Fuentes escritas de Mesopotamia sugieren que los pueblos del antiguo Oriente Próximo practicaban el beso en relación con el sexo hace 4.500 años. Las fuentes han sido analizadas por investigadores de la Universidad de Copenhague y la Universidad de Oxford en un nuevo artículo publicado en la revista Science.

Investigaciones recientes han planteado la hipótesis de que los primeros indicios de besos labiales humanos se originaron en un lugar geográfico muy concreto del sur de Asia hace 3.500 años, desde donde pudieron extenderse a otras regiones, acelerando simultáneamente la propagación del virus del herpes simple 1.

Pero según los doctores Troels Pank Arbøll y Sophie Lund Rasmussen, que en un nuevo artículo publicado en la revista Science se basan en una serie de fuentes escritas de las primeras sociedades mesopotámicas, besarse ya era una práctica bien establecida hace 4.500 años en Oriente Próximo. Y probablemente mucho antes, con lo que la documentación más antigua sobre los besos se remonta 1.000 años atrás en comparación con lo que se reconocía anteriormente en la comunidad científica.

En la antigua Mesopotamia, que es el nombre de las primeras culturas humanas que existieron entre los ríos Éufrates y Tigris, en los actuales Irak y Siria, se escribía en escritura cuneiforme sobre tablillas de arcilla. Muchos miles de estas tablillas de arcilla han sobrevivido hasta nuestros días, y contienen ejemplos claros de que los besos se consideraban parte de la intimidad romántica en la antigüedad, al igual que los besos podían formar parte de las relaciones entre amigos y familiares, afirma el Dr. Troels Pank Arbøll, experto en historia de la medicina en Mesopotamia.

Y prosigue: Por lo tanto, el beso no debe considerarse una costumbre que se originó exclusivamente en una sola región y se extendió desde allí, sino que parece haberse practicado en múltiples culturas antiguas a lo largo de varios milenios.

La Dra. Sophie Lund Rasmussen añade: De hecho, la investigación en bonobos y chimpancés, los parientes vivos más cercanos a los humanos, ha demostrado que ambas especies se besan, lo que puede sugerir que la práctica del beso es un comportamiento fundamental en los humanos, explicando por qué se puede encontrar en todas las culturas.

Un beso representado en una tablilla babilonia de 1800 a.C. | foto The Trustees of the British Museum

El beso como posible transmisor de enfermedades

Además de su importancia para el comportamiento social y sexual, la práctica del beso puede haber desempeñado un papel involuntario en la transmisión de microorganismos, causando potencialmente la propagación de virus entre los humanos.

Sin embargo, la sugerencia de que el beso pueda considerarse un desencadenante biológico repentino de la propagación de determinados patógenos es más dudosa. La propagación del virus del herpes simple 1, que los investigadores han sugerido que podría haberse acelerado con la introducción del beso, es un ejemplo de ello: Existe un corpus considerable de textos médicos de Mesopotamia, algunos de los cuales mencionan una enfermedad con síntomas que recuerdan al virus del herpes simple 1, señala el Dr. Arbøll.

Añade que los textos médicos antiguos estaban influidos por diversos conceptos culturales y religiosos, por lo que hay que subrayar que no pueden leerse al pie de la letra.

No obstante, es interesante observar algunas similitudes entre la enfermedad conocida como buʾshanu en los antiguos textos médicos de Mesopotamia y los síntomas causados por las infecciones por herpes simple. La enfermedad bu’shanu se localizaba principalmente en o alrededor de la boca y la garganta, y los síntomas incluían vesículas en o alrededor de la boca, que es uno de los signos dominantes de la infección por herpes.

Si la práctica del beso estaba extendida y bien establecida en una serie de sociedades antiguas, es probable que los efectos del beso en términos de transmisión de patógenos hayan sido más o menos constantes, afirma el Dr. Rasmussen.

Los doctores Arbøll y Rasmussen concluyen que los futuros resultados que surjan de la investigación del ADN antiguo, que inevitablemente conducirán a debates sobre complejos desarrollos históricos e interacciones sociales -como el beso como motor de la transmisión temprana de enfermedades-, se beneficiarán de un enfoque interdisciplinar.


Fuentes

University of Copenhagen | Troels Pank Arbøll Sophie Lund Rasmussen ,The ancient history of kissing. Science380,688-690(2023). DOI:10.1126/science.adf0512


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.