Investigadores de la Universidad de Ciencias de la Vida de Breslavia han demostrado que en la antigua Roma ya se criaban perros pequeños braquicéfalos (de cara corta). Los estudios del cráneo de un perro de hace 2.000 años indican que su aspecto se parecía más al de un bulldog francés.

En 2007 se encontraron huesos de perro en las ruinas de la antigua ciudad de Trales, la actual Aydın en Turquía. El hallazgo no estaba completo y, además, el no muy buen estado de conservación de los restos hizo que nadie le prestara demasiada atención durante muchos años.

En 2021, los profesores Aleksander Chrószcz y Dominik Poradowski, de la Universidad de Ciencias de la Vida de Breslavia, y un equipo de investigadores de la Universidad de Estambul dirigido por el profesor Vedat Onar se interesaron por los huesos.

Afortunadamente, el cráneo no estaba tan dañado ni fragmentado como para no poder medirlo, y este estudio es una parte importante de nuestras investigaciones, porque la toma de medidas nos permite compararlo con otros hallazgos arqueozoológicos, así como con material óseo de animales modernos. Así que llevamos a cabo la llamada craneometría, que significa, en términos más sencillos, que determinamos los puntos de medición en los huesos del cráneo, y sobre la base de estos puntos, pudimos no sólo determinar el valor de las mediciones individuales, sino también compararlas con los resultados contemporáneos y estudiables de la craneometría del cráneo canino, dijo el profesor Aleksander Chrószcz.

Restos de la antigua Trales | Foto Universidad de Ciencias de la Vida de Breslavia

Añadió que, debido al estado de conservación de los restos (no fue posible medir la longitud del cráneo), los investigadores se basaron en otras mediciones, como el área alrededor de la base del cráneo, el tímpano o los propios dientes y paladar.

En este caso, no había duda de que se trataba del cráneo de un perro del tipo braquicéfalo (de cara corta), pero también relativamente pequeño. De los análisis de los elementos esqueléticos conservados y mensurables de este individuo con esqueletos de razas caninas modernas, se desprende que se trataba de un animal muy probablemente más bajo que los conocidos molosos, también de cola corta, cuyo pedigrí originario de la antigua Grecia no se pone en duda, afirmó el profesor Chrószcz.

Subrayó que, para cerciorarse aún más de que se trataba de un hallazgo tan antiguo, los científicos llevaron a cabo un procedimiento de datación por radiocarbono en un laboratorio de renombre y referencia de Estados Unidos.

El descubrimiento de los restos de un perro con semejante anatomía nos aporta mucha información valiosa. Los científicos han podido demostrar que en la Antigua Roma no sólo se conocían perros braquicéfalos de tipo molosoide. Esto no sería nuevo, pero este individuo es mucho más pequeño y su morfología recuerda más al bulldog francés, el perro de compañía moderno. Estaba destinado a acompañar a su adiestrador, compartiendo con él una vida bastante cómoda, y no a ser un perro de trabajo, de los que hay muchos ejemplos en la literatura romana disponible.

Foto Universidad de Ciencias de la Vida de Breslavia

Es probable que el animal recibiera cuidados no sólo durante su vida, sino también tras su muerte. El examen del esqueleto ha demostrado que el cuadrúpedo recibía un trato excepcional, lo que lo distingue de otros restos descubiertos pertenecientes a perros de trabajo.

Probablemente, este perro fue amado por alguien, ya que lo más probable es que lo enterrara con él. Lo que significa que el amor entre el hombre y el animal no es una invención moderna, subraya el científico de la Universidad de Ciencias de la Vida de Breslavia.

A la pregunta de si el perro de Trales es una prueba de que ya hace 2.000 años se criaban perros de hocico corto similares a los bulldogs, el profesor Chrószcz responde que es posible. Por supuesto, si nos fijamos incluso en la historia de la raza del mencionado bulldog francés, está claro que la iconografía muestra diferencias bastante significativas, pero la morfología y, por tanto, la anatomía cambian con el tiempo.

También lo hace el patrón de la raza. Se puede decir que un bulldog francés del siglo XVIII no sería admitido hoy en día en las exposiciones precisamente por el mencionado estándar de la raza. De todos modos, lo que los antiguos entendían por «raza» es un poco diferente de la comprensión moderna de la palabra. Principalmente distinguían entre perros guardianes, perros pastores, perros de caza y animales utilizados en el ejército. Sin embargo, estos animales pertenecían a los perros grandes o medianos-grandes, mientras que nuestro antiguo bulldog era mucho más pequeño y estaba destinado a actuar como amigo del hombre.


Fuentes

Uniwersytet Przyrodniczy we Wrocławiu (Universidad de Ciencias de la Vida de Breslavia) | Nauka w Polsce, Roman Skiba | Vedat Onar, Nurettin Öztürk, et al., Skull of a brachycephalic dog unearthed in the ancient city of Tralleis, Türkiye. Journal of Archaeological Science: Reports, Vol.49, June 2023, 103969. doi.org/10.1016/j.jasrep.2023.103969


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.