Un aviso de la población local llevó a los arqueólogos de la Universidad de Fráncfort a la zona cercana a la ciudad de Ibra, en Omán, donde encontraron varios asentamientos.

Irini Biezeveld y su compañero de doctorado Jonas Kluge permanecieron en el país del este de la Península Arábiga durante seis semanas de investigación de campo financiada por la Deutsche Orient-Gesellschaft (DOG) y bajo la supervisión del Ministerio de Patrimonio y Turismo de Omán, en la gobernación de Sharqiyah del Norte.

Documentaron los edificios visibles para ellos y luego excavaron pozos de prueba en el suelo. Su objetivo era datar los asentamientos por medio de los restos de carbón que pudieran descubrir allí. Fue entonces cuando apareció algo verde: un trozo de cobre, corroído por fuera, formado por tres lingotes individuales en forma de cono redondo.

Vista aérea del lugar del hallazgo | foto Conrad Schmidt

Un hallazgo como éste es extremadamente raro, afirma la profesora Dra. Stephanie Döpper, supervisora académica de los dos doctorandos. Es de suponer que los habitantes dejaron el hallazgo, que pesa 1,7 kilogramos, por error cuando abandonaron el asentamiento, por la razón que fuera.

El asentamiento identificado por Biezeveld y Kluge data de la Primera Edad del Bronce (alrededor del 2600-2000 a.C.). Durante este periodo, el territorio de la actual Omán fue uno de los más importantes productores de cobre para la antigua Mesopotamia, en el actual Irak, así como para la cultura del Indo, en lo que hoy son Pakistán e India.

Sólo aquí se producía mineral de cobre a mayor escala. Fundido en lingotes, era un bien codiciado, como demuestran los textos cuneiformes de Mesopotamia. Dado que los lingotes de cobre solían procesarse para fabricar herramientas y otros objetos, rara vez aparecen en las excavaciones arqueológicas. El hallazgo de varios lingotes de este tipo en un asentamiento de la Edad del Bronce Temprana resulta aún más sorprendente.

Primer plano de los lingotes plano-convexos, fusionados por la corrosión | Foto Conrad Schmidt

Los lingotes de cobre tienen una forma plano-convexa típica de la época, que se formó vertiendo el cobre fundido en pequeños crisoles de arcilla. Gracias al descubrimiento de los lingotes de cobre, es posible saber más sobre el papel de Omán en las relaciones comerciales interregionales durante la Edad del Bronce Temprana, así como sobre las tecnologías de procesamiento de metales ya conocidas en aquella época.

La fundición del cobre requiere mucho material combustible, lo que probablemente supuso un gran reto en una región tan árida y con tan poca vegetación como Omán. La forma en que la gente de la Edad del Bronce temprana gestionaba sus limitados recursos y si les era posible utilizarlos de forma sostenible son cuestiones que deberán responderse en el curso posterior del proyecto.

Varias piezas de cerámica de «jarras de engobe negro», grandes vasijas de almacenamiento de la cultura del Indo que también se descubrieron allí, corroboran asimismo que el pueblo recién descubierto estaba en estrecho intercambio y contacto con el subcontinente indio. Parece que incluso un asentamiento pequeño y más bien rural del centro de Omán formaba parte de un sistema de comercio e intercambio de bienes interregional.

Vivienda conservada del periodo de Umm an-Nar | Foto Jonas Kluge

Fuentes

Goethe-Universität Frankfurt am Main


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.