Encuentran evidencias de los primeros jinetes de la historia

Tumba de un jinete descubierta en Malomirovo, Bulgaria | foto Michał Podsiadło

Investigadores descubrieron evidencias de los primeros jinetes que cabalgaron en la historia estudiando los restos de esqueletos humanos hallados en túmulos funerarios llamados kurganes, de entre 4.500 y 5.000 años de antigüedad. Los túmulos de tierra pertenecían a la cultura yamna.

Los yamnayas habían emigrado de las estepas póntico-caspias en busca de pastos más verdes en los actuales países de Rumanía y Bulgaria hasta Hungría y Serbia. Eran pastores nómadas de ganado vacuno y ovino, y se cree que montaban a caballo.

La equitación parece haber evolucionado poco después de la presunta domesticación de los caballos en las estepas de Eurasia occidental durante el cuarto milenio a.C. Ya era bastante común entre los miembros de la cultura Yamna entre 3000 y 2500 a.C., afirma Volker Heyd, catedrático de Arqueología de la Universidad de Helsinki y miembro del equipo internacional que realizó el descubrimiento.

Excavación de un kurgan, cuadro de Marian Wawrzeniecki (1892) | foto dominio público en Wikimedia Commons

Estas regiones al oeste del Mar Negro constituyen una zona de contacto en la que grupos nómadas de pastores de la cultura Yamna se encontraron por primera vez con las comunidades de agricultores de larga tradición del Neolítico Tardío y el Calcolítico. Durante décadas, la expansión de los pueblos esteparios hacia el sureste de Europa a principios de la Edad del Bronce se explicó como una invasión violenta.

Con la llegada de la investigación del ADN antiguo, las diferencias entre estos emigrantes del este y los miembros de las sociedades locales se hicieron aún más pronunciadas. Nuestras investigaciones empiezan ahora a ofrecer una imagen más matizada de sus interacciones. Por ejemplo, los hallazgos de violencia física que se esperaban son prácticamente inexistentes en el registro esquelético hasta ahora. También empezamos a comprender los complejos procesos de intercambio en cultura material y costumbres funerarias entre recién llegados y autóctonos en los 200 años posteriores a su primer contacto, explica Bianca Preda-Bălănică, otra miembro del equipo de la Universidad de Helsinki.

La equitación es un momento crucial en la historia de la humanidad.
El uso de animales para el transporte, en particular el caballo, marcó un punto de inflexión en la historia de la humanidad. El considerable aumento de la movilidad y la distancia tuvo profundos efectos en el uso de la tierra, el comercio y la guerra. La investigación actual se ha centrado sobre todo en los propios caballos. Sin embargo, la equitación es una interacción de dos componentes -la montura y su jinete- y se dispone de restos humanos en mayor número y en condiciones más completas que de restos de los primeros caballos. Dado que la equitación es posible sin equipamiento especializado, la ausencia de hallazgos arqueológicos en relación con la equitación más primitiva no resulta inesperada.

Situación de la cultura Yamna en el 3500 a.C. | foto Rowanwindwhistler en Wikimedia Commons

Se pueden encontrar rastros de equitación en los esqueletos. Estudiamos más de 217 esqueletos procedentes de 39 yacimientos, de los cuales unos 150 encontrados en los túmulos pertenecen a los yamnayas. Diagnosticar patrones de actividad en esqueletos humanos no es unívoco. No hay rasgos singulares que indiquen una determinada ocupación o comportamiento. Sólo en su combinación, como un síndrome, los síntomas aportan datos fiables para comprender las actividades habituales del pasado, explica Martin Trautmann, bioantropólogo en Helsinki y autor principal del estudio.

El equipo internacional decidió utilizar un conjunto de seis criterios diagnósticos establecidos como indicadores de la actividad de montar a caballo (el llamado “síndrome de la equitación”):

  1. Puntos de fijación de los músculos en la pelvis y el fémur.
  2. Cambios en la forma normalmente redonda de las cavidades de la cadera.
  3. Marcas de impronta causadas por la presión del borde acetabular sobre el cuello del fémur.
  4. El diámetro y la forma del eje del fémur.
  5. Degeneración vertebral causada por impactos verticales repetidos.
  6. Traumatismos que suelen producirse por caídas, patadas o mordeduras de caballos.
Vista general de las excavaciones arqueológicas en Malomirovo, Bulgaria | foto Michał Podsiadło

Para aumentar la fiabilidad del diagnóstico, el equipo también utilizó un método de filtrado más estricto y desarrolló un sistema de puntuación que tiene en cuenta el valor diagnóstico, el carácter distintivo y la fiabilidad de cada síntoma. En total, de los 156 individuos adultos de la muestra total, al menos 24 (15,4%) pueden clasificarse como “posibles jinetes”, mientras que cinco Yamnaya y dos posteriores, así como dos individuos posiblemente anteriores, se califican como “jinetes muy probables”. La prevalencia bastante alta de estos rasgos en el registro de esqueletos, especialmente con respecto a la limitada completitud general, muestra que estas personas montaban a caballo con regularidad, afirma Trautmann.

Si el uso principal de la equitación era como comodidad en un estilo de vida pastoril nómada, al permitir un pastoreo más eficaz del ganado, como medio de incursiones rápidas y de largo alcance o simplemente como símbolo de estatus, requiere más investigación.

¿Podría todo esto haber ocurrido incluso antes? Tenemos un enterramiento intrigante en la serie, señala David Anthony, profesor emérito del Hartwick College de EE.UU. y también coautor principal del estudio.

Mapa de las migraciones indo-europeas, con la localización al este de la Cultura de Afanásievo | foto Koba-chan/ पाटलिपुत्र en Wikimedia Commons

Una tumba datada en torno al 4300 a.C. en Csongrad-Kettöshalom (Hungría), de la que durante mucho tiempo se sospechó, por su pose y artefactos, que era de un inmigrante de las estepas, mostraba sorprendentemente cuatro de las seis patologías de la equitación, lo que posiblemente indicaba que montaba un milenio antes que los Yamnaya. Un caso aislado no puede respaldar una conclusión firme, pero en los cementerios neolíticos de esta época en las estepas, los restos de caballos se colocaban ocasionalmente en tumbas humanas con los de vacas y ovejas, y se tallaban mazas de piedra con forma de cabezas de caballo. Está claro que tenemos que aplicar este método a colecciones aún más antiguas.

Los yamnayas eran una población y una cultura que evolucionó en las estepas póntico-caspias a finales del cuarto milenio a.C. Al adoptar la innovación clave de la rueda y el carro, pudieron mejorar enormemente su movilidad y explotar un enorme recurso energético que de otro modo quedaba fuera de su alcance, el mar de hierba esteparia alejado de los ríos, lo que les permitió mantener grandes rebaños de ganado vacuno y ovino.

En los dos siglos siguientes, estos pastores, que no fueron los primeros nómadas auténticos del mundo, se comprometieron con un nuevo modo de vida y se expandieron de forma espectacular hasta cubrir más de 5.000 kilómetros entre Hungría, en el oeste, y Mongolia y China occidental, en el este, con la llamada Cultura de Afanásievo. Tras enterrar a sus muertos en fosas bajo grandes montículos, llamados kurganes, se dice que los yamnayas fueron los primeros en difundir las lenguas protoindoeuropeas.


Fuentes

Universidad de Helsinki | Martin Trautmann et al., First Bio-Anthropological Evidence for Yamnaya Horsemanship, Science Advances (2023). DOI: 10.1126/sciadv.ade2451