El pasado otoño, miembros de la Sociedad de Detectores de Jutlandia Septentrional encontraron varias monedas de plata en un campo cerca de Bramslev, al noreste de Hobro, a unos ocho kilómetros del castillo vikingo de Fyrkat. Resultaron proceder de dos tesoros vikingos enterrados a pocos metros de distancia. Los tesoros pueden fecharse en la década de 980 d.C., en parte por las monedas acuñadas bajo el reinado de Harald Bluetooth, el mismo periodo en el que construyó Fyrkat, no muy lejos de allí.

Los dos tesoros se encontraron en el mismo campo, a menos de 50 metros de distancia, y ambos contienen un gran número de pequeñas monedas de plata y joyas de plata tallada, que probablemente servían como medio de pago al peso. En total, los dos tesoros contienen hasta 300 piezas de plata, de las que unas 50 son monedas enteras.

Debido a las labores modernas de arado, grada y siembra, los cúmulos se han desordenado y dispersado por una gran superficie y, como originalmente se depositaron muy juntos, la alteración moderna hace que las monedas y el resto de la plata estén bien mezclados. Por lo tanto, es difícil para los arqueólogos determinar con un 100% de certeza a cuál de los tesoros pertenecía cada hallazgo. Sin embargo, está claro que ambos tesoros contienen una mezcla de monedas danesas, germanas y árabes.

Vista aérea de la fortaleza de Fyrkat | foto Dudlajzov en depositphotos.com

Y son sobre todo las monedas danesas las que han despertado el interés de los arqueólogos. Entre ellas se encuentran las llamadas monedas en cruz acuñadas bajo el reinado de Harald Bluetooth en las décadas de 970 y 980.

Las últimas monedas del rey Harald se caracterizan por la cruz en una de sus caras. Sus monedas anteriores no estaban decoradas con una cruz. Por lo tanto, probablemente introdujo las monedas con la cruz como propaganda en relación con su cristianización de los daneses; en otras palabras, como una mayor difusión del mensaje de Harald en la gran piedra de Jelling, erigida alrededor del año 965.

Las monedas con la cruz de Harald Bluetooth estuvieron en circulación menos de un par de décadas antes de que perdiera la lucha por el poder a manos de su hijo Sweyn Forkbeard a mediados de la década de 980. Por tanto, los tesoros datan de este periodo tan dramático de la Era Vikinga.

Botín de las incursiones

Además de las monedas, los tesoros contienen otras dos piezas de plata muy interesantes. Con un peso de unos 70 gramos, proceden evidentemente de la misma joya. Se trata de dos bolas de mimbre ornamentalmente decoradas sobre un pequeño trozo de varilla de plata tallada, que originalmente formaba parte de un alfiler de anilla inusualmente grande.

Los hombres de la alta sociedad de la Irlanda vikinga y de las islas vecinas eran los que más utilizaban este tipo de alfileres. Algunas de estas joyas de plata llegaron a pesar alrededor de ½ kilo y, a juzgar por los dos fragmentos, la pieza de Bramslev pertenece a esta categoría. Las joyas de este tamaño y calidad las llevaban obispos y reyes.

Las joyas proceden probablemente de un asalto, y los vikingos daneses no apreciaban los finos detalles artísticos de las joyas. Para ellos, lo único importante era el peso de las joyas de plata. Por ello, la aguja del anillo se cortó en pedazos y la mayor parte de las joyas se utilizaron probablemente como moneda o se fundieron para fabricar nuevas joyas de estilo escandinavo.

Una de las monedas de Harald Bluetooth | foto Museo Histórico de Jutlandia del Norte

Las monedas en cruz de Harald Bluetooth y los fragmentos de joyas de plata no son infrecuentes en los hallazgos de tesoros de la segunda mitad del siglo X, pero lo que hace que estos tesoros vikingos sean especialmente interesantes es la ubicación del hallazgo: un asentamiento vikingo cercano a Fyrkat.

Los dos tesoros de plata son una historia fantástica en sí mismos, pero encontrarlos enterrados en un asentamiento a sólo ocho kilómetros de la fortaleza vikinga de Harald Bluetooth, Fyrkat, es increíblemente emocionante, afirma el arqueólogo y conservador del Nordjyske Museer, Torben Trier Christiansen.

Fyrkat, junto con los demás fuertes anulares de Harald Bluetooth, sólo estuvo en uso durante un periodo muy breve, en torno al año 980. No se sabe por qué se abandonaron, pero en Trelleborg se han encontrado restos de combates.

Otro de los objetos encontrados | foto Museo Histórico de Jutlandia del Norte

Tal vez los castillos no se abandonaron voluntariamente, y tal vez ocurrió en relación con el enfrentamiento final entre Harald Bluetooth y su hijo Sweyn Forkbeard. Con toda probabilidad, los tesoros de Bramslev fueron enterrados más o menos al mismo tiempo o poco después de que los castillos fueran abandonados, y si hubo disturbios en Fyrkat, tiene sentido que el gran hombre local aquí en Bramslev eligiera esconder sus tesoros, dice Torben Trier Christiansen.

Según Torben Trier Christiansen, la ubicación de Bramslev en lo alto del paisaje, con vistas a gran parte del interior del fiordo Mariager, sólo puede interpretarse en el sentido de que el pueblo debió de desempeñar un papel importante en la defensa de Fyrkat.

Desde la colina de Bramslev se podía avisar rápidamente a las tropas del castillo de la llegada de flotas enemigas desde Kattegat, explica Torben Trier Christiansen.

No se trata de un asentamiento vikingo cualquiera, por lo que los arqueólogos del Nordjyske Museer están muy interesados en saber más sobre el verdadero poblado vikingo del lugar donde se encontraron los tesoros.


Fuentes

Nordjyske Museo (Museo Histórico de Jutlandia del Norte)


  • Comparte este artículo:

Descubre más desde La Brújula Verde

Suscríbete y recibe las últimas entradas en tu correo electrónico.

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.