El compositor francés Olivier Messiaen fue uno de los músicos más influyentes del siglo XX. Conocido por su estilo innovador y místico, Messiaen exploró nuevos lenguajes armónicos e incorporó a sus composiciones cantos de pájaros, temas religiosos y elementos de músicas del mundo.

Una de sus obras más famosas, impregnada de su característico estilo armónico y rítmico, es el Cuarteto para el fin de los tiempos. Compuesta en 1941, la pieza es famosa no sólo por su importancia musical, sino también por las condiciones en que fue escrita.

Al estallar la Segunda Guerra Mundial en Europa, Messiaen, que tenía 31 años, fue llamado al servicio militar en 1939. Capturado por las fuerzas alemanas al año siguiente, fue encarcelado en un campo de prisioneros, el Stalag VIII-A situado en Görlitz (entonces Alemania, hoy en día la localidad de Zgorzelec en Polonia).

Messiaen en 1937 | foto Studio Harcourt en Wikimedia Commons

Allí se encontró con otros tres músicos profesionales, el clarinetista Henri Akoka, el violinista Jean le Boulaire, y el violonchelista Étienne Pasquier. Messiaen consiguió que uno de los guardas le proporcionase papel rayado y un pequeño lápiz, y con ese material escribió un breve trío para que ellos lo interpretasen.

Esa pieza se convirtió más tarde en parte de una composición mayor, un cuarteto, pensada para ser interpretada por sus compañeros y con él mismo al piano. Aunque la combinación de instrumentos era inusual no carecía de precedentes, y en cualquier caso era lo único de que disponían. Había nacido el Cuarteto para el fin de los tiempos.

La obra se estrenó en el campo el 15 de enero de 1941 al aire libre y bajo la lluvia, ante una audiencia de 400 prisioneros y guardias, utilizando instrumentos decrépitos y en mal estado. De hecho, Messiaen afirmó que el violonchelo, que fue comprado gracias a donaciones de los prisioneros, solo tenía tres cuerdas, lo que le obligó a ser creativo a la hora de componer. Más tarde recordaría: Nunca me escucharon con tanta atención y comprensión.

Invitación al estreno de la obra en el campo de prisioneros Stalag VIII-A realizada por uno de los soldados presos | foto Badinguet 42 en Wikimedia Commons

Según su autor, el nombre de la obra, Cuarteto para el fin de los tiempos, hace referencia al pasaje del Apocalipsis (10:1-2,5-7) que habla de un ángel que toca la trompeta durante el fin del mundo.

Vi descender del cielo a otro ángel fuerte, envuelto en una nube, con el arco iris sobre su cabeza; y su rostro era como el sol, y sus pies como columnas de fuego. Tenía en su mano un librito abierto; y puso su pie derecho sobre el mar, y el izquierdo sobre la tierra; y clamó a gran voz, como ruge un león; y cuando hubo clamado, siete truenos emitieron sus voces. Cuando los siete truenos hubieron emitido sus voces, yo iba a escribir; pero oí una voz del cielo que me decía: Sella las cosas que los siete truenos han dicho, y no las escribas. Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra, levantó su mano al cielo, y juró por el que vive por los siglos de los siglos, que creó el cielo y las cosas que están en él, y la tierra y las cosas que están en ella, y el mar y las cosas que están en él, que el tiempo no sería más, sino que en los días de la voz del séptimo ángel, cuando él comience a tocar la trompeta, el misterio de Dios se consumará, como él lo anunció a sus siervos los profetas.

Unos seis meses después Messiaen y los otros tres músicos fueron liberados gracias a una súplica de Marcel Dupré, famoso compositor, organista y catedrático del conservatorio de París que había sido profesor de órgano de Messiaen. Parece que el guardia Karl-Albert Brüll también pudo tener algo que ver en la liberación, proporcionándo a los músicos documentos falsos.

Una vez repatriados a Francia, Pasquier y Messiaen volvieron a interpretar la obra en el Théâtre des Mathurins de París, esta vez con André Vacellier al clarinete y Jean Pasquier al violín. Akoka había sido retenido en el último momento en el campo por ser judío, y escaparía más tarde, parece que saltando sobre el techo de un tren en marcha.

El cuarteto consta de ocho movimientos (aproximadamente 50 minutos de interpretación) y muestra el uso característico de Messiaen de los «modos de transposición limitada», una técnica compositiva que utiliza escalas simétricas, así como su interés por los ritmos hindúes y el canto de los pájaros. El cuarteto se mueve entre la desolación absoluta y la serenidad, a veces místico, frenético, discordante o melódico. Su lenguaje es complejo pero emocionalmente inmediato, equilibrando la innovación con la musicalidad.

El Stalag VIII-A | foto Meetingpointmusicmessiaen en Wikimedia Commons

Messiaen escribió en su prefacio a la partitura:

Entre las tres y las cuatro de la madrugada, el despertar de los pájaros: un mirlo o un ruiseñor improvisan solos, rodeados de un resplandor sonoro, de un halo de trinos que se pierden muy alto en los árboles. Transpórtelo a un plano religioso y tendrá el armonioso silencio del Cielo.

El movimiento de apertura comienza con el clarinete solista imitando el canto de un mirlo, y el violín imitando el canto de un ruiseñor. El etéreo clarinete del tercer movimiento, «Abismo de pájaros«, también imita el canto de los pájaros. En el «Interludio«, el violonchelo y el piano son muy rítmicos, casi percusivos.

El Cuarteto para el fin de los tiempos es una obra monumental que trasciende su época y lugar de composición. La visión musical de Messiaen, tan finamente expresada en esta pieza, aseguró su lugar en la música clásica del siglo XX. Impregnado de espiritualidad y esperanza, el cuarteto ha resonado entre generaciones de oyentes.

Su mensaje sobre la indestructibilidad del arte, la fe y la belleza frente al sufrimiento sigue siendo tan conmovedor y relevante hoy como cuando se estrenó en los oscuros días de la guerra. Con esta obra, Messiaen demostró que la música podía elevar la experiencia humana incluso en los tiempos más sombríos.


Fuentes

Quartet for the End of Time (Los Angeles Philharmonic) | François Nicolas, Sur le Quatuor pour la fin du temps | Quartet for the end of time (Documental) | Anthony Pople, Messiaen, Quatuor pour la fin du temps | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.