Los humanos heredamos de los neandertales material genético que afecta a la forma de nuestras narices, según un nuevo estudio dirigido por investigadores de University College London.

El estudio, publicado en Communications Biology, concluye que un gen concreto que da lugar a una nariz más alta (de arriba abajo), puede haber sido producto de la selección natural cuando los antiguos humanos se adaptaron a climas más fríos tras abandonar África.

En palabras del Dr. Kaustubh Adhikari, coautor del estudio en los últimos 15 años, desde que se ha secuenciado el genoma neandertal, hemos podido saber que nuestros propios antepasados aparentemente se cruzaron con neandertales, dejándonos pequeños trozos de su ADN.

Aquí descubrimos que parte del ADN heredado de los neandertales influye en la forma de nuestras caras. Esto podría haber sido útil para nuestros antepasados, ya que se ha transmitido durante miles de generaciones.

Cráneos humanos modernos y neandertales arcaicos, uno al lado del otro, mostrando la diferencia en la altura nasal | foto Dr Kaustubh Adhikari, UCL

El estudio utilizó datos de más de 6.000 voluntarios de toda América Latina, de ascendencia mixta europea, nativa americana y africana, que forman parte del estudio CANDELA dirigido por la UCL, que reclutó en Brasil, Colombia, Chile, México y Perú. Los investigadores compararon la información genética de los participantes con fotografías de sus rostros -específicamente observando las distancias entre puntos de sus rostros, como la punta de la nariz o el borde de los labios- para ver cómo los distintos rasgos faciales se asociaban con la presencia de diferentes marcadores genéticos.

Los investigadores identificaron 33 regiones genómicas asociadas a la forma de la cara, 26 de las cuales pudieron replicar en comparaciones con datos de otras etnias utilizando participantes de Asia oriental, Europa o África.

En una región del genoma en concreto, denominada ATF3, los investigadores descubrieron que muchas personas de su estudio con ascendencia nativa americana (así como otras con ascendencia de Asia oriental de otra cohorte) tenían material genético en este gen heredado de los neandertales, lo que contribuía a una mayor altura nasal. También descubrieron que esta región del gen presentaba signos de selección natural, lo que sugería que confería una ventaja a los portadores del material genético.

Los puntos indican la ubicación de los 34 puntos de referencia faciales utilizados para el cálculo de 301 distancias entre puntos de referencia. Las líneas representan los 148 ILD para los que detectamos una asociación significativa con al menos una región genómica en los datos de CANDELA. Las líneas negras se refieren a las enfermedades pulmonares intersticiales que resultaron en la replicación de asociaciones previamente reportadas. Las líneas rojas representan las enfermedades pulmonares intersticiales que revelaron nuevas asociaciones | foto Qing Li et al./Communications Biology

En palabras del Dr. Qing Li (Universidad de Fudan), primer autor del estudio: Dado que la nariz nos ayuda a regular la temperatura y la humedad del aire que respiramos, es posible que las diferentes formas de nariz se adapten mejor a los distintos climas en los que vivían nuestros antepasados. El gen que hemos identificado aquí puede haber sido heredado de los neandertales para ayudar a los humanos a adaptarse a climas más fríos cuando nuestros antepasados salieron de África.

El profesor Andrés Ruiz-Linares (Universidad de Fudan, UCL Genetics, Evolution & Environment y Universidad de Aix-Marsella), coautor del estudio, añadió: La mayoría de los estudios genéticos sobre la diversidad humana han investigado los genes de los europeos; la muestra diversa de participantes latinoamericanos de nuestro estudio amplía el alcance de los hallazgos de los estudios genéticos, ayudándonos a comprender mejor la genética de todos los humanos.

El hallazgo es el segundo descubrimiento de ADN de humanos arcaicos, distintos del Homo sapiens, que afecta a la forma de nuestra cara. El mismo equipo descubrió en un artículo de 2021 que un gen que influye en la forma de los labios se heredó de los antiguos denisovanos.

En el estudio participaron investigadores del Reino Unido, China, Francia, Argentina, Chile, Perú, Colombia, México, Alemania y Brasil.


Fuentes

University College London | Li, Q., Chen, J., Faux, P. et al. Automatic landmarking identifies new loci associated with face morphology and implicates Neanderthal introgression in human nasal shape. Commun Biol 6, 481 (2023). doi.org/10.1038/s42003-023-04838-7


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.