Conmoción, confusión, intentos de fuga y, mientras tanto, terremoto, lapilli, corrientes turbulentas de ceniza volcánica y gases calientes. Fue el infierno de la erupción del 79 d.C. Aquel en el que se encontraron los habitantes de la antigua ciudad de Pompeya, incluidas las dos últimas víctimas, cuyos esqueletos fueron hallados durante una excavación en la Insula dei Casti Amanti.

Las víctimas de un terremoto que acompañó a la erupción, halladas bajo el derrumbe de un muro que se produjo entre la fase final de sedimentación del lapilli y antes de la llegada de las corrientes piroclásticas que sepultaron definitivamente Pompeya, constituyen una prueba cada vez más clara de que, durante la erupción, no fueron sólo los derrumbes asociados a la acumulación de lapilli o el impacto de las corrientes piroclásticas los únicos peligros para la vida de los habitantes de la antigua Pompeya, como están investigando cada vez más las excavaciones de las últimas décadas.

La erupción del Vesubio en el año 79 d.C. comenzó por la mañana de un día de otoño, pero no fue hasta alrededor de las 13.00 horas cuando se inició la llamada fase «pliniana», durante la cual se formó una columna eruptiva de decenas de kilómetros de altura de la que caía piedra pómez. A esta fase sigue una serie de corrientes piroclásticas que sedimentan depósitos de ceniza y lapilli.

Foto Parco archeologico di Pompei

El fenómeno volcánico acabó con la vida de todos los que aún se refugiaban en la antigua ciudad de Pompeya, al sur de la actual Nápoles, cobrándose la vida de al menos el 15-20% de la población, según las estimaciones de los arqueólogos. Entre las causas de la muerte, el derrumbamiento de edificios, en algunos casos debido a los terremotos que acompañaron a la erupción, resultó ser una amenaza letal.

Los esqueletos fueron hallados durante las obras de aseguramiento, retejado y reperfilado de los frentes de excavación de la Insula dei Casti Amanti, que también incluyen trabajos de excavación en algunas de las salas.

Estaban tumbados boca abajo sobre un costado, en una habitación de servicio, en ese momento en desuso debido a probables reparaciones o trabajos de renovación que se estaban llevando a cabo en la casa, en la que se habían refugiado en busca de protección.

Foto Parco archeologico di Pompei

Los datos de los primeros análisis antropológicos sobre el terreno indican que ambos individuos murieron probablemente a causa de múltiples traumatismos provocados por el derrumbe de partes del edificio.

Probablemente se trataba de dos individuos varones de al menos 55 años de edad. Durante la extracción de las vértebras cervicales y el cráneo de uno de los dos esqueletos, aparecieron restos de material orgánico, probablemente una envoltura de tela. En el interior se encontraron seis monedas, además de cinco piezas de pasta vítrea identificables como cierres de collar.

Dos denarios de plata: un denario republicano, datable a mediados del siglo II a.C., y otro denario, más reciente, que se relacionaría con las producciones de Vespasiano. Las restantes monedas de bronce (dos sestercios, un hacha y un cuadrante), también fueron acuñadas durante el principado de Vespasiano y, por tanto, eran de acuñación más reciente.

Foto Parco archeologico di Pompei

El descubrimiento de los restos de dos pompeyanos en el contexto de las obras de construcción de la Insula dei Casti Amanti demuestra lo mucho que queda por descubrir sobre la terrible erupción del año 79 d.C. y confirma la conveniencia de proseguir las actividades de investigación científica y excavación. Pompeya es un inmenso laboratorio arqueológico que se ha revitalizado en los últimos años, asombrando al mundo con los continuos descubrimientos sacados a la luz y demostrando la excelencia italiana en este campo, afirma el ministro de Cultura, Gennaro Sangiuliano.

Las modernas técnicas de excavación nos ayudan a comprender cada vez mejor el infierno que destruyó por completo la ciudad de Pompeya en dos días, matando a muchos de sus habitantes: niños, mujeres y hombres. Con análisis y metodologías, podemos acercarnos a los últimos momentos de quienes perdieron la vida. – señala el Director del Parque, Gabriel Zuchtriegel – En una de las charlas en el yacimiento, durante la recuperación de los dos esqueletos, uno de los arqueólogos, señalando a las víctimas que estábamos excavando, dijo una frase que se me ha quedado grabada y que quizá resuma la historia de Pompeya, cuando dijo: «esto somos nosotros». En Pompeya, el avance de las técnicas nunca nos hace olvidar la dimensión humana de la tragedia, más bien nos la hace ver con más claridad.

También aparecieron varios objetos en la sala donde yacían los cadáveres, como un ánfora vertical apoyada en la pared de la esquina cercana a uno de los cuerpos y una colección de jarrones, cuencos y jarras apilados contra la pared del fondo.

Foto Parco archeologico di Pompei

Lo más impresionante es la evidencia de los daños sufridos por dos paredes, probablemente a causa de los terremotos que acompañaron a la erupción. Parte de la pared sur de la sala se derrumbó, golpeando a uno de los hombres, cuyo brazo levantado evoca quizá la trágica imagen de un vano intento de protegerse de la mampostería que caía. El estado de la pared oeste, por otra parte, demuestra la fuerza dramática de los terremotos contextuales a la erupción: toda la sección superior se desprendió y cayó dentro de la habitación, arrollando y sepultando al otro individuo.

La habitación adyacente alberga un mostrador de cocina de mampostería, temporalmente fuera de uso en el año 79 d.C.: en su superficie hay un montón de cal en polvo a la espera de ser utilizada en actividades de construcción, lo que sugiere que en el momento de la erupción se estaban llevando a cabo reparaciones en las inmediaciones. A lo largo de la pared de la cocina hay una serie de ánforas cretenses, utilizadas originalmente para transportar vino.

Sobre la encimera de la cocina, vestigios de un santuario doméstico en forma de un fresco que parece representar los lares de la casa y una vasija de cerámica parcialmente empotrada en la pared que pudo utilizarse como receptáculo para ofrendas religiosas. También junto a la cocina había una habitación larga y estrecha con una letrina, cuyo contenido habría desaguado en un desagüe bajo la calzada.


Fuentes

Parco Archeologico di Pompei


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.