Un grupo de paleontólogos del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET) de Argentina ha descubierto los restos fósiles de un nuevo dinosaurio herbívoro gigante de cuello largo que habitó la Provincia de Río Negro hace aproximadamente 90 millones de años, durante el Cretácico Superior, el último de los períodos de la Era de los Dinosaurios. La especie fue bautizada como Chucarosaurus diripienda y el estudio de sus restos óseos se publica en la revista Cretaceous Research.

Los fósiles hallados, que consisten en diversos elementos de las extremidades de dos individuos diferentes, fueron descubiertos a unos 25 kilómetros al sur de la Villa el Chocón a fines de 2019. El descubrimiento se produjo en el marco de una campaña del equipo paleontológico del Laboratorio de Anatomía Comparada y Evolución de los Vertebrados (LACEV) del Museo Argentino de Ciencias Naturales “Bernardino Rivadavia” (MACNBR, CONICET), dirigido por el investigador del CONICET Fernando Novas.

La región en la que se encontraron los restos ya es conocida por haber albergado una gran cantidad de dinosaurios, incluyendo enormes carnívoros como Taurovenator violantei, Aoniraptor libertatem y Tralkasaurus cuyi, así como otros más pequeños como Overoraptor chimentoi. También se han descubierto restos de otros reptiles que coexistieron con los dinosaurios, como cocodrilos, tortugas y tuátaras. Sin embargo, hasta ahora no se habían encontrado dinosaurios herbívoros en la zona.

Extracción de Chucarosaurus | foto F.L. Agnolin et al./Cretaceous Research

Chucarosaurus pertenece al grupo de los titanosaurios, específicamente al clado de los saurópodos colososaurios (Colossosauria). Según Matías Motta, becario doctoral del CONICET en el MACNBR y coautor del estudio, el tamaño del fémur del Chucarosaurus, que alcanza los dos metros de longitud, sugiere que el animal debía pesar entre 40 y 50 toneladas y medir alrededor de 30 metros de longitud, convirtiéndolo en la especie más grande encontrada hasta la fecha en la Provincia de Río Negro.

El análisis que permitió determinar la pertenencia filogenética de Chucarosaurus al grupo de los colosaurios, contó con la colaboración clave de Bernardo González Riga, investigador del CONICET en el Instituto Interdisciplinario de Ciencias Básicas (ICB, CONICET-UNCU) y fundador del Laboratorio y Museo de Dinosaurios en la Universidad Nacional de Cuyo. González Riga y otros colegas propusieron el clado Colossosauria en 2019.

Según Motta, los 30 metros de longitud de Chucarosaurus lo equiparan con otros dinosaurios herbívoros gigantes del Cretácico descubiertos en el sur del continente Sudamericano, como Argentinosaurus, Patagotitan y Notocolossus, que también se encuentran entre los más grandes del mundo.

Restos fósiles de Chucarosaurus tras su extracción | foto F.L. Agnolin et al./Cretaceous Research

No obstante, Federico Agnolín, primer autor del trabajo e investigador del CONICET en el MACNBR y en la Fundación de Historia Natural Félix de Azara, señala que los huesos conocidos de Chucarosaurus son notablemente más gráciles, lo que sugiere que debía ser más esbelto que otros gigantes de su época.

Motta agrega que, aunque se han descubierto dinosaurios más grandes que Chucarosaurus, la nueva especie rionegrina se suma al grupo de grandes dinosaurios herbívoros que dominaron los ecosistemas terrestres a fines del Cretácico.

La región patagónica de Argentina es un área reconocida por los numerosos hallazgos de restos fósiles de dinosaurios herbívoros gigantes, conocidos como «supergigantes», que habitaron América del Sur durante el período Cretácico, hace aproximadamente 90 millones de años. Estos dinosaurios han sido descubiertos en provincias como Mendoza, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Río Negro.

Parte del equipo que trabajo en la extracción, preparación y estudio de los restos fósiles | foto F.L. Agnolin et al./Cretaceous Research

Los restos del Chucarosaurus se encontraron junto a restos vegetales y rocas que indican la presencia de ríos caudalosos, mientras que en las cercanías se hallaron restos del dinosaurio depredador Taurovenator.

Los científicos destacan que la Patagonia de hace 90 millones de años era muy diferente a la actual, con un paisaje dominado por bosques de araucarias, gran diversidad de vegetación y numerosos lagos, lagunas y ríos. Este entorno proporcionaba las condiciones adecuadas para que prosperaran diferentes tipos de animales.

El estudio del Chucarosaurus ha ampliado el conocimiento sobre la anatomía de los titanosaurios, incluyendo sus huesos apendiculares (húmero, fémur, isquiones y tibias). Estos huesos presentan características diagnósticas a nivel de especie, lo que demuestra una mayor diversidad morfológica de la previamente conocida. Las diferencias en la morfología de estos dinosaurios estarían vinculadas a diversas adaptaciones ecológicas en los ambientes fluviales continentales donde habitaban.


Fuentes

Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas de Argentina (CONICET) | Agnolin, F. L., Riga, B. J. G., et al., A new giant titanosaur (Dinosauria, Sauropoda) from the Upper Cretaceous of Northwestern Patagonia, Argentina. Cretaceous Research, 146, 105487. doi.org/10.1016/j.cretres.2023.105487


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.