Los restos del Montevideo Maru, en el que perecieron aproximadamente 979 soldados y civiles australianos en el peor desastre marítimo de la historia de Australia, han sido localizados a más de 4.000 metros de profundidad frente a la costa de Filipinas, 80 años después de que fuera hundido por un submarino estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial.

La ubicación del buque de transporte japonés ha sido un misterio permanente desde que fue torpedeado el 1 de julio de 1942 por el USS Sturgeon. Sin que el submarino lo supiera, el Montevideo Maru transportaba prisioneros de guerra y civiles que habían sido capturados en la caída de Rabaul unos meses antes.

Se perdieron aproximadamente 1060 prisioneros, tanto militares como civiles. El barco se hundió con al menos 850 miembros del servicio australiano y 210 civiles de 14 países, que oscilaban entre un niño de 15 años hasta hombres de sesenta.

En este incidente murieron casi el doble de australianos que en toda la guerra de Vietnam. Se perdieron muchos más que en el hundimiento del HMAS Sydney (645) en 1941 y del buque hospital Centaur (268) en 1943.

foto Silentworld Foundation

El pecio fue descubierto en una extraordinaria misión organizada por la Fundación Silentworld de Sydney, dedicada a la arqueología y la historia marítimas, y la empresa holandesa Fugro, especialistas en prospecciones en alta mar, con el apoyo del Ministerio de Defensa.

La búsqueda comenzó el 6 de abril en el Mar de Filipinas Occidental, 110 kilómetros al noroeste de Luzón. Tras sólo 12 días (18 de abril), se registró un avistamiento positivo utilizando tecnología punta, incluido un vehículo submarino autónomo (AUV) con sonar incorporado.

El equipo del proyecto, formado por arqueólogos marítimos, conservadores, especialistas en operaciones e investigación y ex oficiales de la marina, tardó varios días en verificar el pecio.

Han sido necesarios casi cinco años de planificación por parte de Silentworld y 20 años de dedicación por parte de la Montevideo Maru Society para reunir al equipo de expedición, dirigido por el empresario australiano, filántropo de la historia marítima y fundador de la Montevideo Maru Society, John Mullen, director de Silentworld.

El Montevideo Maru | foto Australian War Memorial / Silentworld Foundation

El descubrimiento del Montevideo Maru cierra un terrible capítulo de la historia militar y marítima de Australia, declaró el Sr. Mullen.

Las familias esperaron durante años noticias de sus seres queridos desaparecidos, antes de conocer el trágico desenlace del hundimiento. Algunas nunca llegaron a aceptar del todo que sus seres queridos se encontraban entre las víctimas. Hoy, con el hallazgo del buque, esperamos poner fin a la angustia de muchas familias devastadas por esta terrible catástrofe.

Me gustaría expresar mi gratitud a todo el equipo de Silentworld que ha participado en esta expedición, a la excelente tripulación y al equipo técnico de Fugro a bordo del Fugro Equator, y al Ministerio de Defensa australiano por su apoyo incondicional.

Estoy orgulloso de ser ciudadano de un país que nunca olvida ni deja de buscar a los perdidos en el cumplimiento del deber, por muchos años que pasen.

foto Silentworld Foundation

Ninguna familia sufrió más la tragedia que los Turner de Nueva Gales del Sur. Sus tres inseparables hijos, Sidney, Dudley y Daryl, se alistaron juntos en el primer grupo comando de Australia, la 1ª Compañía Independiente, y perecieron juntos en el ataque del submarino.

La australiana Andrea Williams estaba a bordo cuando se descubrieron los restos del naufragio. Su abuelo y su tío abuelo murieron en la tragedia. Es miembro fundador de la Rabaul and Montevideo Maru Society, creada en 2009 para representar los intereses de los descendientes.

Hoy es un día extraordinariamente trascendental para todos los australianos relacionados con este trágico desastre, declaró Williams.

Haber tenido un abuelo y un tío abuelo como internados civiles en el Montevideo Maru siempre significó que la historia era importante para mí, como lo es para tantas generaciones de familias cuyos hombres perecieron. Nunca pude entender por qué no era una parte más importante de nuestra historia australiana de la Segunda Guerra Mundial. Ser parte del equipo de Silentworld que ha encontrado el naufragio, ha sido a la vez enormemente emotivo y gratificante.

foto Silentworld Foundation

Los restos del Montevideo Maru, situados a mayor profundidad que los del Titanic, no serán alterados. No se retirarán objetos ni restos humanos. El yacimiento se registrará con fines de investigación por respeto a todas las familias de los desaparecidos a bordo.

El Teniente General Simon Stuart, Jefe del Ejército australiano, declaró que el hallazgo de los restos del naufragio ha puesto fin a 81 años de incertidumbre para los seres queridos de los desaparecidos.

Los soldados, marineros y aviadores australianos que habían luchado para defender Rabaul se habían alistado desde todo el país para servir, encontraron un terrible destino en el mar a bordo del Montevideo Maru, declaró el Teniente General Stuart.

foto Silentworld Foundation

Hoy recordamos su servicio, y la pérdida de todos los que iban a bordo, incluidos los 20 guardias y tripulantes japoneses, los marineros noruegos y los cientos de civiles de muchas naciones.

Quiero dar las gracias al equipo de Silentworld y a los dedicados investigadores, incluido el equipo de bajas de guerra no recuperadas del Ejército, que nunca han perdido la esperanza de encontrar el lugar de descanso final del Montevideo Maru.

Una pérdida como ésta se extiende a lo largo de las décadas y nos recuerda a todos el coste humano de los conflictos. Para que no olvidemos, añadió.


Fuentes

Silentworld Foundation


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.