

El documento de 2018 propuso que en los caballos modernos estos dedos laterales se conservan dentro de la pezuña del dedo central, contribuyendo en parte a la ranilla – aunque no hay huesos reales dentro de la ranilla.

Esto se basó parcialmente en una interpretación de las huellas de los cascos de un caballo extinto de tres dedos, Hipparion (no en la línea directa con los caballos modernos) de Laetoli en Tanzania hace 3,7 millones de años, el mismo sitio que produjo las famosas huellas de los pies del homínido Australopithecus. Al parecer, estas huellas carecían de ranilla, lo que refuerza la idea de que los dedos laterales de caballos como Hipparion contribuyen a la ranilla de los caballos modernos.

Vista plantar (debajo) de los pies de un tapir de cuatro dedos (izquierda) y de un caballo de un dedo (derecha), de Nuria Melisa Morales-García; en el centro, reconstrucción del extinto caballo de tres dedos Hipparion, de Karolina Suchan-Okulska.

Aunque no todas las huellas de cascos de caballos modernos con ranilla registran su presencia, en muchas huellas de cascos que se sabe que fueron hechas por caballos de tres dedos puede verse una ranilla indudable. Estas observaciones ponen en duda la idea de que la ranilla de los cascos de los caballos modernos se formara a partir de los dedos laterales de los équidos tridáctilos.

La autora, la profesora Christine Janis, de la Facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Bristol, declaró: Aunque la idea de que los caballos modernos han conservado todos sus dedos originales como restos dentro de la pezuña es novedosa y, por tanto, bastante atractiva, se puede demostrar que es incorrecta.

Alan Vincelette añadió: La ranilla del casco del caballo evolucionó independientemente de los dedos laterales como una estructura única que proporciona amortiguación y tracción durante la locomoción.

El equipo también demuestra que los pies de los caballos de un solo dedo tienen una forma diferente del dedo principal del pie de los caballos de tres dedos, siendo redondos en lugar de ovalados, una diferencia que puede estar relacionada con diferencias en la distribución del peso y/o el hábitat ecológico.


Fuentes

University of Bristol | Alan Vincelette et al., ‘Hipparion tracks and horses’ toes: the evolution of the equid single hoof’, Royal Society Open Science (2023). DOI: 10.1098/rsos.230358


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.