Dos hombres adultos jóvenes se infectaron con el patógeno de la peste en la Edad del Bronce, hace 4.000 años. Así lo ha descubierto un equipo de investigación dirigido por la Academia Austriaca de Ciencias durante la investigación de un cementerio en la Baja Austria.

Como parte de un análisis interdisciplinar de los enterramientos de la Edad del Bronce Temprana en Drasenhofen, se encontraron los muertos por peste más antiguos de Austria. Datan de la Primera Edad del Bronce (hacia el año 2000 a.C.) y tienen, por tanto, unos 4.000 años de antigüedad. Hasta ahora, los hallazgos de la Edad Media se consideraban las muertes por peste más antiguas.

Los muertos de peste ahora identificados son dos individuos varones que murieron con edades comprendidas entre los 23 y los 30 años y entre los 22 y los 27 años. Fueron enterrados no muy lejos el uno del otro en el campo de tumbas en hilera que comprende un total de 22 tumbas.

Tumba doble de una mujer de 35-44 años y un hombre de 23-30 años del cementerio de Drasenhofen, que probablemente murieron de Y. pestis | foto ÖAW/Archaeprotect

Dos cepas de peste diferentes

Sus tumbas están en lugares periféricos, por lo que es posible que la gente fuera consciente de que habían muerto de una enfermedad contagiosa, explica la arqueóloga Katharina Rebay-Salisbury, del Instituto Arqueológico de la Academia Austriaca de Ciencias (ÖAW). Rebay-Salisbury, que también investiga en la Universidad de Viena, y otros seis científicos acaban de publicar los resultados del estudio en la revista Archaeologia Austriaca, editada por el ÖAW.

¿Cómo se llegó al diagnóstico póstumo de la peste? En colaboración con el Instituto Max Planck de Antropología Evolutiva de Leipzig, se investigaron primero las relaciones genéticas entre los muertos. Sorprendentemente, éstas también arrojaron pruebas del patógeno de la peste Yersinia pestis.

Las muestras se tomaron específicamente del interior de las coronas dentales, por donde discurren los vasos sanguíneos, por lo que es posible detectar patógenos que estaban en la sangre en el momento de la muerte del individuo.

Tumba de un hombre de entre 22 y 27 años que murió de peste hace unos 4.000 años en el cementerio de Drasenhofen | foto ÖAW/Archaeprotect

A pesar de la proximidad espacial y temporal, los análisis genéticos de las dos muertes detectan dos cepas diferentes de bacterias de la peste. Por lo tanto, no se trata de la transmisión de una infección dentro del grupo de la Edad del Bronce, sino de dos episodios de infección independientes.

Más hombres que mujeres afectados por la peste

A diferencia de lo que ocurrió posteriormente en la Edad Media, es posible que la peste no se transmitiera a través de las pulgas, ya que las primeras bacterias de la peste carecían de características genéticas importantes para ello. Por tanto, es posible que hubiera otras vías de contagio, como las infecciones por gotitas o el consumo de carne infectada, afirma Rebay-Salisbury.

El hecho de que haya dos hombres es bastante sintomático: Observamos en la recopilación de todas las víctimas de peste publicadas hasta ahora en la prehistoria tardía en Eurasia que murieron de peste más hombres que mujeres, dice Rebay-Salisbury. 27 muertes masculinas frente a 11 femeninas. La razón de este desequilibrio aún debe investigarse.

Emplazamiento del cementerio cerca de la circunvalación A5 de Drasenhofen | foto ÖAW/K.Rebay-Salisbury

La peste es una zoonosis, es decir, una enfermedad que puede transmitirse de los animales a las personas. Hoy en día afecta sobre todo a los roedores, pero es muy posible que otras especies desempeñaran un papel como huéspedes en el pasado.

Los hombres podrían haber sido pastores o haber estado expuestos a los agentes patógenos de la peste en el contexto de la trashumancia o pastoreo trashumante, un acompañamiento de rebaños en los pastos alpinos según las estaciones.

El contacto con animales salvajes, por ejemplo en relación con la caza, parece posible. La participación en campañas militares también podría haber acelerado la propagación de la peste.


Fuentes

Österreichische Akademie der Wissenschaften (Academia Austriaca de las Ciencias) | Gunnar U. Neumann, Fabian Kanz, Anja Furtwängler et al., Yersinia pestis im frühbronzezeitlichen Gräberfeld von Drasenhofen. Die derzeit ältesten Pesttoten Österreichs in ihrem kulturhistorischen Kontext. Archaeologia Austriaca, Band 107/2023, Verlag der Österreichischen Akademie der Wissenschaften, Wien. doi.org/10.1553/archaeologia107


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.