Los primeros humanos de Europa hacían y controlaban el fuego al menos 50.000 años antes de lo que se pensaba, según han descubierto investigadores de la Universidad Heriot-Watt de Escocia.

En un artículo publicado en la revista Nature Scientific Reports, los científicos aportan pruebas de que nuestros antepasados europeos utilizaban el fuego para cocinar, calentarse y defenderse hace al menos 250.000 años. Pruebas anteriores sugerían que los humanos utilizaban el fuego en Europa mucho más tarde, hace unos 200.000 años.

Utilizando métodos químicos forenses para identificar moléculas de combustión incompleta, el equipo de investigadores de la Escuela de Energía, Geociencia, Infraestructuras y Sociedad de Heriot-Watt detectó fuego en Valdocarros II, un yacimiento arqueológico cerca de Madrid (España).

Yacimiento arqueológico de Valdocarros I y II | foto Comunidad de Madrid

El Dr. Clayton Magill, profesor adjunto de Heriot-Watt especializado en el uso de la geoquímica para reconstruir las antiguas condiciones ambientales, dirigió el proyecto en colaboración con los arqueólogos españoles Susana Rubio-Jara y Joaquín Panera, de la Universidad Complutense de Madrid. La geoquímica estudia la composición química de la Tierra y sus rocas y minerales.

En palabras del Dr. Magill: Hemos encontrado pruebas definitivas de que se quemaron cosas y esos restos están organizados en un patrón, lo que sugiere que son humanos los que hacen y controlan el fuego. O bien utilizaban el fuego para cocinar o para defenderse. El patrón espacial del fuego nos indica que estaban rodeando algo, como un hogar o una zona para dormir, una sala de estar o una cocina, o un recinto para animales.

Los perfiles químicos de los restos carbonizados también sugieren que nuestros antepasados humanos elegían ciertos tipos de leña por sus propiedades de combustión, como el calor y la ausencia de humo. Los hallazgos son muy emocionantes y cierran una brecha en nuestra comprensión del fuego controlado por el hombre y el desarrollo humano, dijo el Dr. Magill.

Es importante porque nuestra especie se define por el uso que hacemos del fuego. Ser capaces de cocinar alimentos para alimentar nuestros grandes cerebros es una de las cosas que nos ha hecho tan exitosos en un sentido evolutivo. El fuego también aporta protección y fomenta la comunicación y la conexión familiar. Y ahora tenemos pruebas definitivas e incontrovertibles de que los humanos encendían y apagaban fuegos en Europa unos 50.000 años antes de lo que sospechábamos.

El lugar del hallazgo | foto Lavinia M. Stancampiano et al./Nature Scientific Reports

El análisis químico es una forma más fiable de confirmar el fuego que el análisis de restos en hogares arqueológicos, que pueden estar erosionados por las condiciones meteorológicas o el proceso de extracción, añadió el Dr. Magill.

La investigación, que ha durado tres años, ha sido financiada por la Agencia Estatal de Investigación (AEI) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER), un fondo de la Unión Europea cuyo objetivo es reducir las disparidades regionales en Europa. La financiación inicial de la investigación corrió a cargo de la Universidad Heriot-Watt.

En la siguiente fase del proyecto, el equipo de investigación estudiará las herramientas de piedra encontradas cerca de los hogares de fuego para determinar si se utilizaban de formas concretas en torno a la creación y el control del fuego, por ejemplo, para cortar carne o pulverizar plantas.

Queremos saber si el uso selectivo o especializado de herramientas es algo que, al menos teóricamente, debería ir de la mano del control del fuego, explicó Magill, que también es profesor adjunto de Geoenergía en el Centro Lyell de Ciencias de la Tierra y del Mar, uno de los Institutos de Investigación Global de Heriot-Watt.

Muestras analizadas | foto Lavinia M. Stancampiano et al./Nature Scientific Reports

Los arqueólogos Susana Rubio-Jara y Joaquín Panera facilitaron al equipo de Heriot-Watt el acceso a muestras muy reguladas y poco comunes del yacimiento de Valdocarros II, y trabajaron con la antigua estudiante de doctorado de Heriot-Watt Lavinia M. Stancampiano para recoger muestras con una limpieza y atención al detalle de nivel forense.

Los otros investigadores del proyecto son David Uribelarrea del Val y Alfredo Pérez González, también de la Universidad Complutense de Madrid.

A nivel mundial, las pruebas claras más antiguas de incendios controlados por el hombre se encuentran en África Oriental, hace aproximadamente 1,5 millones de años, y en Israel, hace unos 790.000 años. En Europa, países como Hungría, Francia y Alemania han sido relacionados con pruebas anteriores de fuego.


Fuentes

Heriot-Watt University | Stancampiano, L.M., Rubio-Jara, S., Panera, J. et al. Organic geochemical evidence of human-controlled fires at Acheulean site of Valdocarros II (Spain, 245 kya). Sci Rep 13, 7119 (2023). doi.org/10.1038/s41598-023-32673-7


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.