En otoño, cuando las ballenas francas nadan hacia las costas de Sudáfrica, deberían estar gordas y rellenas. Pero en los últimos años han adelgazado porque su alimento desaparece con el deshielo del mar. Este es el resultado de una nueva investigación danesa y sudafricana.

En el mes de junio, cuando el invierno avanza en el hemisferio sur y el mar que rodea la Antártida se congela, las ballenas francas nadan hacia el norte. Muchas de ellas se reúnen en la bahía a las afueras de la ciudad de Hermanus, en Sudáfrica.

Aquí, el agua sudafricana, más cálida, es perfecta para el apareamiento o la cría de ballenatos recién nacidos. Sin embargo, no hay comida para las ballenas, y durante todo el invierno las madres de ballenas francas agotan sus reservas de grasa para producir leche para sus crías.

Por eso es muy importante que las ballenas coman mucho y engorden en las frías aguas que rodean el Antártico durante todo el verano. Pero parece que no hay suficiente comida. Las ballenas que llegan a las costas de Sudáfrica están más delgadas que antes.

Este es el resultado de una nueva investigación de la Universidad de Aarhus. Desde que los investigadores empezaron a medir a las ballenas francas en la década de 1980, éstas han adelgazado cada vez más. Así lo explica Fredrik Christiansen, investigador principal del Departamento de Ecociencia de la Universidad de Aarhus, que está detrás de los nuevos resultados.

Las ballenas francas son un 25% más delgadas que en la década de 1980. Esto es malo para la población de ballenas, porque significa que las crías recién nacidas tienen un mayor riesgo de morir. Afortunadamente, las ballenas francas del Océano Austral no están en peligro, pero si esto sigue así, podrían llegar a estarlo, afirma.

Todas las fotos utilizadas en este artículo han sido tomadas por drones. Son las mismas fotos que utilizan los investigadores para calcular el peso de las ballenas | foto Fredrik Christiansen

Cuando el hielo se derrite, desaparece la comida

Cuando llega el invierno, y las ballenas abandonan el Antártico y nadan hacia el norte, tienen que arreglárselas durante varios meses sin comida. Varios meses en los que consumen las reservas de grasa que han acumulado durante la cálida y ligera estación estival.

A lo largo del verano, las ballenas francas nadan bajo el hielo marino y abren la boca para ingerir agua de mar, krill y pulgas de agua. Las barbas de su boca son una especie de filtro gigante que filtra los pequeños animales del agua salada. Esto permite a las ballenas ingerir grandes cantidades de alimento sin gastar mucha energía.

Pero los grandes bancos de krill están disminuyendo, lo que significa que las ballenas no pueden engordar antes del invierno como antes, explica Fredrik Christiansen. Los bancos de krill viven del fitoplancton, que se desarrolla mejor en las frías aguas que rodean la Antártida. Aquí, al igual que las plantas terrestres, transforman la luz solar en energía. El aumento de la temperatura del mar significa que hay menos fitoplancton, menos krill y, por tanto, menos alimento para las ballenas.

En su lugar, las ballenas buscan alimento más al norte, donde hay otra forma de krill menos rica en energía. Más al norte, hay menos alimento para estos pequeños crustáceos. Por lo tanto, no son tan grandes y gordos como los animales que viven bajo el hielo marino antártico, afirma.

Cómo pesar una ballena

¿Cómo saben exactamente los científicos que las ballenas han adelgazado? ¿Sacan Fredrik Christiansen y sus colaboradores a los enormes animales del agua con balanzas de gran tamaño? No, explica. En su lugar, los investigadores han inventado un método para calcular el peso de las ballenas basándose en fotografías tomadas por drones.

A las ballenas francas les gusta tumbarse en la superficie del mar. Por eso son fáciles de fotografiar desde arriba. Cuando el dron ha tomado algunas fotografías -y conocemos su altura- podemos calcular el tamaño del animal, explica.

Sin embargo, para saber el peso de la ballena es necesario conocer su volumen, no sólo su longitud y anchura. Pero como científicos como Fredrik Christiansen han observado muchas ballenas francas rodando por la superficie del mar a lo largo de los años -y por tanto han podido medir su tamaño-, los científicos conocen ahora la relación entre la longitud, la anchura y el volumen de las ballenas.

Calculamos el volumen utilizando las fotografías del dron – y cuando conocemos el volumen, sabemos más o menos el peso. De este modo, podemos ver que las ballenas han adelgazado en los últimos 30 años, y eso es grave. El peso de las madres tiene un enorme impacto en sus crías, afirma.

Crías de ballena pequeñas y débiles

Hace treinta o cuarenta años, la ballena franca austral tenía crías cada tres años por término medio. Pero esto ya no es así, explica Fredrik Oscar Christiansen.

En la década de 1980, los investigadores observaron que las ballenas francas de la costa de Sudáfrica parían una nueva cría cada tres años. Pero como ahora les resulta difícil engordar durante el verano, esta frecuencia ha descendido a cada cinco años. Esto significa que la población crece a un ritmo mucho más lento.

Y no sólo las crías de ballena vienen más raramente. Las crías que nacen hoy son más pequeñas y crecen más despacio. La cantidad de grasa de la madre ballena está directamente relacionada con la cantidad de energía que puede dar a su cría a través de la leche. Cuando la madre está delgada, la cría obtiene menos energía y crece más lentamente, afirma.

Los investigadores han descubierto que las ballenas francas boreales de las aguas de Canadá y el norte de EE.UU. no crecen tanto como antes. Esto se debe posiblemente a que las crías nacen más pequeñas. Según los cálculos de los investigadores, una ballena nacida en 2019 medirá de media un metro menos cuando sea adulta que una ballena nacida en 1981.

Las crías pequeñas tienen un mayor riesgo de morir. Son más vulnerables si una orca ataca.

Las ballenas francas australes solían parir cada tres años, pero debido a la falta de alimento pasan cinco años entre cada parto | foto Fredrik Christiansen

Cazadas hasta su extinción

La ballena franca debe su nombre a que se la consideraba la ballena «correcta». Ya en el siglo XIV se empezaron a cazar estas grandes ballenas, que durante cientos de años fueron ferozmente cazadas tanto en el norte como en el sur del Atlántico.

El aceite de la grasa de las ballenas era una de las fuentes de energía más importantes, y se utilizaba como combustible de lámparas, tanto de interior como de alumbrado público. La demanda de aceite de ballena fue también una de las razones más importantes por las que Dinamarca colonizó Groenlandia en el siglo XVIII.

Hacia 1900, el aceite de ballena fue sustituido por otra fuente de energía más eficiente: el petróleo crudo. El oro negro bombeado desde el subsuelo hizo que la caza de ballenas dejara de ser rentable.

La ballena franca austral es una de las especies que se benefició del fin de la caza de ballenas. Desde hace más de 100 años, su población puede volver a crecer y gozar de buena salud. Y esto no sólo es bueno para las ballenas, sino también para todo el ecosistema del Océano Austral. Porque las ballenas aportan alimento a zonas del mar con poca comida.

Las ballenas son un depredador ápice. Cuando desaparece un animal en la cima de la cadena alimentaria, se produce un efecto cascada. Los animales de toda la cadena alimentaria se verán afectados si las ballenas dejan de estar ahí. De los tiburones a las bacterias, dice Christiansen.

Extremadamente importante para el ecosistema marino

El mar que rodea la Antártida, donde acuden a comer las ballenas francas, tiene más vida que cualquier otro mar del planeta. A pesar de que la zona sólo contiene el 5% del agua marina de la Tierra, en ella vive el 20% de toda la vida marina.

Las muchas horas de sol en verano, las turbulentas corrientes marinas y la baja temperatura son perfectas para una vida rebosante.

La luz hace que las algas marinas crezcan de forma explosiva. Las corrientes marinas arremolinan las algas y el alimento para que el krill y el plancton puedan atiborrarse. Cuando están llenos, los pequeños crustáceos se reproducen y forman enjambres gigantescos. En algunos lugares, puede haber hasta 35.000 krill en un metro cúbico de agua.

Las ballenas francas -y muchos otros animales- se atiborran de la abundancia de krill, pero a diferencia de muchas otras especies, las ballenas migran miles de kilómetros hacia el norte para pasar el invierno.

Por eso, si las ballenas desaparecen, tendrá consecuencias importantes para muchos otros animales. Las ballenas son un depredador ápice. Cuando desaparece un animal en la cima de la cadena alimentaria, se produce un efecto cascada. Los animales de toda la cadena alimentaria se verán afectados si las ballenas dejan de estar ahí. Desde los tiburones hasta las bacterias, concluye.


Fuentes

Aarhus University | Vermeulen, E., Thavar, T., Glarou, M. et al. Decadal decline in maternal body condition of a Southern Ocean capital breeder. Sci Rep 13, 3228 (2023). doi.org/10.1038/s41598-023-30238-2


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.