El Borgo es el distrito de la ciudad de Roma que comprende la zona que se extiende entre el río Tiber y la Ciudad del Vaticano. Durante la época romana quedaba fuera de los límites de la ciudad y era usado principalmente como lugar de enterramiento (precisamente sobre el cementerio donde se enterró a San Pedro se levanta hoy la basílica del Vaticano).

Calígula construyó allí un circo, que luego fue ampliado por Nerón y al que se llamó por ello Circo de Nerón. Estaba situado a medio camino entre los lugares donde hoy están la basílica de San Pedro y el Castillo de Sant’Angelo (que originalmente fue el Mausoleo de Adriano).

Y entre el circo de Nerón y el Mausoleo de Adriano, cerca de la colina Vaticana, existió hasta el siglo XVI una pirámide. Sus cimientos han sido encontrados bajo el primer bloque norte de la via della Conciliazione (la que lleva a la plaza de San Pedro), donde hoy se ubican el Auditorio della Conciliazione y el Palacio Pio.

Situación de la Meta Romuli en la antigua Roma (arriba a la izquierda) | foto ColdEel/Joris en Wikimedia Commons

Los romanos de finales del imperio la conocían como Meta Romuli, o pirámide de Rómulo, y posteriormente como pirámide vaticana o pirámide del Borgo. La llamaron meta porque su forma recordaba las marcas giratorias llamadas metae de los circos romanos. En el momento de su construcción estaba situada cerca de la intersección de dos calzadas romanas, la Vía Cornelia y la Vía Triumphalis.

Se trataba de un monumento funerario, aunque se desconoce exactamente por o para quien fue construido. La primera mención en las fuentes al respecto aparece en unos comentarios a la obra de Horacio, que pueden haber sido escritos por Helenio Acrón, un gramático de los siglos II y III.

La Meta Romuli en un mapa de la antigua Roma, entre el castillo de Sant’Angelo y el circo de Nerón | foto Pirro Ligorio en Wikimedia Commons

Este Acrón dice que las cenizas de Publio Cornelio Escipión Africano, el vencedor de la decisiva batalla de Zama contra Aníbal que puso fin a la Segunda Guerra Púnica, fueron extraídas de una pirámide en la zona del Vaticano. Si esta pirámide es la misma que los romanos denominaban Meta Romuli no es seguro. Quienes así lo creen la califican también como el sepulcro de los Escipiones.

Sin embargo los romanos de los últimos años del imperio y la posterior Edad Media la identificaban generalmente con la tumba de Rómulo, siguiendo la creencia popular que también consideraba que la pirámide Cestia (a la que se denominaba Meta Remi) era la tumba de su hermano Remo. Esta última, que es el sepulcro de Cayo Cestio, se construyó a finales del siglo I a.C., y todavía puede contemplarse junto a la Porta San Paolo. Es posible que la Meta Romuli se construyera más o menos en la misma época, o en los primeros años del siglo I d.C.

Durante los primeros años del Imperio se construyeron en Roma numerosas tumbas piramidales, de las que hoy solo queda la de Cayo Cestio. Solían tener entre 40 y 50 metros de altura. Según los testimonios documentales, la Meta Romuli era algo mayor que la Cestia, tenía planta cuadrada de 25 metros por cada lado, y una altura de entre 32 y 50 metros.

La pirámide representada en El Martirio De San Pedro pintado por Giotto hacia 1330 | foto dominio público en Wikimedia Commons

Debido a la cercanía de la Meta Romuli con el lugar identificado como la tumba de San Pedro, y a la creencia de que el lugar de su martirio estaba situado en el punto medio entre las dos pirámides, la estructura se representó durante siglos en numerosos cuadros, frescos, pinturas y dibujos del martirio del santo. Así, los peregrinos encontraban primero en su camino hacia la basílica la tumba del fundador de la ciudad, y luego la del fundador de la Iglesia.

Desde el siglo XII la pirámide perteneció a la Iglesia, que la utilizó como granero. A comienzos del siglo XV su pináculo fue demolido, y la plataforma resultante fue usada por los soldados del cercano Castillo de Sant’Angelo para guarecerse (abasteciéndose desde la fortaleza mediante un sistema de cuerdas).

El papa Alejandro VI ordenó la demolición completa de la Meta Romuli el 26 de noviembre de 1498, para poder abrir la nueva Via Alessandrina que conectaba la zona del Vaticano con el puente del Tíber.

En el fresco de la escuela de Rafael, La Visión de la Cruz, pintado entre 1520 y 1524, se representa la Meta Romuli | foto dominio público en Wikimedia Commons

Una guía de la ciudad escrita en el siglo XII, la Mirabilia Urbis Romae, decía que la pirámide estaba revestida de piedra maravillosa (muy probablemente mármol), pero que el papa Donus había desmontado este revestimiento en el año 676 para usarlo en el pavimento del pórtico y las escaleras de la primitiva basílica de San Pedro.

Michele Ferno, que fue testigo de la demolición entre abril y diciembre de 1499, pudo visitar la cámara funeraria, a la que se accedía a través de un largo túnel. Sus paredes tenían cuatro nichos para guardar las cenizas de los difuntos, y sus dimensiones eran casi tan grandes como las del Mausoleo de Adriano, 7 metros por cada lado por 10,5 metros de altura. Según Ferno el hormigón de sus paredes era tan duro que hubo que derribarlo con un enorme martillo.

No obstante, Rafael, que llegó a Roma en 1509, todavía menciona en una carta escrita en 1519 haber visto los restos del monumento. Estos cimientos de hormigón y el pavimento de losas de travertino, salieron a la luz en 1948, durante las obras de construcción del primer bloque del lado norte de la Via della Conciliazione, confirmando las menciones de las fuentes históricas.


Fuentes

Samuel Ball Platner, A Topographical Dictionary of Ancient Rome | The Meta Romuli (Virtual Roma) | Nicholas Temple, Renovatio Urbis | Lenia Kouneni, ed., The Legacy of Antiquity | Wikipedia


  • Comparte este artículo:

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.