Arqueólogos del Museo de Arqueología y Antropología de la Universidad de Pensilvania, en colaboración con un equipo de excavación iraquí, han descubierto más hallazgos monumentales en Nimrud, uno de los yacimientos patrimoniales gravemente dañados por el llamado Estado Islámico (ISIS) en el norte de Irak. Proteger y restaurar el patrimonio cultural es el principal objetivo del proyecto. Todos los artefactos permanecerán en Irak mientras el equipo inicia un proceso de reconstrucción dirigido por la comunidad.

Esta es la segunda temporada de excavaciones en Nimrud, la antigua ciudad de Kalhu (la bíblica Calah), que fue capital del glorioso Imperio Asirio hace casi 3.000 años. En excavaciones anteriores en Nimrud, el mismo equipo descubrió un palacio de 2.800 años de antigüedad que perteneció al rey asirio Adad-Nirari III, que reinó entre 810 y 783 a.C.

Esta temporada, el equipo continuó trabajando en el interior del palacio y amplió sus esfuerzos para incluir el Templo de Ishtar, que ardió cuando Nimrud fue saqueada por un ejército invasor en el año 612 a.C.

Al final de la temporada de Penn, la fosa de ISIS se había convertido en un estudio arqueológico, revelando la puerta original del templo. La primera puerta está dañada, pero la segunda está bien conservada. A la derecha puede verse una estela de piedra | Foto Museo Penn

Bajo la dirección del Dr. Michael Danti, Director del Programa de Estabilización del Patrimonio de Irak, el equipo de arqueólogos halló fragmentos de un monumento de piedra, uno de los cuales representa a la propia diosa, una primicia en su género.

Nuestro mayor hallazgo esta temporada fue un fragmento espectacular de la estela de piedra que muestra a la diosa Ishtar dentro de un símbolo estelar, explica Danti, experto en patrimonio cultural que ha dirigido las labores de salvaguardia arqueológica en Siria, Irak e Irán durante más de 35 años. Se trata de la primera representación inequívoca de la diosa como Ishtar Sharrrat-niphi, un aspecto divino de la diosa asociado a la salida del planeta Venus, la ‘estrella de la mañana’, que se encuentra en este templo dedicado a ella.

Bloque de umbral de piedra con inscripción en una puerta del palacio de Adad-nirari III. La inscripción cuneiforme recoge la genealogía de los reyes asirios | Foto Penn Museum

Otros hallazgos de esta temporada incluyen:

  • Losas de umbral de piedra monumentales inscritas con cuneiforme, la antigua escritura en forma de cuña utilizada por los asirios, que establece a Adad-nirari III en la genealogía de los grandes reyes asirios.
  • Dos basas de columnas de piedra colosales y bien talladas que evidencian la opulencia y la impresionante decoración del palacio. En la zona del palacio también se encontraron fragmentos de marfil y cáscaras de huevo de avestruz, otros indicadores de una cultura material de élite, que refuerzan el estatus de Adad-nirari III y señalan que presumiblemente su madre también vivió allí.
  • Una gran pila de piedra en una sala del trono, con huellas de piedra paralelas cercanas que se cree guiaban un calentador portátil con ruedas, utilizado para calentar agua o la propia sala.
Fragmento de una banda de bronce que antaño decoraba las puertas de madera de la puerta. Esta muestra una procesión de personas llevando tributos al templo. Layard ilustró una banda de bronce similar hallada en otro lugar de Nimrud (a la derecha) | Foto Penn Museum

El equipo también encontró increíbles representaciones de soldados, caballos y personas con regalos en muchas de las bandas de bronce de las puertas, junto con abundantes clavos que sujetaban estas bandas a las puertas de cedro de un portal de casi 3 metros de ancho. Además, encontraron tirantes de hierro, todos ellos parcialmente intactos. La puerta unía los templos de Ishtar y Ninurta, una conexión que se sospechaba desde hacía tiempo, pero que nunca se había revelado hasta ahora.

Las excavaciones se están llevando a cabo en colaboración con el Departamento de Inspecciones de Nínive de la Junta Estatal Iraquí de Antigüedades y Patrimonio (SBAH) y están financiadas por la Fundación de Investigación Universitaria de la Universidad de Pensilvania y el Museo Penn.

El equipo informa de que será un proceso largo, especialmente la limpieza del Palacio del Noroeste, el epicentro de las explosiones que se produjeron cuando el ISIS detonó bombas de barril en el interior del reconstruido Palacio de Ashurnasirpal II en Nimrud en 2015 y posteriormente arrasó el zigurat de 165 pies de altura situado al norte.

Restos de la entrada reconstruida del palacio de Ashurnasirpal II. En 2015, el ISIS detonó explosivos en este edificio. Para proteger los fragmentos originales, ahora están cubiertos de geotextil | Foto Penn Museum

Por ahora, el equipo está concentrando sus excavaciones fuera de esta zona, en el palacio de Adad-nirari III y el templo de Ishtar. Se trata de zonas poco conocidas en los mapas antiguos, y dos temporadas cortas ya han aclarado cuestiones importantes, afirma el equipo arqueológico.

Los arqueólogos llevan trabajando en Nimrud desde la década de 1840. Debido a las diferencias en las técnicas de documentación, los mapas antiguos no se correlacionan bien entre sí. El equipo de Penn ha comenzado a cartografiar con precisión los restos estructurales con muros visibles, a comparar los mapas históricos y a elaborar un plano preciso de la ciudadela.

Muchas de las estructuras destruidas por ISIS eran en realidad modernas, construidas a finales del siglo XX de nuestra era. Sin embargo, la mayoría se asentaban sobre cimientos antiguos e incorporaban relieves originales tallados en piedra y otros elementos pétreos para recrear los edificios antiguos.

Templo de Ishtar | foto Michael Danti, Penn Museum

La Smithsonian Institution ha estado documentando y protegiendo piezas dispersas de relieves antiguos, mientras que los investigadores de Penn ayudarán a reconstruir los propios edificios.

En la próxima temporada, el Museo Penn continuará excavando las decoraciones de bronce de la puerta, siguiendo este complejo hasta un templo dedicado al dios Ninurta, el héroe-dios sumerio y acadio de la guerra, la caza y los vientos del sur. Mientras tanto, los esfuerzos de limpieza del equipo continuarán para permitir que comience la reconstrucción en el palacio y en determinadas zonas del templo.

El mismo equipo desenterró intrincados grabados rupestres en Nínive la temporada pasada. Entre sus miembros se encuentran Danti; el Dr. Richard L. Zettler, conservador adjunto encargado de la Sección de Oriente Próximo del Museo de Pensilvania y profesor adjunto del Departamento de Lenguas y Civilizaciones de Oriente Próximo de la Facultad de Artes y Ciencias de Pensilvania; el Dr. William B. Hafford, Director de Campo del Proyecto Ur en el Penn Museum; el Dr. Ali al-Jabbouri, antiguo Decano de la Facultad de Arqueología de la Universidad de Mosul; el Dr. John MacGinnis, de la Universidad de Cambridge; y el Dr. Darren P. Ashby, Director del Programa de Estabilización del Patrimonio de Iraq.


Fuentes

University of Pennsylvania Museum of Archaeology and Anthropology


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.