En un estudio publicado en la revista Quaternary Science Reviews, un equipo internacional de investigación dirigido por científicos de la Universidad de Tubinga y del Centro Senckenberg de Evolución Humana y Paleoambiente presenta las huellas humanas más antiguas conocidas de Alemania. Las huellas fueron descubiertas en el complejo paleolítico de Schöningen, en la Baja Sajonia, de unos 300.000 años de antigüedad.

Las huellas, presumiblemente de Homo heidelbergensis, están rodeadas de varias huellas de animales; en conjunto, presentan una imagen del ecosistema de aquella época. El proyecto está financiado por el Ministerio de Ciencia y Cultura de Baja Sajonia y la Universidad de Tubinga.

En un bosque abierto de abedules y pinos con un sotobosque de hierbas hay un lago de unos pocos kilómetros de largo y varios cientos de metros de ancho. En sus fangosas orillas, manadas de elefantes, rinocerontes y ungulados de dedos pares se reúnen para beber o bañarse. En medio de este paisaje vive una pequeña familia de Homo heidelbergensis, una especie humana extinguida hace mucho tiempo.

Huella de homínino descubierta en Schöningen | foto Senckenberg/Universidad de Tubinga

Este es el aspecto que podría haber tenido Schöningen, en la Baja Sajonia, hace 300.000 años, explica el autor principal del estudio recién publicado, el Dr. Flavio Altamura, investigador del Centro Senckenberg de Evolución Humana y Paleoambiente de la Universidad de Tubinga (SHEP), y prosigue: Por primera vez, hemos llevado a cabo una investigación detallada de las huellas fósiles de dos yacimientos de Schöningen.

Estas huellas, junto con la información procedente de análisis sedimentológicos, arqueológicos, paleontológicos y paleobotánicos, nos proporcionan información sobre el paleoambiente y los mamíferos que vivieron en esta zona. Entre las huellas hay tres que coinciden con las de homínidos: con una antigüedad de unos 300.000 años, son las huellas humanas más antiguas conocidas de Alemania y muy probablemente fueron dejadas por el Homo heidelbergensis.

Los científicos atribuyen dos de las tres huellas humanas de Schöningen a individuos jóvenes que utilizaban el lago y sus recursos en un pequeño grupo de edad mixta. Dependiendo de la estación, alrededor del lago había plantas, frutos, hojas, brotes y setas. Nuestros hallazgos confirman que la especie humana extinta habitaba en las orillas de lagos o ríos con aguas poco profundas. Esto también se sabe de otros yacimientos del Pleistoceno inferior y medio con huellas de homínidos, afirma Altamura.

La huella de un rinoceronte –Sphanorhinus kirchbergensis o Stephanorhinus hemitoechus– es la primera de esta especie del Pleistoceno hallada en Europa | foto Senckenberg/Universidad de Tubinga

Las diversas huellas de Schöningen ofrecen una instantánea de la vida cotidiana de una familia y pueden aportar información sobre el comportamiento y la composición social de los grupos de homínidos, así como sobre las interacciones espaciales y la coexistencia con manadas de elefantes y otros mamíferos más pequeños, según el estudio. Basándonos en las huellas, incluidas las de niños y jóvenes, probablemente se trataba de una salida familiar y no de un grupo de cazadores adultos, resume el arqueólogo y experto en huellas fósiles.

Además de las huellas humanas, el equipo analizó una serie de huellas de elefante atribuibles a la especie extinguida Palaeoloxodon antiquus -un elefante de colmillos rectos que era el animal terrestre más grande de la época y cuyos adultos alcanzaban un peso corporal de hasta 13 toneladas-. Las huellas de elefante que descubrimos en Schöningen alcanzan la impresionante longitud de 55 centímetros.

En algunos casos, también encontramos fragmentos de madera en las huellas que los animales introdujeron en el suelo -en aquella época todavía blando-, explica el Dr. Jordi Serangeli, supervisor de la excavación en Schöningen, y añade: También hay una huella de rinoceronte -Stephanorhinus kirchbergensis o Stephanorhinus hemitoechus-, que es la primera huella de cualquiera de estas especies del Pleistoceno que se encuentra en Europa.


Fuentes

Universidad de Tubinga | Flavio Altamura et al., Fossil footprints at the late lower Paleolithic site of Schöningen (Germany): A new line of research to reconstruct animal and hominin paleoecology, Quaternary Science Reviews (2023). DOI:10.1016/j.quascirev.2023.108094


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.