Parece una pizza lo que se ve en una pintura pompeyana de 2.000 años de antigüedad, pero desde luego no puede serlo, estrictamente hablando, ya que faltan algunos de los ingredientes más característicos, a saber, los tomates y la mozzarella.

Sin embargo, según un primer análisis iconográfico de un fresco de naturaleza muerta, surgido en los últimos días en el marco de las nuevas excavaciones en la ínsula 10 del Regio IX de Pompeya, lo representado en la pared de una antigua casa pompeyana podría ser un antepasado lejano del plato moderno, elevado a Patrimonio de la Humanidad en 2017 como «arte tradicional del pizzaiuolo napolitano».

Según explican los arqueólogos del Parque Arqueológico de Pompeya, se supone que junto a una copa de vino, apoyada en una bandeja de plata, hay un pan plano que sirve de soporte a varias frutas (identificables una granada y quizá un dátil), aderezadas con especias o quizá más bien con un tipo de pesto (moretum en latín), indicado por puntos amarillentos y ocres. En la misma bandeja hay también frutos secos y una guirnalda de madroños amarillos, junto a dátiles y granadas.

foto Parco archeologico di Pompei (clic en la foto para ampliar)

Este tipo de imaginería, conocida en la Antigüedad como xenia, se inspiraba en los «regalos hospitalarios» que se ofrecían a los invitados según una tradición griega que se remonta al periodo helenístico (siglos III-I a.C.). Se conocen unas trescientas representaciones de este tipo en las ciudades vesubianas, a menudo alusivas tanto a la esfera sagrada como a la de la hospitalidad, pero no existe una comparación precisa para el fresco recientemente descubierto, que llama también la atención por su notable calidad de ejecución.

A partir de un pasaje de la Eneida de Virgilio (Libro VII, v. 128 ss. ), se deduce la colocación de frutas y otros productos del campo sobre panes de sacrificio que sirven de «cantimploras»: en el momento en que los héroes troyanos comen, después de las frutas, también los panes utilizados como recipientes (cantimploras), se dan cuenta en el epos virgiliano de que se había cumplido la profecía de que encontrarían una nueva patria, cuando «conducidos a costas desconocidas, habiendo agotado todos los alimentos», el hambre les llevaría a «devorar incluso las cantimploras».

Pompeya nunca deja de sorprender, es un cofre que siempre revela nuevos tesoros. – dice el Ministro de Cultura, Gennaro Sangiuliano – Más allá de la cuestión del mérito sobre la que hablarán los estudiosos, hay que subrayar el valor global de este sitio, al que dedicamos nuestros cuidados, con el cierre del Proyecto Gran Pompeya pero también con la puesta en marcha de nuevas iniciativas. La protección y valorización del patrimonio, de conformidad con el artículo 9 de la Constitución, es una prioridad absoluta.

Foto Parco archeologico di Pompei (clic en la foto para ampliar)

Además de la identificación precisa de los alimentos representados, comenta el director del Parque Arqueológico de Pompeya, Gabriel Zuchtriegel, encontramos en este fresco algunos temas de la tradición helenística, elaborados posteriormente por autores de la época romano-imperial como Virgilio, Marcial y Filóstrato. Pienso en el contraste entre una comida frugal y sencilla, que recuerda un ámbito entre lo bucólico y lo sagrado, por un lado, y el lujo de las bandejas de plata y el refinamiento de las representaciones artísticas y literarias, por otro. Cómo no pensar, a este respecto, en la pizza, que también se originó como plato «pobre» en el sur de Italia, y que ahora ha conquistado el mundo y se sirve también en restaurantes con estrellas.

El fresco se encontró en el atrio de una casa de la Ínsula 10 de la Regio IX en excavación, a la que se anexionó una panadería, que ya había sido explorada parcialmente entre 1888 y 1891 y cuyas investigaciones se reanudaron el pasado mes de enero.

Las estructuras excavadas en el siglo XIX y parcialmente expuestas ya sugerían la presencia de un gran atrio con la clásica sucesión de salas en el lado oriental y, en el lado opuesto, la entrada al sector de producción de la panadería.

foto Parco archeologico di Pompei

El atrio se limpió de material procedente de las excavaciones del siglo XIX, lo que reveló el derrumbe de los tejados, dentro de la capa de piedra pómez blanca y una porción residual de las capas de flujo volcánico (cineritas) en el sector sur. En las últimas semanas se han encontrado los esqueletos de tres víctimas en los talleres cercanos al horno.

El conjunto de las excavaciones de la ínsula 9 abarca una superficie de unos 3.200 metros cuadrados, casi una manzana entera de la antigua ciudad sepultada en el año 79 d.C. por el Vesubio, y forma parte de un planteamiento más amplio, desarrollado a lo largo de la última década y destinado a rectificar y resolver los problemas hidrogeológicos y de conservación de los frentes de excavación, es decir, el límite entre la parte excavada y la parte inexplorada de la antigua ciudad.

Esta última comprendía aproximadamente 22 hectáreas de manzanas y casas aún enterradas bajo lapilli y cenizas, casi un tercio de la ciudad antigua.


Fuentes

Parco Archeologico di Pompei | Alessandro Russo, Gabriel Zuchtriegel, Una natura morta con xenia dallo scavo della casa IX 10,1 a Pompei


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.