La tendencia a colocar una instalación fotovoltaica en los hogares o en los negocios donde sea posible continúa aumentando en todo el país y en el resto del mundo. Para llevar a cabo el objetivo de que en el 2025 sean las energías renovables la primera fuente global de energía eléctrica, tal y como la AIE (Agencia Internacional de Energía) augura, se requiere aumentar la cultura y los conocimientos de la población en este sentido.

Según este mismo organismo, ya se ha llegado al punto en que la energía solar fotovoltaica es la más barata de la historia. Para aprovechar este tipo de energía limpia, sostenible y ecológica, utilizándola en casa, en los locales comerciales, industrias e incluso cuando se sale de camping, se deben conocer las opciones disponibles; fotovoltaicas, colectores térmicos, paneles solares híbridos y las placas solares portátiles EcoFlow de gran utilidad para acampar, viajar en autocaravana, usar en la playa, venta ambulante y un largo etcétera.

Según el uso que se le vaya a dar a la energía, podrá ser térmica o eléctrica, eligiendo, por tanto, la placa solar adecuada. En este sentido, son dos tipos los fundamentales. Por un lado, los que generan calor (captadores solares térmicos), siendo capaces de llegar a temperaturas de hasta 400 grados. Por otro lado, los que producen electricidad, que son los que se conocen popularmente como placas solares, son capaces de originar flujo eléctrico para auto consumo residencial, comercial o industrial.

A continuación, se analizan los tipos de placas con algo más de profundidad.

Paneles solares portátiles y flexibles

Aunque se trata básicamente de placas solares fotovoltaicas monocristalinas, se ha decidido comenzar por este tipo de placa solar por la revolución que significa, ya que permite llevar un dispositivo de absorción de rayos solares para la generación de energía eléctrica a cualquier lugar. Gracias a esta tecnología, de la que la empresa EcoFlow es su máximo exponente, el usuario puede tener paneles solares resistentes a las condiciones climáticas más adversas, siendo, además, muy flexibles, y plegables, para poder almacenar y transportar allá donde sea útil. Los modelos de paneles solares portátiles que presentan EcoFlow son capaces de cubrir las exigencias de estaciones de 110, 160, 220 y hasta 400W.

Las placas solares fotovoltaicas

Las placas destinadas a producir electricidad gracias a la transformación de la luz solar se dividen en tres variantes según sus células captadoras; monocristalinas, policristalinas y amorfas.

Monocristalinas

Las placas constituidas con este tipo de células son las que ofrecen un rendimiento más optimizado, además de durar más y ser más estables. Como cabe suponer, estas placas tienen un coste más elevado.

Policristalinas

En este caso, las células de estas placas solares están fabricadas tomando como base el silicio metalúrgico obtenido gracias a procesos de solidificación. Proporcionan menos calidad que las anteriormente citadas, debido al escaso control que se produce en el crecimiento de los cristales de silicio, creándose estructuras cristalinas diferentes. En este proceso, se fabrican lingotes rectangulares permitiendo una más fácil conformación de las celdas fotovoltaicas. El coste es menor, así como su rendimiento.

Amorfas

Por último, el tipo de célula amorfa requiere para su fabricación que sean depositadas en delgadas capas de material fotovoltaico de forma controlada, sobre determinados materiales que van a servir de soporte. Elementos como el teluro de cadmio, el cobre, el silicio, el galio o el selenio se fijarán a vidrios, plásticos o diferentes tipos de tejidos para facilitar la creación de células integradas en materiales de construcción diversos. Con esta asociación se logra la reducción de hasta cincuenta veces su espesor, reduciendo el coste en materias primas.

Las placas solares térmicas

El funcionamiento de este otro tipo de placa es muy sencillo. Se trata de calentar un fluido gracias a la incidencia directa de los rayos solares. Una vez alcanzada la temperatura deseada se trasvasará a un depósito de agua para calentar su contenido. Son dos los tipos de placas solares térmicas existentes en el mercado; las de termofisión (los más usados por poseer un mayor rendimiento) y los forzados.

El movimiento del líquido calentado por el sol se producirá como consecuencia de la diferencia de densidades. Como por todos es sabido, el agua caliente, al pesar menos que el agua fría, asciende, es decir, a medida que va aumentando de temperatura irá escalando posiciones por el panel captador.

Placas solares híbridas

Tal y como su propio nombre permite suponer, se trata de usar la combinación de las tecnologías térmica y fotovoltaica en una sola estructura. Con estos sistemas se permite generar calor y electricidad al mismo tiempo, por lo que resultan más ventajosos. El hecho de ser capaces de aprovechar todo el espectro de luz existente es lo que los hace tan funcionales, algo que no ocurre con las placas térmicas ni fotovoltaicas, que solo captan la luz infrarroja y ultravioleta. Con estos paneles se hace posible tener agua caliente sanitaria, electricidad y calefacción si el inmueble tiene los sistemas instalados.

Otros tipos de placas solares

Aunque hasta ahora son las mencionadas las que copan el mercado de placas solares en el mundo, las compañías del sector no dejan de invertir enormes sumas de dinero en busca de nuevos modelos y diseños más eficientes y económicos. La tecnología permite ser positivos en este sentido y albergar grandes expectativas, en el medio y largo plazo, para contar con innovadores paneles que revolucionen el sector.

Algunos ejemplos de este tipo de investigación se encuentran en las células fotovoltaicas concentradas, las placas solares bifaciales, las células solares de heterofusión, entre otras opciones.

Células fotovoltaicas concentradas

También conocida con las siglas CPV (Conentrator Photovoltaics), utiliza como lentes espejos curvados y otras fórmulas de ópticas para lograr aumentar la cantidad de radiación solar sobre áreas pequeñas de células fotovoltaicas.

Placas solares bifaciales

Como su nombre deja intuir, estos paneles son sensibles a la luz por ambas caras, es decir, su parte trasera está constituida por una lámina que ha sido fabricada con vidrio templado doble y que, por lo tanto, es transparente, permitiendo que ambos lados reciban los rayos de sol.

Células solares de heterofusión

Las células solares de heterofusión o de heterounión maximizan el rendimiento de los paneles solares al combinar silicio cristalino con celdas amorfas de película delgada.


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.