Pompeya es un laboratorio constante de estudio e investigación, que sigue revelando nuevos elementos sobre la historia urbana y social de la antigua ciudad.

Las investigaciones sobre las primeras fases de construcción del gran complejo de las Termas Estabianas -situado en la céntrica calle Via dell’Abbondanza de Pompeya- han revelado el suelo de mosaico del vestíbulo de una vivienda más antigua, que fue anulada para dar cabida a parte de las termas y los talleres tras el terremoto del año 62 d.C.

El descubrimiento se produjo en el marco del proyecto de investigación y de la campaña de excavación correspondiente en las Termas Estabianas, encomendados por el Parque Arqueológico de Pompeya a la Freie Universität de Berlín en colaboración con la Universidad de Nápoles L’Orientale.

Foto Parco Archeologico di Pompei

Las investigaciones en curso, que comenzaron en marzo, tienen como objetivo aclarar algunos aspectos relativos tanto a las fases cronológicas como a la organización planimétrica del sector del gimnasio de las termas, ya investigado en el pasado, y completar el estudio de la planta de la casa preexistente, transformada tras el terremoto del año 62 d.C.

Esto es una prueba de lo mucho que queda por descubrir en la parte ya excavada de Pompeya afirma el director Gabriel Zuchtriegel. Las termas estabianas se excavaron en la década de 1950, pero sólo ahora está saliendo a la luz toda la compleja historia de la manzana en los siglos anteriores a la última fase de la vida de la ciudad. Gracias a las nuevas investigaciones de la Universidad de Berlín y la Universidad Orientale de Nápoles, podemos empezar a reescribir la historia de la manzana, insertando un capítulo más, el de una suntuosa domus con excepcionales mosaicos y amplias habitaciones, que ocupó la parte occidental de la zona de las termas hasta pocas décadas antes de la erupción del año 79 d.C. La Pompeya que creíamos conocer es también un descubrimiento que continúa.

Foto Parco Archeologico di Pompei

Las excavaciones se llevaron a cabo en la zona occidental del actual complejo de termas y, concretamente, en 3 tabernae (comercios) situadas a lo largo del callejón del Lupanare, en el pasillo de servicio situado detrás de la natatio (piscina) y los ninfeos de las termas, en el gimnasio y en la entrada original al sector masculino de las termas por la Via dell’Abbondanza, cerrada tras el terremoto.

El suelo de mosaico se encontró, por tanto, en la zona de las tabernae, por debajo del nivel del suelo hallado tras la erupción, a una profundidad de medio metro aproximadamente.

El suelo era un mosaico blanco bordeado por una banda negra con un emblema central policromado. De hecho, el emblema presenta un motivo geométrico de cubos en perspectiva, formado por teselas negras, blancas y verdes, bordeadas por una doble banda roja y negra.

Foto Parco Archeologico di Pompei

El motivo decorativo es bien conocido en los pavimentos opus sectile de la cella del Templo de Apolo, el tablinum de la Casa del Fauno o una exedra de la Casa de Triptólemo, casos en los que el motivo se extiende por casi toda la superficie del suelo.

En la Casa de las Termas Estabianas, en cambio, el motivo sólo se realiza en el pequeño panel central, en mosaico, como en otros contextos sectiles romanos, como la Casa de los Grifos en el Palatino.

Las nuevas investigaciones han permitido comprender mejor la distribución del edificio, que data de las décadas centrales del siglo I a.C., tenía una superficie aproximada de 900 metros cuadrados y constaba de un vestíbulo de entrada, un gran atrio rodeado de cubicula (dormitorios), tablinum (estudio), flanqueado por el vestíbulo recientemente descubierto, y finalmente peristilo (jardín columnado), caracterizado por un gran pórtico con un rico pavimento de mosaico polícromo.

Foto Parco Archeologico di Pompei

Fuentes

Parco Archeologico di Pompei


  • Comparte este artículo:

Loading...

Something went wrong. Please refresh the page and/or try again.