Un fósil de ictiosaurio hallado en Svalbard revela por fin sus secretos 15 años después de su descubrimiento. Los científicos han radiografiado los restos aplanados para revelar a qué especie de antiguo reptil marino pertenece este fósil hasta ahora desconocido.

Hace unos 240 millones de años, las islas de Svalbard, en el Círculo Polar Ártico, yacían bajo un océano cálido y tropical. En las rocas del archipiélago se conservan los restos de especies marinas que habitaron estos mares durante el periodo Triásico.

Uno de estos fósiles se descubrió en 2008, pero millones de años de compresión habían desordenado y aplanado los restos. A partir de algunos rasgos que pudieron identificarse, los paleontólogos determinaron que se trataba de un tipo de ictiosaurio, un grupo de reptiles marinos ya extinguido que dominó los océanos en la época de los dinosaurios.

Pero los restos estaban tan deformados que a los investigadores les resultó prácticamente imposible determinar la especie exacta a la que perteneció. En un nuevo estudio publicado en la revista Plos One, los científicos utilizaron técnicas de rayos X para revelar que los restos pertenecían a una especie de ictiosaurio pequeño llamado Phalarodon atavus.

El Dr. Aubrey Roberts, científico asociado del Museo de Historia Natural de Londres y coautor del estudio, afirma: Nos quedamos completamente atónitos. Hace años que tenemos esta máquina de TAC y los fósiles, pero no los habíamos puesto en el escáner porque son planos y pensamos que probablemente no nos mostraría gran cosa. Pero los resultados son asombrosos y han revelado mucho sobre este espécimen.

Los paleontólogos tuvieron que recurrir a los rayos X para determinar la especie de un fósil de ictiosaurio aplanado descubierto en Svalbard | foto Engelschiøn et al. / Plos One

El espécimen se encontró en Edgeøya, o isla Edge, en una capa geológica de Svalbard donde ya se habían hallado docenas de ejemplares de ictiosaurios. A pesar del mal estado de los restos, los investigadores pudieron identificar algunos rasgos, como el pequeño cráneo, los dientes y la columna vertebral.

Basándose en estos componentes, así como en su tamaño y el lugar donde fue descubierto, los investigadores creyeron que probablemente se trataba de una especie de ictiosaurio de cuerpo pequeño que forma parte de un grupo denominado mixosaúridos.

Aunque las técnicas de rayos X pueden ser eficaces para investigar restos fósiles bien conservados, los resultados dependen de cómo se conserven los fósiles. En el caso de los misteriosos fósiles de Svalbard, científicos de la Universidad de Oslo descubrieron accidentalmente que se podía obtener mucha información de estos restos a pesar de su mal estado.

En realidad, los investigadores estaban escaneando por TAC rocas recogidas en el mismo lugar para ver de cerca algunos fósiles de invertebrados incrustados en el material, pero se dieron cuenta de algo sorprendente con las motas de hueso conservadas en su interior.

Había algunos huesos de ictiosaurios en una de las secciones de roca que se estaban escaneando y, para nuestra sorpresa, aparecieron con un contraste asombroso, explica Aubrey. Nos quedamos alucinados porque los fósiles no suelen contrastar tan bien, así que sugerí escanear este ictiosaurio para ver qué pasaba. Así que pusimos el cráneo en el escáner y nos quedamos alucinados.

El espécimen estaba esparcido por varios bloques de roca altos, que resultaban difíciles de introducir en el escáner. Así que pidieron prestado a un colega del cercano Museo de Historia Cultural un aparato de rayos X de gran tamaño, que suelen utilizar para escanear artefactos de gran tamaño, como barcos vikingos.

foto Engelschiøn et al. / Plos One

Escaneamos algunos de nuestros especímenes en la máquina de rayos X y salieron estupendamente. Era como una obra de arte.

Cuando te hacen una radiografía en el hospital, la máquina hace pasar un tipo de radiación a través de tu cuerpo. Dependiendo de la densidad del objeto, las distintas partes del cuerpo absorben la energía a diferente velocidad. Un detector situado al otro lado capta los rayos X que han pasado y los convierte en una imagen.

Las partes densas del cuerpo, como los huesos, aparecen en blanco en la imagen, ya que los rayos X tienen dificultades para atravesarlas. En cambio, las partes más blandas, como los órganos internos, aparecen oscuras porque los rayos X las atraviesan más fácilmente.

Como los esqueletos fósiles ya no tienen la robusta estructura ósea de antaño y los minerales han sido sustituidos por roca, no suelen aparecer con un contraste claro en las radiografías. Pero en el caso del fósil de Svalbard, los huesos han sido completamente sustituidos por barita, un mineral que consiste en sulfato de bario.

Casualmente, el sulfato de bario se utiliza a menudo en medicina para ayudar a los médicos a examinar partes del cuerpo, como el esófago, el estómago y el intestino, que normalmente no aparecen en las radiografías o las tomografías computarizadas. Los pacientes consumen una solución que contiene sulfato de bario y los órganos aparecen en claro contraste.

Los paleontólogos están impulsando ahora este método como posible método para obtener más datos de especímenes aplanados.

A partir de este proyecto, queremos escanear con rayos X y tomografía computarizada otros fósiles de diferentes lugares que también tengan esta compresión para ver si podemos obtener resultados similares a los que encontramos en Svalbard, dice Aubrey. Será interesante ver si obtenemos resultados similares en otros lugares, o podría ser que distintos minerales provocaran un tipo de contraste diferente. Estamos entrando en terreno desconocido.

Utilizando este método, podemos obtener mucha información de estos especímenes, lo que es realmente importante para las muestras aplanadas de lugares como Lyme Regis. Quizás podamos revelar más de sus secretos usando estos rayos X.


Fuentes

X-rays identify a 240-million-year-old mystery fossil (Emma Eaton, The Natural History Museum) | Engelschiøn VS, Roberts AJ, With R, Hammer Ø (2023) Exceptional X-Ray contrast: Radiography imaging of a Middle Triassic mixosaurid from Svalbard. PLoS ONE 18(5): e0285939. doi.org/10.1371/journal.pone.0285939


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.