El Gran Atractor, el misterio de la fuerza cósmica que atrae a las galaxias hacia un mismo punto del Universo

La Vía Láctea en el cielo nocturno | foto LuaAr en depositphotos.com

El Gran Atractor es un enigmático fenómeno celeste, una anomalía gravitatoria en el tejido del universo que hace que más de 100.000 galaxias, incluida nuestra Vía Láctea, se estén moviendo en dirección al mismo punto, como si hubiera algo en ese lugar que las atrae.

Se identificó por primera vez en 1973, cuando los científicos observaron que las galaxias de una región conocida como el Supercúmulo de Laniakea parecían moverse hacia un punto concreto del espacio. Este fenómeno se bautizó inicialmente como «vértice de la atracción» y más tarde se conoció como el Gran Atractor.

En las décadas siguientes, los investigadores utilizaron telescopios y técnicas de observación cada vez más avanzadas para estudiar el movimiento de las galaxias de esta región. Descubrieron que la Vía Láctea y otras galaxias del Supercúmulo de Laniakea se movían hacia el Gran Atractor a velocidades de hasta 600 kilómetros por segundo.

Ubicación del Gran Atractor (señalado abajo a la derecha) en el Universo visible | foto IPAC/Caltech, Thomas Jarrett

Si en un primer momento los científicos solo pudieron certificar que la Vía Láctea se movía y se desplazaba por el espacio, el descubrimiento de la Radiación Cósmica de Fondo de Microondas (CMBR), remanente del Big Bang que proporciona información crucial sobre el universo primitivo y su composición, permitió reflejar el movimiento del Grupo Local de galaxias hacia el Gran Atractor. El CMBR es ligeramente más cálido en la dirección del Gran Atractor, lo que indica la presencia de una fuerza gravitatoria masiva.

El fenómeno se encuentra a entre 150 y 250 millones de años luz de la Vía Láctea, en dirección a las constelaciones del Triángulo Austral y Norma. Pero la naturaleza exacta del Gran Atractor sigue siendo desconocida, principalmente debido a que se localiza en una región conocida como Zona de Evasión.

Esta zona es la parte del cielo nocturno oscurecida por la luz de la Vía Láctea, y por tanto difícil de estudiar. Las observaciones con rayos X han revelado que contiene numerosas galaxias muy grandes y antiguas, que están colisionando unas con otras.

EL telescopio ESA/Hubble dirigió sus ojos a la región del cielo donde se encuentra el Gran Atractor, el 18 de enero de 2013 | foto ESA/Hubble Space Telescope & NASA

No obstante, los científicos han propuesto varias teorías para explicar la existencia del Gran Atractor. Una hipótesis es que consiste en una vasta concentración de materia oscura, una sustancia invisible pero masiva que constituye aproximadamente el 27% del contenido de masa-energía del universo.

La materia oscura no emite luz ni interactúa con ella, por lo que es increíblemente difícil de detectar. Su presencia se deduce por sus efectos gravitatorios sobre la materia visible, como estrellas y galaxias.

Otra posibilidad es que el Gran Atractor sea un supercúmulo colosal de galaxias, mucho mayor que cualquier otro supercúmulo conocido. Esta inmensa concentración de masa crearía una poderosa fuerza gravitatoria que podría atraer a las galaxias circundantes, incluida la Vía Láctea.

El Gran Atractor y el Dipolo Repulsor | foto Dpomarede en Wikimedia Commons

Como alternativa, algunos investigadores han propuesto que el Gran Atractor podría ser el resultado de un defecto cósmico en la estructura a gran escala del universo. Este defecto podría ser un remanente del desarrollo temprano del universo y manifestarse como una región del espaciotiempo con una concentración de masa inusualmente alta, que ejercería una fuerte atracción gravitatoria sobre las galaxias circundantes.

Astrónomos y astrofísicos han realizado importantes avances en los últimos años para desvelar el misterio del Gran Atractor. En 2014, se identificó y cartografió por primera vez el supercúmulo de Laniakea, que contiene la Vía Láctea y aproximadamente otras 100.000 galaxias. Este descubrimiento proporcionó valiosos conocimientos sobre la red cósmica, una vasta red de cúmulos y filamentos de galaxias interconectados que conforman la estructura a gran escala del universo.

Y en 2016 un equipo internacional formado por investigadores sudafricanos, europeos y australianos anunció el descubrimiento del Supercúmulo de Vela en la región del Gran Atractor y cerca del Supercúmulo de Shapley, una zona de sobredensidad galáctica que podría explicar el misterio de la atracción gravitatoria del Gran Atractor.

En 2017 se anunció el descubrimiento del dipolo repulsor, un área del cosmos de la que se alejan las galaxias cercanas, opuesto al papel del Gran Atractor, y que las empujaría hacia éste.


Fuentes

Universe Today | NASA | Godard Space Flight Center | Wikipedia