¿Qué relaciona un fósil hallado en una cueva del norte de Laos con herramientas de piedra fabricadas en el norte de Australia? La respuesta es nosotros. Cuando nuestros primeros antepasados Homo sapiens llegaron por primera vez al Sudeste Asiático en su camino de África a Australia, dejaron pruebas de su presencia en forma de fósiles humanos que se acumularon durante miles de años en las profundidades de una cueva.

Las últimas pruebas de la cueva Tam Pà Ling, en el norte de Laos, descubiertas por un equipo de investigadores laosianos, franceses, estadounidenses y australianos y publicadas en Nature Communications, demuestran sin lugar a dudas que los humanos modernos se extendieron desde África a través de Arabia hasta Asia mucho antes de lo que se pensaba.

También confirma que nuestros antepasados no se limitaron a seguir costas e islas. Viajaron por regiones boscosas, muy probablemente también por los valles fluviales. Algunos se desplazaron después por el sudeste asiático hasta convertirse en los Primeros Pueblos de Australia.

Tam Pà Ling desempeña un papel clave en la historia de la migración de los humanos modernos a través de Asia, pero su importancia y valor acaban de ser reconocidos, afirma el profesor adjunto de paleoantropología de la Universidad de Copenhague Fabrice Demeter, uno de los autores principales del artículo.

Foto Vito Hernandez (Flinders University)

Tres universidades australianas han contribuido al proyecto. La Universidad Macquarie y la Universidad Southern Cross dataron muestras utilizando múltiples técnicas. La Universidad de Flinders demostró que el sedimento de la cueva se había ido depositando en distintas capas a lo largo de decenas de miles de años.

Desde la primera excavación y el descubrimiento de un cráneo y una mandíbula en 2009, la cueva ha sido objeto de controversia. Las pruebas de nuestros primeros viajes desde África al Sudeste Asiático suelen estar dominadas por lugares insulares como Sumatra, Filipinas y Borneo.

Esto era antes de que Tam Pà Ling, una cueva situada a más de 300 kilómetros del mar en el norte de Laos, empezara a revelar sus secretos. El cráneo y la mandíbula se identificaron como pertenecientes a Homo sapiens que habían migrado por la región. Pero, ¿cuándo?

Como es habitual en cuestiones de dispersión humana, el debate se reduce a la cronología. Pero estas pruebas eran difíciles de datar.

Foto Kira Westaway (Macquarie University)

Los fósiles humanos no pueden datarse directamente, ya que el yacimiento es Patrimonio de la Humanidad y la legislación laosiana protege los fósiles. Hay muy pocos huesos de animales o decoraciones rupestres adecuadas para datar, y es demasiado antiguo para la datación por radiocarbono. Por ello, la datación por luminiscencia de los sedimentos constituye la columna vertebral de la cronología.

La datación por luminiscencia se basa en una señal sensible a la luz que se pone a cero cuando se expone a la luz, pero que se acumula con el tiempo cuando se protege de la luz durante el enterramiento. En un principio se utilizó para delimitar los sedimentos que cubrían los fósiles.

Sin la datación por luminiscencia, estas pruebas vitales seguirían sin tener una cronología y el yacimiento se pasaría por alto en la ruta aceptada de dispersión a través de la región, afirma la geocronóloga de la Universidad Macquarie, la profesora asociada Kira Westaway. Por suerte, la técnica es versátil y puede adaptarse a distintos retos.

Estas técnicas arrojaron una edad mínima de 46.000 años, una cronología acorde con el momento previsto para la llegada del Homo sapiens al sudeste asiático. Pero el descubrimiento no terminó aquí.

Foto Kira Westaway (Macquarie University)

De 2010 a 2023, las excavaciones anuales (retrasadas por tres años de cierre) revelaron cada vez más pruebas de que el Homo sapiens había pasado por allí de camino a Australia. Se encontraron siete trozos de esqueleto humano a intervalos a través de 4,5 metros de sedimento, lo que empuja la posible cronología mucho más atrás en el tiempo de las primeras migraciones de Homo sapiens a esta región.

En este estudio, el equipo superó estos problemas aplicando creativamente técnicas de datación estratégicas cuando fue posible, como la datación por series de uranio de una punta de estalactita que había quedado enterrada en el sedimento, y el uso de la datación por series de uranio junto con técnicas de datación por resonancia de espín electrónico para dos dientes de bóvido, raros pero completos, desenterrados a 6,5 metros.

La datación directa de los restos fósiles confirmó la secuencia de edades obtenida por luminiscencia, lo que nos permitió proponer una cronología completa y segura de la presencia del Homo sapiens en Tam Pà Ling, afirma Renaud Joannes-Boyau, geocronólogo asociado de la Southern Cross University.

El equipo apoyó las pruebas de datación con un análisis detallado de los sedimentos para evaluar el origen de los fósiles mediante micromorfología, una técnica que examina los sedimentos al microscopio para establecer la integridad de las capas. Este componente clave de la nueva cronología ayudó a establecer que hubo una acumulación constante de capas sedimentarias durante un largo periodo.

Foto Kira Westaway (Macquarie University)

Lejos de reflejar un rápido vertido de sedimentos, el yacimiento representa una pila de sedimentos consistente y depositada estacionalmente, explica el geoarqueólogo de la Universidad Flinders Mike Morley, que trabajó con los estudiantes de doctorado Vito Hernández y Meghan McAllister-Hayward.

La nueva cronología reveló que había habido presencia humana en esta zona desde hacía más de 56.000 años. Además, la edad del fósil más bajo a siete metros -un fragmento de hueso de pierna- proporciona una cronología de la llegada del ser humano moderno a esta región de entre 86.000 y 68.000 años atrás. Esto retrasa en unos 40.000 años la llegada al sudeste asiático continental. Aunque, según la genética, estas primeras migraciones no contribuyeron significativamente a nuestras poblaciones actuales.

Éste es realmente el artículo decisivo para las pruebas de Tam Pà Ling, afirma el profesor asociado Westaway. Por fin tenemos suficientes pruebas de datación para decir con seguridad cuándo llegaron los Homo sapiens por primera vez a esta zona, cuánto tiempo estuvieron allí y qué ruta pueden haber seguido.

La cueva de Tam Pà Ling está muy cerca de la recientemente descubierta Cueva de la Cobra, frecuentada por denisovanos aproximadamente 70.000 años antes. A pesar de la falta de pruebas de una llegada temprana al sudeste asiático continental, esta zona podría ser una ruta de dispersión utilizada anteriormente por nuestros antepasados, mucho antes del Homo sapiens.

Tenemos mucho que aprender de las cuevas y los bosques del Sudeste Asiático, añade el profesor asociado Westaway.


Fuentes

Macquarie University | Freidline, S.E., Westaway, K.E., Joannes-Boyau, R. et al. Early presence of Homo sapiens in Southeast Asia by 86–68 kyr at Tam Pà Ling, Northern Laos. Nat Commun 14, 3193 (2023). doi.org/10.1038/s41467-023-38715-y


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.