El codiciado metal cobre y una ubicación protegida convirtieron la aldea chipriota de Hala Sultan Tekke en uno de los centros comerciales más importantes de la Edad del Bronce tardía. Así lo demuestran las excavaciones dirigidas por investigadores de la Universidad de Gotemburgo. Su estudio, publicado en la revista Journal of Archaeological Science, confirma la importancia de la ciudad de la Edad del Bronce en el primer periodo de comercio internacional en el Mediterráneo.

Hemos encontrado en Hala Sultan Tekke enormes cantidades de cerámica importada, pero también artículos de lujo de oro, plata, marfil y piedras preciosas y semipreciosas que demuestran que la producción de cobre de la ciudad era un producto comercial muy demandado, afirma Peter Fischer, profesor emérito del Departamento de Estudios Históricos de la Universidad de Gotemburgo y director de las excavaciones.

La Expedición Sueca a Chipre es un proyecto de investigación que comenzó en 1927 para cartografiar la historia arqueológica de la isla. La expedición más reciente, dirigida por Peter Fischer en Hala Sultan Tekke, cerca de la actual ciudad de Lárnaca, en la costa sur de Chipre, comenzó en 2010 y ha continuado durante 13 temporadas. Las excavaciones han demostrado que la ciudad abarcaba al menos 25 hectáreas, 14 de las cuales comprendían su centro, rodeado por una muralla. La Expedición también ha encontrado objetos de este periodo esparcidos por un área aún mayor.

Escoria de cobre de uno de los talleres de la ciudad | foto T. Bürge

Nuestras investigaciones y excavaciones demuestran que Hala Sultan Tekke era más grande de lo que se pensaba, con una superficie de entre 25 y 50 hectáreas, lo que es una gran ciudad para los estándares de la época. Normalmente, los asentamientos de esta época y en esta zona sólo cubrían unas pocas hectáreas, afirma Peter Fischer.

Durante la Edad del Bronce, Chipre fue el mayor productor de cobre del Mediterráneo. Este metal, aleado con estaño, constituía la base del bronce, que se utilizaba para fundir herramientas, armas y joyas antes de que empezara a utilizarse el hierro.

Los vestigios de la ciudad muestran una gran producción de cobre en forma de hornos de fundición, moldes y escoria. El mineral del que se extraía el cobre se traía a la ciudad desde las minas de los cercanos montes Troodos. Los talleres producían mucho hollín y se situaban en el norte de la ciudad para que los vientos, principalmente del sur, alejaran el hollín y el hedor de la ciudad. Hoy en día, este tipo de producción sería imposible, ya que el proceso de fabricación genera residuos como arsénico, plomo y cadmio, pero en aquella época la gente no sabía lo peligroso que era el proceso, afirma Peter Fischer.

Vista del entorno de Hala Sultan Tekke | foto Aantoniou en Wikimedia Commons

Grandes cantidades de productos importados

La situación central de Chipre en el Mediterráneo oriental y un puerto bien protegido crearon unas condiciones muy favorables para un comercio animado en Hala Sultan Tekke. Se han encontrado grandes cantidades de mercancías importadas en forma de cerámica, joyas y otros artículos de lujo procedentes de regiones vecinas como la actual Grecia, Turquía, Oriente Próximo y Egipto, así como importaciones a mayor distancia desde Cerdeña, la región del Mar Báltico, Afganistán y la India. Estos hallazgos demuestran que la ciudad fue uno de los mayores centros comerciales en el periodo 1500–1150 a.C. y que tuvo gran importancia durante el periodo inicial del comercio internacional en la zona.

Entre las mercancías importadas halladas en la ciudad hay: cuencos negros bruñidos y herramientas de bronce de Cerdeña; una gran fíbula de bronce del norte de Italia; cerámica pintada de las culturas micénica y minoica; joyas de oro, figurillas y vasijas de loza vidriada, escarabeos y objetos de marfil procedentes de Egipto (algunos de los escarabeos muestran sellos de varios faraones de las dinastías XVIII y XIX de Egipto, como Tutmosis III, Horemheb, Akenatón y su consorte Nefertiti, pero también de los reinados posteriores de Ramsés I y Ramsés II); joyas de plata, una estatuilla de plata de un dios y cerámica de Anatolia; vajilla y ánfora de vino del Levante (Siria, Líbano, Jordania, Israel y Palestina); un sello de Mesopotamia; una gema semipreciosa roja Cornalina de la India; una piedra semipreciosa azul Lapislázuli de Afganistán; una piedra semipreciosa azul verdosa Turquesa de la península del Sinaí; y objetos de ámbar del Mar Báltico.

Además de cobre, también se producían tejidos teñidos de púrpura, muy codiciados. El tinte procedía de especies de murex de las que se extraía el mucus que producía el tinte púrpura. La ciudad también producía y exportaba cerámica con característicos motivos pintados de humanos, animales y plantas. Los investigadores se refieren al artista detrás de estos motivos pintados como el “pintor de Hala Sultan Tekke”.

En Hala Sultan Tekke se han encontrado objetos importados de Cerdeña (1), Italia (2), Creta (3), Grecia (4), Turquía (5), Israel (6), Egipto (7), Irak (8), un collar de cuentas y un escarabajo (Ramsés II) de Egipto, Afganistán y la India (9) | foto T. Bürge

Lo bueno de los numerosos hallazgos de cerámica es que podemos ayudar a nuestros colegas de todo el Mediterráneo y más allá. Ninguna cerámica tiene la misma difusión que la codiciada cerámica chipriota de este periodo. Al encontrar cerámica fabricada localmente que podemos datar en la misma capa que otra cerámica importada que antes era difícil de datar, podemos sincronizarlas y ayudar a nuestros colegas a datar sus hallazgos, afirma Peter Fischer.

El nombre de la ciudad de la Edad del Bronce se debe a que la expedición bautizó inicialmente el yacimiento con el nombre de la mezquita, Hala Sultan Tekke, que ahora se alza cerca del lugar de excavación. El comercio floreció en la ciudad durante casi 500 años, pero al igual que otras sofisticadas civilizaciones de la Edad del Bronce en el Mediterráneo, Hala Sultan Tekke se derrumbó justo después del 1200 a.C. La hipótesis predominante era que los “pueblos del mar” invadieron el Mediterráneo oriental en esa época, destruyendo sus ciudades y poniendo fin a las civilizaciones de la Edad del Bronce.

En el pasado, se pensaba que los ‘Pueblos del Mar’ eran la única explicación. Nuestras investigaciones de los últimos años han dado más matices a esta explicación. Por ejemplo, ahora hay nuevas interpretaciones de fuentes escritas de este periodo en Anatolia, Siria y Egipto, que hablan de epidemias, hambrunas, revoluciones y actos de guerra por parte de pueblos invasores. Además, nuestras investigaciones indican que el deterioro del clima fue un factor coadyuvante. Todo ello pudo tener un efecto dominó: los pueblos, en busca de mejores condiciones de vida, se desplazaron desde el Mediterráneo central hacia el sureste, entrando así en conflicto con las culturas de la actual Grecia, Chipre y Egipto, concluye Peter Fischer.


Fuentes

University of Gothenburg | Peter M. Fischer, Interregional trade at Hala Sultan Tekke, Cyprus: Analysis and chronology of imports, Journal of Archaeological Science: Reports, Volume 47, February 2023, 103722, doi.org/10.1016/j.jasrep.2022.103722


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.