El ecosistema de desierto tiene unas características particulares y fascinantes que lo diferencian claramente de cualquier otro hábitat natural. La vegetación, los animales y el clima del bioma desértico, son variables únicas e irrepetibles que merecen ser conocidas y analizadas.

La referencia que muchas personas tienen sobre el ecosistema de desierto, es que es un espacio geográfico con arena, mucho calor y donde no hay agua, pero ¿esta teoría es correcta? Hay que destacar en primera instancia que el bioma desértico es mucho más que la suma de estos tres factores, es un conjunto complejo de variables naturales que forman un medio ambiente único donde conviven seres humanos con animales y plantas.

Características principales del ecosistema de desierto

El desierto es un ecosistema muy común en el planeta, que se caracteriza principalmente por precipitaciones escasas (casi nulas), suelo árido con temperaturas muy altas y un espacio geográfico aparentemente carente de flora y fauna. Generalmente, se asocia con climas cálidos, pero el bioma desértico se puede hallar también en zonas de clima frío y templado.

En resumen, los conceptos de aridez, sequía y escasa fauna y flora, son particularidades propias de un ecosistema del desierto, características fundamentales para reconocerlo. El clima del bioma del desierto es el más seco de todos los ecosistemas.

Ecosistema de desierto: clasificación de acuerdo a sus características

Conforme a lo que es y sus características, el desierto se puede clasificar en:

  • Ecosistema de desierto caliente y seco
  • Desierto frío
  • Bioma desértico semiárido
  • Desierto costero

Características de la fauna del bioma desértico

La fauna en el desierto es bastante escasa, pero hay una serie de especies de animales que han podido adaptarse a las características particulares de este ecosistema para reproducirse y habitarlo. El ejemplo más claro son los reptiles como las iguanas, cuyo sistema de sangre fría les permite soportar las temperaturas extremas, aunque prefieren esconderse del sol debajo de la arena o enterrarse en madrigueras.

Insectos como hormigas, escorpiones, escarabajos y arácnidos se encuentran con facilidad en los desiertos. También hacen vida toda clase de serpientes. Los mamíferos pequeños que habitan estos ecosistemas son roedores y zorros, cuyo pelaje claro puede confundirse con la arena del desierto y les sirve de camuflaje para sobrevivir.

Por su parte, los mamíferos grandes son principalmente los camellos y dromedarios, que tienen la capacidad de almacenar agua en sus jorobas y en otras zonas de su cuerpo. Además de agua, almacenan grasa de reserva que los ayuda a sobrevivir. También se hallan algunas aves pequeñas, como las tórtolas, y grandes, como los buitres.

Los buitres son uno de los ejemplos más sorprendentes de la adaptación de una especie animal a las características del desierto, ya que han eliminado sus glándulas sudoríparas para almacenar más agua y desenvolverse mejor.

Por lo tanto, a pesar de la creencia general, la cantidad de especies animales que se pueden encontrar en estos ecosistemas es muy variada. Para ampliar la información, lo recomendable es visitar el artículo sobre fauna del desierto de la web Grandes Porqués, donde se describen los 10 animales más fascinantes, sus características y cómo logran sobrevivir a condiciones tan extremas.

¿Cómo es la vegetación del desierto?

El ecosistema de desierto no tiene precisamente las características de una pradera, por lo que la flora de este bioma es realmente escasa debido a las inexistentes precipitaciones y a la poca humedad del suelo. Estas condiciones son hostiles para el desarrollo de plantas y determinan qué vegetación hay en cada tipo de desierto. No se puede comparar, por ejemplo, la flora de bosque y desierto, ya que, en el segundo, el agua es escasa y representa el elemento vital para las plantas.

El tipo de flora en zonas áridas se adapta a las características del ecosistema, en un intento por sobrevivir sin agua. Es por ello que se encuentran especies de plantas de baja estatura y formas uniformes, por la modificación que han tenido que hacer en su estructura, que les dificulta el proceso normal de transpiración.

Las paredes de estas plantas son carnosas y se califican como suculentas y crasas por su capacidad de almacenar agua en su interior, lo que les permite vivir en condiciones extremas como las del desierto. Las hojas suelen ser duras y muy pequeñas en forma de pinchos y espinas que evitan que el agua se pierda por la evaporación.

Las raíces, por su parte, son de gran tamaño y de forma alargada para ocupar el mayor espacio posible del ecosistema terrestre de desierto que les permita obtener agua y nutrientes. Si el bioma desértico posee un oasis, la vegetación presente es mucho más extensa gracias al agua subterránea que se almacena en estos lugares.

En los oasis pueden encontrarse palmeras, árboles de distintas especies, arbustos espinosos, cactus y múltiples tipos de hierbas y pasto. En general, a este conjunto de organismos (vegetales) que coexisten y se desarrollan en un determinado medio, en este caso el desierto, se le conoce como biocenosis.

El clima del ecosistema desértico

La temperatura en el desierto es generalmente extrema y sufre una gran variación térmica entre la noche y el día. De acuerdo a la media de precipitaciones anuales, existen 3 tipos de climas para cada zona específica:

  • Zona semiárida: con una media de precipitaciones que va de 250 a 500 mm anuales.
  • Zonas áridas: con precipitaciones entre 25 y 250 mm.
  • Zonas hiperáridas: el índice de precipitaciones es muy bajo porque no suele llover en años. 

En los desiertos cálidos se pueden registrar temperaturas por encima de los 40 grados Celsius y por las noches pueden descender bajo cero. Sin embargo, en los desiertos polares, la temperatura es siempre muy baja, por debajo de -40 grados Celsius.

Los 10 desiertos más grandes del mundo

  1. El desierto Antártico, en la Antártida.
  2. El desierto Ártico, en la región Ártica.
  3. El desierto del Sáhara, entre Marruecos, Níger, Sáhara Occidental, Mali, Argelia, Egipto, Chad, Libia, Mauritania, Sudán y Túnez.
  4. El desierto de Arabia, entre Yemén, Omán, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait, Qatar, Bahréin, Jordania, Iraq y Arabia Saudí.
  5. El Gran Desierto Arenoso al noroeste de Australia.
  6. El desierto de Gobi, entre el sur de Mongolia y el norte de China.
  7. El desierto de Kalahari, entre Botsuana, Namibia y Sudáfrica.
  8. El desierto Patagónico, entre Argentina y Chile.
  9. El desierto de Siria, entre Jordania, Iraq, Siria y el sureste de Turquía.
  10. El desierto de Chihuaha, en Nevada y Utah y algunas áreas más pequeñas de California, Idaho, Oregón y Wyoming.

Las curiosidades más raras de los desiertos

Estos son solo algunos de los datos curiosos desconocidos sobre estos ecosistemas:

  • Los desiertos ocupan más de 1/5 del espacio total del planeta Tierra
  • Necesariamente, no todos los desiertos tienen arena.
  • En el desierto ártico el sol no sale durante casi 60 días en los veranos.
  • Para sobrevivir a las condiciones climáticas del desierto, los animales procuran dormir de día y cazar de noche.
  • Alrededor de 120.000 kilómetros cuadrados de la Tierra se convierten anualmente en desierto.
  • En el desierto de Atacama, en Chile, no llueve desde hace 40 millones de años.
  • Los desiertos son una gran fuente para generar energía limpia como la energía solar.
  • El desierto más antiguo del mundo se encuentra en Namibia.

En conclusión, las formas en las que la vegetación y la fauna del ecosistema de desierto se adaptan a las condiciones particulares de cada tipo de bioma desértico, son un ejemplo claro de la evolución y de la teoría de la supervivencia de las especies. El planeta Tierra y sus múltiples hábitats ponen a prueba la capacidad de sobrevivir de los organismos vivos cada vez más, especialmente en el caso de los desiertos.


Fuentes

N. Alonso, What Kind of Wildlife Live in the Deserts? | P. Dutko, M. Ploeg & T. L. Farrigan, Characteristics and Influential Factors of Food Deserts | National Geographic Society, Desert Biome


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.